gente

Emilia Clarke, actriz de Game of Thrones, reveló que perdió partes de su cerebro

La actriz contó que sufrió dos aneurismas que pusieron en riesgo el funcionamiento de su cerebro.


Emilia Clarke se convirtió en una de las actrices más comentadas de la televisión internacional, luego de ser una de las protagonistas de la famosa serie Juego de Tronos, de HBO. La reconocida artista se catapultó una vez más entre el público, a los cuales conquistó con su personaje de Daenerys Targaryen.

La celebridad, de 35 años, dejó sin palabras a sus fieles seguidores de las plataformas digitales con una inesperada revelación que hizo sobre su salud. La británica se sinceró y comentó acerca de un complicado momento que vivió en el pasado, donde su cerebro resultó afectado.

Recientemente, Clarke habló sobre una difícil situación que atravesó durante los rodajes de la aclamada serie de HBO, basada en los textos de George R.R. De acuerdo con un diálogo que sostuvo con el programa Sunday Morning, de la BBC, la artista fue clara en mencionar que la crisis que tuvo era para consecuencias muy graves.

En la entrevista que concedió, Emilia indicó que, cuando estaba trabajando en los rodajes del proyecto, sufrió dos aneurismas que la dejaron bastante afectada. En las condiciones normales y con el daño que le causó este problema de salud, ella no debería poder hablar en la actualidad.

La intérprete quiso comentar que los médicos hallaron que ella tiene partes de su cerebro que quedaron completamente “inutilizables” a raíz de los aneurismas. Sin embargo, el proceso de recuperación que ha tenido con el paso del tiempo ha sido gratificante y ha dado buenos resultados.

Clarke contó que el primer caso de esta enfermedad ocurrió exactamente en 2011 durante el inicio de la famosa producción de televisión. Este episodio fue apenas cuando la serie estrenaba la temporada uno y se daba a conocer entre los espectadores de la plataforma.

En cuanto al segundo aneurisma, ocurrió en 2013, dos años después del primero, y requirió una intervención quirúrgica debido al tamaño que poseía. Una vez fue operada, la recuperación se volvió un proceso lento y de tiempo.

“Fue el dolor más insoportable. Fue increíblemente útil que Game of Thrones me ayudara y me diera propósito”, expresó la celebridad internacional en el diálogo con el medio.

Según agregó a sus declaraciones con respecto a la salud, la artista necesitó tomarse dos periodos largos para recuperarse de ambos procedimientos médicos que requería. En medio de las expectativas por la situación, la británica se enfrentó a la lamentable posibilidad de que su cerebro no volviera a funcionar de la manera correcta.

Pese a los diagnósticos que había, por sorpresa, Emilia Clarke ha logrado vivir su realidad sin problema alguno, llevando a cabo otros proyectos que han aparecido en el camino. Sus habilidades con la memoria se mantienen intactas, al punto que no olvidaría ninguna línea de las obras de teatro que observa por horas.

La joven, que se encuentra participando de la obra teatral ‘The Seagull’, interpretando a Nina, comentó que “los accidentes cerebrovasculares, básicamente, apenas cualquier parte de tu cuerpo no recibe sangre por un segundo, desaparecen”.

Con la cantidad de mi cerebro que ya no puedo utilizar, es increíble que todavía sea capaz de hablar y vivir mi vida de manera completamente normal sin absolutamente ningún problema. Formo parte de la muy, muy, muy pequeña minoría de personas que pueden sobrevivir a eso”, dijo la actriz en sus declaraciones, mientras promociona dicho proyecto de teatro.

Emilia Clarke fundó una organización que se encarga de ayudar a personas que sufren lesiones cerebrales, la cual llamó Same You. Este proyecto le funcionó para aceptar y adaptarse a la condición de salud que posee internamente, y la cual ha logrado sobrellevar sin problema alguno.

La actriz también es reconocida por su trabajo en producciones y películas como ‘Yo antes de ti’, ‘Terminator Genesis’ y ‘Last Christmas’.