Home

Mundo

Artículo

La petición realizada por internet busca prohibir la pólvora sonora que afecta a los animales y el medio ambiente.
Existen unos seres con los que se suele compartir el hogar y no la pasan nada bien con la pirotecnia, los animales. - Foto: Cortesía

mundo

Diseñan juegos pirotécnicos para animales; ¿dejarán de sufrir en diciembre?

La idea tiene como base central la ubicación de un logo en productos pirotécnicos certificados como de “bajo impacto sonoro para los perros”.

El mundo se encuentra muy cerca de iniciar las festividades decembrinas, época en la que gran parte de la población se reúne en familia para festejar el final de un año, más la llegada de uno nuevo lleno de retos, vivencias y experiencias.

La pólvora forma parte de las costumbres de diciembre, cuyos sonidos ensordecedores parece que estimularan la alegría y la celebración en las personas. Sin embargo, hay unos seres con los que se suele compartir el hogar y no la pasan nada bien con la pirotecnia: los animales.

En casa viven los ejemplos más cercanos, los perros, que suelen vivir todo un infierno cada vez que sus oídos se enfrentan a los fuertes estruendos generados por la pólvora. Esto se debe a que la sensibilidad de su audición hace que los fuertes sonidos se maximicen a niveles absurdos.

Por esta razón la pólvora suele ser una de las causas de ataques de ansiedad en mascotas a nivel mundial, en especial los perros.

Los menores de edad siguen siendo víctimas de la pólvora en época de fin de año
En casa viven los ejemplos más cercanos, los perros, estos leales amigos suelen vivir todo un infierno cada vez que sus oídos se enfrentan a los fuertes estruendos generados por la pólvora. - Foto: Getty Images / Sergejs Jevsjukovs / EyeEm

Las aves también corren peligro con los juegos pirotécnicos, debido a que si se presentan en la noche, estas especies se encuentran en etapa de relajación. Al escuchar los fuertes estruendos pueden fallecer por ataques al corazón fulminantes.

La Federación Nacional de Pirotecnia (Fenalpi) se encuentra trabajando en productos que respeten el equilibrio entre el entretenimiento humano y teniendo en cuenta los daños que pueden causar a las diferentes especies.

La idea tiene como base central la ubicación de un logo en productos pirotécnicos certificados como de “bajo impacto sonoro para los perros”. De esta manera las personas que tengan acceso a dichos productos pueden tener la certeza de que el impacto generado a las mascotas será menor.

Cabe señalar que la pólvora se encuentra clasificada en tres niveles (1, 2 y 3), siendo la número 1 la que menor impacto produce en animales como los perros.

Muere perrito en México por ruido de la pólvora

Los estruendos por juegos pirotécnicos siguen afectando a las mascotas en diferentes países del mundo, no solo en Colombia. El caso de un perrito que entró en pánico y sufrió un paro cardíaco en Ciudad de México generó indignación y profunda tristeza en las redes sociales al conocerse la noticia.

En ese país es habitual que cada 28 de octubre se lleve a cabo la festividad patronal de San Judas Tadeo, quien según el portal MedioTiempo es el “‘patrón de las causas difíciles’, donde muchas personas recurren a él en momentos complicados, ya sean laborales, personales o familiares”.

Generalmente, los mexicanos conmemoran ese día con música, comida y pólvora. Esta última genera grandes estruendos que afectan mucho a los animales, especialmente a los perros.

De acuerdo con expertos veterinarios, los ruidos de las explosiones de los juegos pirotécnicos generan pánico y estrés en los animales, incrementando su ritmo cardíaco, generándoles infartos hasta causarles en algunas ocasiones la muerte, ya que no son capaces de racionalizar el miedo.

Ese día un perro chihuahua, de nombre Chicharito, falleció como consecuencia de los fuertes ruidos producidos por los fuegos artificiales, en las cercanías de la vivienda donde se encontraba la mascota.

Según detalles de la muerte de la mascota publicados por la asociación animal de la CDMX, Adopta Un Ángel –refugio en el cual se encontraba el perrito y que, por cierto, ya tenía una casa y una familia para hacer efectiva su adopción–, a través de un comunicado en sus redes sociales, señaló que “Chicharito entró en pánico por el ruido de los cohetes. Se le puso algodón en sus orejas, se le arropó y abrazó para tranquilizarlo, pero no fue posible y murió de un paro cardíaco”.