Home

Mundo

Artículo

A crowd of people gather outside the Supreme Court, Monday night, May 2, 2022 in Washington. A draft opinion circulated among Supreme Court justices suggests that earlier this year a majority of them had thrown support behind overturning the 1973 case Roe v. Wade that legalized abortion nationwide, according to a report published Monday night in Politico. It’s unclear if the draft represents the court’s final word on the matter.  The Associated Press could not immediately confirm the authenticity of the draft Politico posted, which if verified marks a shocking revelation of the high court’s secretive deliberation process, particularly before a case is formally decided. (AP Photo/Anna Johnson)
Colectivos proaborto han protestado continuamente desde la filtración de la comunicación de la Corte. - Foto: AP

estados unidos

¿El Tribunal Supremo de EE. UU. quitará otros derechos como el matrimonio gay?

El temor de que con una mayoría conservadora las cosas cambien en el país se mantiene más latente que nunca, a raíz de la filtración sobre el derecho al aborto, que sería abolido.

¿Tras el aborto, el matrimonio homosexual? Si el Tribunal Supremo de Estados Unidos borra de un plumazo el derecho de las mujeres a abortar, juristas y militantes temen que el matrimonio entre personas del mismo sexo, legal en todo el país desde 2015, sea el próximo objetivo de los conservadores.

Tras la filtración de un borrador del proyecto de la máxima autoridad jurídica del país para derogar el derecho al aborto consagrado por un fallo del tribunal de 1973, conocido como “Roe versus Wade”, el presidente Joe Biden advirtió que “todas las decisiones sobre la vida privada” de los estadounidenses y “una serie de otros derechos” están en juego. Entre ellos, la contracepción y el matrimonio de personas del mismo sexo.

En Nueva York, la metrópolis con alma de izquierda y bastión histórico de los movimientos de apoyo a las minorías y personas LGBTQ, miles de manifestantes salieron la noche del martes 3 de mayo a dejar oír su “rabia” en Manhattan.

Los manifestantes de ambos sexos, muchos de los cuales no se sienten representados ni por los juristas de la Corte ni por los políticos, advertían que la arremetida conservadora no parará con el aborto.

Colectivos anti aborto y colectivos pro aborto han realizado protestas frente a la Corte Suprema luego de la filtración
Colectivos antiaborto y colectivos proaborto han realizado protestas frente a la Corte Suprema luego de la filtración. Foto: Anna Moneymaker/Getty Images/AFP - Foto: Getty Images via AFP

“¿El siguiente?”

“¿Cual es el siguiente? ¿Cuál es el siguiente, ¿Cuál es el siguiente?”, se desgañitaba la fiscal general del Estado de Nueva York, Letitia James, demócrata, feminista y afroestadounidense. Para la magistrada, los derechos fundamentales constitucionales estadounidenses le permiten a cualquiera “casarse con quien quiera” y a los “miembros de la comunidad LGBT tener derechos”.

El matrimonio de parejas del mismo sexo, un asunto sumamente sensible en Estados Unidos, está reconocido a nivel federal desde el fallo del Tribunal Supremo de junio de 2015. Por tanto se impone a los 50 estados federados, incluidos aquellos, en particular en el centro y sur del país, que lo prohibían expresamente en sus constituciones.

Si el Tribunal Supremo, de mayoría conservadora con seis de los nueve jueces que lo integran, dinamita el derecho al aborto, juristas en Nueva York interrogados por la AFP temen que la alta jurisdicción también lo haga con otros derechos individuales. Estos expertos se basan en el borrador que redactó el juez conservador Samuel Alito del Tribunal, revelado el lunes por el diario digital Político, que tuvo el efecto de una bomba.

Manifestantes en Nueva York se muestran a favor del derecho de abortar.
Manifestantes en Nueva York se muestran a favor del derecho de abortar. - Foto: Getty Images via AFP

“Infundado”

El fallo “Roe v. Wade”, que basa el derecho a abortar en el derecho constitucional del respeto a la vida privada, “está infundado desde el inicio”, escribe el juez Alito, pues “no está protegido por ninguna disposición de la Constitución” de Estados Unidos.

La 14ª enmienda de la Constitución, ratificada en 1868, no hace referencia a derechos fundamentales particulares. Sin embargo, prohíbe al Estado “privar a una persona de su vida, de su libertad o de los bienes sin un proceso jurídico regular”.

La jurisprudencia de los tribunales estadounidenses se apoya desde hace años en estas disposiciones para garantizar los derechos y las libertades individuales como la contracepción, el aborto o el matrimonio homosexual.

No obstante, para el juez Alito, para ser garantizados, estos derechos deberían estar “profundamente enraizados en la historia y la tradición de esta nación”. Lo que no es el caso del aborto, según el juez, que sostiene que en la época de la 14ª enmienda “tres cuartos de los estados (estadounidenses) consideraban el aborto como un crimen en todas las etapas del embarazo”.

Con este razonamiento jurídico, la Corte Suprema podría “abrogar derechos constitucionales que generaciones de estadounidenses consideran adquiridos”, denuncia la profesora de derecho de la Universidad de Columbia, Katherine Franke. “No solo el aborto, sino la contracepción, el matrimonio entre personas del mismo sexo y la penalización de la sexualidad fuera del matrimonio o entre personas del mismo sexo”, desgrana.

Con información de AFP.