entrevista

“Aprendí con enciclopedias recicladas”: Faber Burgos, el youtuber científico que tuvo un homenaje en Times Square

Por: Christopher Ramírez

Recordado por enviar un globo atmosférico a la estratósfera, el joven habló en entrevista con SEMANA sobre sus sentimientos tras este nuevo reconocimiento, así como de su niñez y la forma en que el reciclaje le permitió acercarse por primera vez a la ciencia.


Faber Burgos, el youtuber colombiano reconocido a escala mundial por lanzar un globo meteorológico a la estratosfera en septiembre de 2020, sigue dando de qué hablar luego de que el famoso Times Square, en Nueva York, le dedicara un espacio para celebrar el récord Guinness que obtuvo por este hito.

El libro de récords más importante del mundo escribió el nombre de Burgos en una de sus páginas, en septiembre de 2021, luego de que el video que grabó con una cámara Go Pro amarrada al globo alcanzara 84 millones de vistas en Facebook, la cifra más alta en la historia de esa red social.

En conversación con SEMANA, Faber habló de la importancia de este momento y las situaciones en su vida que lo han llevado a experimentar el éxito que hoy tiene.

SEMANA: Faber, ¿cuál fue esa primera sensación al ver su cara en Times Square?

Faber Burgos: Para mí fue algo increíble porque honestamente no me lo esperaba, tuve la oportunidad de conocer Estados Unidos después de varios años y luego de mucho tiempo, pues, como sabrán, mi visa fue negada y hasta hace muy poco aprobada. Siendo realista, lo último que me imaginé fue ver mi rostro en una de esas pantallas en el corazón del mundo. Parecía un sueño hecho realidad, pero me recordaba todo el esfuerzo realizado durante los últimos cuatro años compartiendo conocimiento básico y sencillo a las personas.

SEMANA: ¿Qué recuerdos le trajo?

F.B.: Esa imagen en esa pantalla me llevaba atrás en el tiempo, más precisamente a la época donde el reciclaje fue nuestro sostén de vida, donde un colegio público me formó como persona y donde una universidad me dio esos primeros pasos para salir adelante. Es en ese tipo de momentos donde uno comprende lo importante que es la educación en la sociedad y por qué debo continuar haciendo mi tarea. Es en esos momentos donde sueño con una Colombia repleta de profesionales en carreras STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) y donde estudiar sea un derecho y no un privilegio.

SEMANA: ¿Cómo es eso de que “el reciclaje fue nuestro sostén de vida”?

F.B.: Provengo de un barrio estrato 2 en la ciudad de Bogotá, (barrio) El Tintal, un lugar donde crecí y aprendí a vivir, donde entendí el valor del trabajo. Desde muy pequeño mi papá vio como una opción de vida reciclar, así que conseguíamos varios materiales, los transformábamos y los vendíamos.

C.R.: ¿Qué materiales vendían?

F.B.: Por ejemplo, muy poca gente sabe que las botas de caucho se pueden reciclar, nosotros recogíamos muchas botas de caucho, teníamos que quitarles las suelas y varias cosas, y parte de plástico de esas botas podía salvarse y reutilizarse. También pasaba algo similar con las bolsas de suero que hay en los hospitales, a veces era difícil reciclarlas, pero tocaba pues solía dejar una buena ganancia aunque era complejo manipularlas por los residuos. También reciclamos cajas, galones de agua, etc. Fue una etapa donde comprendí la importancia de cuidar el mundo.

C.R.: ¿Y qué ganancias dejaba ese trabajo?

F.B.: Mira, hay una anécdota muy bonita y también graciosa, pues cuando era pequeño tenía un carro de mercado y con ese carro pasaba por las porterías de los conjuntos de El Tintal recogiendo papel periódico. Una vez tenía mucho, iba y lo vendía a la chatarrería para ganar una suma de 5.000 pesos; todo lo que ganaba lo invertía en videojuegos. Es gracioso y duro contarlo, porque la vida era muy difícil, pero no hay nada más bonito que nunca olvidar mis raíces, mi gente, de donde vengo.

SEMANA: Bueno, y con todo eso, ¿en qué momento sintió el ‘bichito’ de la ciencia tocando su vida?

F.B.: La ciencia llega a mi vida desde muy joven con el uso de enciclopedias, unas recicladas y otras que mi papá había comprado. Con ellas aprendí muchas cosas de mi contexto, de mi entorno, de mi mundo; pues eso es básicamente una enciclopedia, un resumen de todo. Fui autodidacta y me enamoré del conocimiento: descubrí fósiles en mi juventud, miraba al cielo y con los tomos de astronomía de las enciclopedias intentaba comprender muchas cosas que no entendía y las cuales internet con el tiempo resolvió. En fin fueron momentos de la vida los que me acercaron a la ciencia desde muy joven.

SEMANA: ¿Entonces se puede decir que es la ciencia lo que le ha permitido lograr lo que tiene hoy en día?

F.B.: Gracias a Dios y a la ciencia, aunque suena contradictorio, la respuesta es sí; y aunque no es mucho lo que tengo, la ciencia me ha ayudado a comprender muchas cosas que no sabía y también me ha llevado a preguntas que intento responder hoy en día, muchas de las cuales miles de científicos del todo mundo buscan respuestas. La ciencia es un don especial que tiene el hombre para dar respuesta a preguntas inconclusas gracias a situaciones como la experimentación o la exploración; hasta la pregunta más simple puede tener miles de respuestas y es la ciencia la que nos conduce a una única respuesta.

SEMANA: ¿Y cómo le ha permitido la ciencia conectar con las personas?

F.B: Te cuento que en mi vida he ido encontrando respuestas experimentando, observando y muchas preguntas han llegado a mí derivadas de mi público. Ese principio básico de preguntas y respuestas, apoyado con una curiosidad sin límites construyó mi canal y ha edificado gran parte de lo que soy hoy en día: una persona común y corriente, curiosa nada más.

SEMANA: Pero esa curiosidad ya lo ha llevado incluso al libro de los Guinness World Records. ¿Cómo fue esa experiencia? Porque entiendo que fue precisamente por dicho mérito que tuvo pantalla en Nueva York

F.B.: Para poder lograr el récord Guinness, que hemos conquistado en el año 2021, tuvimos que pasar por muchas cosas, pues el proceso para lanzar el globo meteorológico -el cual muchas personas recuerdan- fue muy arduo. Solo un patrocinador se animó a apoyar el proyecto, ya que aparentemente los programas educativos y de innovación no cuentan con mucho apoyo o por lo menos no conozco de los mismos. Una vez se logró la hazaña, gracias al trabajo de mi equipo y el mío, se hizo la solicitud a la organización de los Guinness Récords en diciembre del año 2020; literalmente pasaron 8 meses hasta que decidieron que sí había roto un récord mundial y por esta razón nos confirieron ese título. Actualmente estamos aplicando a 3 más y soñamos con lograr al menos uno más.

SEMANA: ¿Cuáles son esos otros tres récords que están en proceso y el cuarto con el que sueña?

F.B.: Varios de los récord mundiales que se están solicitando tienen que ver con el lanzamiento del segundo globo meteorológico desde El Cocuy en Colombia; fuimos los primeros en hacerlo en ese lugar y varias cositas pasaron en ese procedimiento, aunque por el momento soy cauto pues puede que no acepten ni uno solo, hay que ser paciente y dejar las cosas en manos de Dios para ver qué acontece. El cuarto… pues bueno ojalá que el cuarto sea nosotros en el espacio. Ojalá aparezca alguna empresa que apoye ese sueño.

SEMANA: ¿Ir al espacio sigue siendo solo un sueño o ya existe algún plan en proceso, qué récord se rompería ahí?

F.B.: Fui el primer colombiano en enviar una carta escrita a mano a la Estación Espacial Internacional y eso se conquistó en diciembre del año 2021, justamente por un concurso que apareció en revista SEMANA; logramos ser los más votados de todo el mundo y digamos que un fragmento muy pequeño de mi existencia ya llegó al espacio. El siguiente paso soy yo, por el momento estoy estudiando lo que más pueda, sigo enseñando a mis seguidores y preparándome. Pero siendo honestos, sí se necesita un factor externo para lograr ese sueño, pues hoy en día el logro de ir al espacio lo consiguen los mejores del mundo o los más ricos del planeta. Por el momento no estoy en ninguno de esos dos grupos, pero sueño con lograrlo y no sé cuándo, pero pasará.

SEMANA: ¿Ha tenido algún acercamiento directamente con el Gobierno para hablar de este tipo de temas? ¿Le han hablado de financiación, ayudas?

F.B.: No he recibido un apoyo donde haya un empuje económico hacia el proyecto audiovisual que manejo con mi equipo. La respuesta a eso es: no. He tenido la oportunidad de realizar un par de charlas pero nada más. Uno no pretende recibir ayudas económicas estrambóticas, pero que bonito tener uno la posibilidad de ayudar a más personas y crecer el canal (de YouTube) mucho más. Hasta el momento seguimos a la espera.

SEMANA: Si desea, puede aprovechar este espacio para enviar un mensaje a los dos candidatos que optan por la Presidencia. ¿Qué decirles para que la ciencia, y sobre todo los científicos colombianos tengan un mayor apoyo por parte del Estado?

F.B.: Les diría a los candidatos en este momento a la Presidencia que tenemos una fuga de cerebros impresionante al extranjero por falta de apoyo económico y educativo. No es posible que en un país tan grande y bello haya tan pocas oportunidades y tan poco apoyo por parte del Estado. Probablemente científicos de verdad, no aficionados como mi persona, estén buscando apoyo para que sus proyectos se hagan una realidad y en estos momentos los tengan engavetados en un escritorio. No es posible que cualquier talentoso que nace en nuestro país busca irse al momento de graduarse por que no encuentra trabajo ni apoyo. Entonces el problema es realmente grave, nos estamos quedando sin juventud y es algo que en lo personal a mi sí me preocupa en torno al futuro del país. Ahora la base de una sociedad es la ciencia, lo descubrimos en la pandemia y el cómo esta dio respuesta a una enorme problemática que fue la enfermedad (covid-19).

SEMANA: ¿Qué problemas cree se podrían solucionar con más apoyo?

F.B.: Problemáticas es lo que tenemos en este país y el potencial humano para resolverlas aquí abunda, el colombiano es supremamente talentoso, pero para lograr esto, sí es necesario apoyar al gremio educativo y científico del país, para que esto cambie y no siga como está. Entonces, candidatos, más apoyo por favor para que no tengan que aparecer científicos aficionados sin nada de presupuesto como mi persona, haciendo historia por lanzar un globo cerca al espacio. Si no que más bien podamos hacer historia lanzando, por qué no, un cohete desde nuestro territorio al espacio o muchas cosas más. El potencial humano lo tenemos, recuerden.

SEMANA: ¿Y a los más pequeños que ven en usted una inspiración, qué les dice?

F.B.: Que estudien y se preparen, que realmente es la única herramienta para alcanzar sus sueños. El prepararse en la vida es supremamente importante, incluso yo aún lo hago en línea en cursos que hago en universidades alrededor del mundo. El conocimiento cada vez es más accesible y económico, así que aprovechen esas oportunidades que les brinda internet para nutrir su cerebro lo más que puedan y que cuando tengan oportunidad inclinen su mirada a esa enorme cantidad de youtubers educativos que tenemos en el mundo, pues Faber es uno de miles.