mundo

El G7 lanzó un plan de infraestructuras para contrarrestar a China

Así lo dio a conocer el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden.


Las siete grandes potencias económicas del mundo dieron a conocer que lanzarán un gran plan de infraestructuras, impulsado por Estados Unidos, con el fin de contrarrestar el avance de China, para el cual destinarán 600.000 millones de dólares.

Según la Casa Blanca, la iniciativa, nombrada “Colaboración por la Infraestructura Global y la Inversión”, tiene como objetivo impulsar el desarrollo de países de ingresos bajos y medios, fortalecer la economía global y la cadena de suministros.

El proyecto fue anunciado en la cumbre del G7, realizado en el castillo de Elmau, Alemania, y también pretende movilizar a cientos de miles de millones de dólares, con el propósito de crear infraestructuras sostenibles en naciones aliadas en desarrollo.

Por su parte, Joe Biden, presidente de Estados Unidos, anunció que su país destinará 200.000 millones de dólares a este proyecto a lo largo de cinco años, por medio de fondos del Gobierno federal en colaboración con el sector privado.

Asimismo, entre los pilares del plan está la lucha contra la crisis climática y la mejora de la seguridad energética, con inversiones en infraestructuras con bajas emisiones, plantas de fabricación y el desarrollo de energía limpia.

Además, en terreno tecnológico, la iniciativa contempla el desarrollo y la expansión de la tecnología de las comunicaciones y la información, trabajando con “proveedores de fiar” que suministren 5G y 6G, indicó la Casa Blanca en un comunicado.

De igual manera, contemplan inversiones en los sistemas sanitarios, vacunas y equipamiento médico, así como en la vigilancia y detección de nuevas enfermedades, con el objetivo de prevenir pandemias futuras.

Biden también manifestó que la compañía de telecomunicaciones estadounidense SubCom ganó un concurso de 600 millones de dólares para construir un cable submarino que unirá el sureste asiático con Oriente Medio y Europa Occidental.

Este cable tendrá una longitud de 17.000 kilómetros y proporcionará una conexión a internet desde Singapur a Francia, pasando por Egipto y el Cuerno de África, Latinoamérica y Asia.

Cabe mencionar que este macroplan fue anunciado por Biden en la cumbre del G7 del año pasado, que se realizó en el Reino Unido. Este plan quiere ser una alternativa al proyecto chino “One Belt, One Road”, el cual tiene como objetivo revitalizar la Ruta de la Seda mediante la modernización de infraestructuras y telecomunicaciones para mejorar la conectividad entre Asia y Europa.

El G7 prohibirá importaciones de oro de Rusia

Por otra parte, Biden anunció que los países participantes en la cumbre del G7 impondrán una prohibición sobre las importaciones de oro ruso.

“Juntos, el G7 anunciaremos la prohibición la importación de oro ruso, una importante exportación que genera decenas de miles de millones de dólares para Rusia”, indicó Biden a través de su cuenta de Twitter.

“Estados Unidos ha impuesto costes sin precedentes contra el presidente ruso, Vladimir Putin, para quitarle los ingresos que necesita para financiar su guerra contra Ucrania”, agregó Biden en la red social.

Si bien las sanciones occidentales para castigar a Rusia han cerrado en gran parte los mercados europeos y estadounidense al oro ruso, la posición del G7 marcará una separación total entre Rusia y los dos principales centros comerciales del mundo, Londres y Nueva York.

Asimismo, el propósito de la cumbre es ampliar las sanciones ya impuestas por Reino Unido, EE. UU., Japón y Canadá, es por eso que el primer ministro Boris Johnson tratará de convencer al resto del G7, es decir, los socios de la Unión Europea (UE), Alemania, Francia e Italia, a unirse a ese paso, según fuentes británicas.

Según Johnson, se debe “dar un golpe directo a los oligarcas rusos”, tocar “el corazón de la industria armamentística” del presidente Vladimir Putin, llegando así a ahogar sus fuentes de financiación.

Con información de Europa Press