Tendencias
Mujeres trabajando.
Existen falsas creencias acerca del nivel de compromiso de una mujer que es madre, respecto de la que no lo es. - Foto: Cortesía - High Results

empleo

Maternidad y ascenso en el trabajo: un reto para el mundo laboral

Según la OIT, la tasa de ingresos de las madres está por debajo de los ingresos de las mujeres sin hijos.

Pese a que con el paso del tiempo la situación laboral femenina mejora año tras año y la brecha de empleabilidad entre hombres y mujeres se reduce, aún quedan muchos retos en esta materia para lograr una paridad total en el mercado. Prueba de esto son las mujeres que deciden ser madres y ven cómo se hace más difícil todo para ellas.

Según la Organización Internacional del Trabajo, en Colombia, la tasa de ingresos de las madres está 6,5 puntos porcentuales debajo de los ingresos de mujeres sin hijos y en cuanto a empleo, se determinó que la participación laboral de las mujeres con hijos es del 55 %, mientras que la de las mujeres que no tienen es de 62,1 %.

Carolina Ramírez, directora de búsqueda en Talengo, firma especializada en búsqueda de cargos directivos, aseguró que no solo se trata de garantizar una equidad de género, sino que también se debe apostar porque esto se mantenga, sin importar las decisiones de vida que ellas tomen.

“Existen falsas creencias acerca del nivel de compromiso de una mujer que es madre, respecto de la que no lo es. Muchas compañías dan por hecho que las mujeres, por ser madres, disminuyen su capacidad de trabajo o su tiempo para poder ejecutar sus tareas, lo que tal vez no están percibiendo, es la capacidad de poder asumir más tareas en simultánea, y la capacidad con la que cuentan para canalizar sus esfuerzos y motivación en dar un mejor resultado”, explicó Ramírez.

Trabajador sonriendo
Trabajador sonriendo - Foto: Getty Images

Por otro lado, la inequidad en la repartición de tareas del hogar también genera desventajas para las madres a la hora de ascender o conservar un trabajo, por ejemplo, durante el 2020, primer año de pandemia, la OIT estimó que más de 2 millones de madres dejarían su trabajo, debido a la extenuante labor que generaba trabajar desde casa y hacerse cargo de los hijos.

Hay casos en los que las mujeres no solo se tienen que hacer cargo de su vida profesional, por ejemplo con las madres solteras, ellas deben responder por su casa, por sus hijos, por sus responsabilidades en el trabajo; lo que se constituye en un escenario de desventaja frente a las realidades de incluso otras mujeres”, agregó esta experta.

La directiva de la firma Talengo sostuvo que este escenario plantea un reto para las juntas directivas de las empresas del país, quienes deben trabajar más para promover la inclusión de madres trabajadoras, especialmente, en cargos directivos y gerenciales, ya que estadísticamente a las mujeres les cuesta más ascender.

“Se puede empezar por la creación de programas de mentoría, que se puede convertir en una pieza clave en el desarrollo y avance de las mujeres en las organizaciones. Este tipo de estrategias contribuyen a sentar las bases para cambiar las percepciones de las mujeres líderes, provocando un verdadero cambio de cultura, para un día -lograr- romper paradigmas y sesgos de la sociedad”, indicó Ramírez.

A su vez, manifestó que para una madre es muy importante poder balancear su vida laboral con su vida familiar y tener horarios flexibles pueden facilitar esto, razón por la cual las “posiciones de primer nivel y de junta directiva, no deben ser medidas por sus horas de trabajo, sino por sus resultados, y estos se dan en mayor medida cuando hay un proceso de motivación impulsado por estas acciones”.

El trabajo desde casa fue una de las grandes enseñanzas de la pandemia, y si bien durante la contingencia muchas madres tuvieron que dejar el empleo para dedicarse a su hogar, hoy en día, la posibilidad de alternancia permite que estas mismas madres puedan ejercer sus labores profesionales y de maternidad sin ningún problema.

“El trabajo de cierre de brechas laborales es un tema que nos concierne a todos, desde los entornos laborales más pequeños hasta las empresas más grandes (...) las decisiones de vida de una mujer que eligió ser madre no tienen por qué hacer más difícil las cosas, todo lo contrario, se debe propender porque pueda vivir estos dos escenarios, sin ningún traumatismo”, concluyó la vocera de Talengo.