finanzas personales

Los tres tipos de trabajadores clave para una contratación, según expertos

Una docente de la Universidad de Yale menciona que hay tres tipos de trabajadores que los empleadores deben tener presente antes de elegirlos para su empresa.


La profesora de la Universidad de Yale (Estados Unidos), Amy Wrzesniewsk, junto con otros investigadores, analizaron que en la actualidad hay tres tipos de trabajadores y que los reclutadores de personal deben tener en cuenta sus características a la hora de elegirlos para formar parte de una empresa.

La autora en servicios profesionales universitarios Katharine Brooks planteó que estas orientaciones se relacionan con la actitud hacia el trabajo y no con los títulos obtenidos por los puestos. Se puede encontrar conserjes que ven su trabajo como una vocación, o un asistente administrativo ambicioso que tiene una mentalidad completamente profesional”, mencionó la también consultora en orientación profesional.

El portal Inc recopila los tres enfoques de trabajo que se deben tener presentes. La profesora de la universidad privada ubicada en New Haven, Connecticut, Estados Unidos, y otros investigadores, mencionan que estos son los distintos perfiles de trabajadores que existen en la actualidad:

  • Orientación laboral: los expertos ponen en primer lugar a las personas que trabajan para vivir. Dentro de esta clasificación se encuentran quienes tienen como objetivo recibir el pago y los beneficios para mantener sus pasatiempos, su familia o su vida fuera del trabajo. Buscan tener comida en su mesa y contar con un techo para vivir, y prefieren trabajos que no interfieran en su vida personal.
  • Es posible que estas personas tengan una fuerte desconexión con el lugar de trabajo y con sus obligaciones, ya que para ellos el empleo solo sirve para suplir las necesidades básicas, siendo solo un medio para llegar a un fin.
Creativa
Según una profesora de la universidad de Yale, hay tres tipo de profesionales. - Foto: Getty Images/iStockphoto
  • Orientación de carrera o profesional: estas personas consideran que el trabajo es un rumbo que los puede llevar al éxito, al prestigio y a obtener un buen salario. Este tipo de individuos suele trabajar para ascender y crecer en su profesión, por lo que busca ganarse nuevos aumentos y se esmera por aumentar sus conocimientos y estudios.
  • Orientación de llamado o vocación: las personas que son parte de este grupo describen al trabajo como parte de la identidad de sus vidas. “Ven su carrera como una forma de autoexpresión y realización personal”. Los expertos mencionan que estos profesionales también pueden desear aumentos salariales y crecer dentro de una empresa.

La investigación realizada por Wrzesniewski y sus colegas encuentra que “las personas con una orientación de vocación tienen más probabilidades de encontrar un trabajo significativo, modificar sus deberes y desarrollar relaciones para hacerlo más significativo”, especificó la consultora en orientación profesional. “Se encuentran más satisfechos en general con su trabajo y sus vidas”, añadió.

Errores más comunes en una entrevista de trabajo

  • De acuerdo con el portal web de Computrabajo México, uno de los errores más comunes del aspirante es que solo conoce el sector en el que se encuentra la empresa a la que desea ingresar y nada más. En consecuencia, nunca se debería responder poco sobre el lugar en el que se quiere ser contratado. Al contrario, es necesario llevar a cabo una investigación que responda a los valores, cultura y ambiente organizacional de la misma.
  • Según datos compartidos por Empleoz, nunca se debe alardear o enaltecer las fortalezas. En consecuencia, las empresas suelen hacer esta pregunta para ver qué cualidades y comportamientos se adaptan al perfil, por lo que mostrar de sobra las aptitudes puede ser algo incómodo para el entrevistador. Sin embargo, hay quienes les gusta que el aspirante hable de más.
  • Para los profesionales de recursos humanos, los aspirantes suelen decir que todo está claro, cuando en realidad no es así. Una de las estrategias que ponen en práctica, en algunos casos, es dejar a un lado alguna variable de la oferta laboral para que el interesado la pregunte, pero varios temen “arriesgarse” y se quedan callados, algo que nunca se debería considerar.