mundo

Descubren un fragmento del que pudo ser el asteroide que extinguió a los dinosaurios

Algunas pistas determinan que este fue el que pudo acabar con esa especie.


La Nasa detectó una pequeña parte del que puede ser el asteroide que impactó la Tierra hace más de 66 millones de años, en una cápsula de ámbar, y extinguió a los dinosaurios, habitantes en ese entonces del planeta, lo cual destacó la agencia como “alucinante”.

Este hallazgo hecho en un yacimiento fósil único en la formación Hell Creek, en Dakota del Norte, guarda algunos restos del impacto que es uno de los sucesos clave en la historia del planeta.

De acuerdo con CNN, de los fósiles que se rescataron resaltan los de unos peces que absorbieron los restos expulsados durante el impacto, además de una tortuga con un palo en la mitad y una pata que probablemente era de un dinosaurio que estaba presente en el lugar.

Esto se contará en un documental llamado Dinosaur Apocalypse, en el que participará el naturalista sir David Attenborough y el paleontólogo Robert DePalma.

El plan de China para defender la Tierra de asteroides potencialmente peligrosos

Uno de los objetos de estudio más interesantes dentro de la astronomía tiene que ver con aquellos cuerpos celestes que recorren el universo: los asteroides. Precisamente, el temor sobre un eventual impacto con la Tierra ha motivado planes de defensa planetaria desarrollados por la Nasa, como el proyecto DART (Double Asteroid Redirection Test).

Sin embargo, la agencia estadounidense no es la única que adelanta investigaciones en esta materia. Según explicó el subdirector de la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA), Wu Yanhua, el país asiático también avanza en el desarrollo de un proyecto para proteger al planeta Tierra de asteroides considerados como “potencialmente peligrosos”.

En ese sentido, Yanhua detalló al medio chino CCTV que el primer paso consiste en mejorar el sistema de monitoreo de asteroides. “De esta forma, no solo hay que catalogar, sino que la clave está en analizar cuáles están en estado crítico y emitir avisos correspondientes”, indicó el subdirector de la CNSA.

“Mi país desarrollará un software de simulación de defensa contra asteroides cercanos a la Tierra y organizará la deducción del proceso básico”, agregó. Así mismo, anticipó que la primera misión de impacto podría ejecutarse entre 2025 y 2026.

El 24 de noviembre de 2021, la Nasa lanzó una misión para estrellar deliberadamente una nave espacial contra un asteroide, un ensayo en caso de que la humanidad necesite un día impedir que una roca espacial gigante acabe con la vida en la Tierra.

Aunque puede sonar a la trama de una película de ciencia ficción, el DART (Double Asteroid Redirection Test) es un experimento real. De hecho, en una conferencia de prensa, Lindley Johnson, del Departamento de Defensa Planetaria de la Nasa, dijo: “No queremos estar en una posición en la que un asteroide se dirija hacia la Tierra; debemos probar esta técnica”.

Su objetivo es Dimorphos, una “luna” de unos 160 metros (dos estatuas de la libertad) de ancho, que rodea a un asteroide mucho mayor llamado Didymos (780 metros de diámetro). Juntos forman un sistema que orbita en torno al Sol.

El impacto, según los planes de la Nasa, debería ocurrir en el otoño boreal de 2022, cuando el par de rocas se encuentren a 11 millones de kilómetros de la Tierra, el punto más cercano al que pueden llegar.