mundo

Es solo “la punta del iceberg”, la advertencia sobre nuevo virus Langya hallado en China

Científicos creen que este virus presuntamente pudo haberse propagado directa o indirectamente a las personas a través de pequeños mamíferos parecidos a los topos.


Un nuevo virus detectado en docenas de personas en el este de China no podría causar la próxima pandemia, pero sí sugiere cuán fácilmente las nuevas enfermedades pueden pasar desapercibidas de los animales a los humanos, dijeron científicos al advertir que es necesaria mayor vigilancia.

El virus, denominado Langya henipavirus, infectó a casi tres docenas de granjeros y otros residentes, según un equipo de científicos que cree que pudo haberse propagado directa o indirectamente a las personas a través de las musarañas, pequeños mamíferos parecidos a topos que se encuentran en una amplia variedad de hábitats.

El patógeno no causó ninguna muerte reportada, pero se detectó en 35 pacientes con fiebre no relacionados en hospitales en las provincias de Shandong y Henan entre 2018 y 2021, dijeron los científicos. Este hallazgo está en sintonía con las advertencias de los científicos de que los virus animales se están propagando regularmente sin ser detectado en personas de todo el mundo.

“Estamos subestimando enormemente la cantidad de estos casos zoonóticos en el mundo, y este (virus Langya) es solo la punta del iceberg”, dijo el experto en virus emergentes Leo Poon, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, según una publicación de CNN.

Un equipo de investigadores chinos e internacionales, que hizo la primera investigación científica sobre el virus, dijo que no hay evidencia de que el Langya se esté propagando entre las personas o que haya causado un brote local de casos conectados. Se necesitan más estudios sobre un subconjunto más grande de pacientes para descartar la propagación de persona a persona.

El veterano científico de enfermedades infecciosas emergentes Linfa Wang, que formó parte del equipo de investigación, le dijo a CNN que aunque era poco probable que el nuevo virus evolucionara hacia “otro evento de ‘enfermedad X’”, como un patógeno previamente desconocido que desencadena una epidemia o pandemia, “demuestra que tales eventos zoonóticos secundarios ocurren con más frecuencia de lo que pensamos o sabemos”.

Un científico sostiene una placa con virus y células bacterianas
El virus se detectó en 35 pacientes con fiebre no relacionados en hospitales en las provincias de Shandong y Henan entre 2018 y 2021. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Para reducir el riesgo de que un virus emergente se convierta en una crisis de salud, “es absolutamente necesario llevar a cabo una vigilancia activa de manera transparente y colaborativa a nivel internacional”, dijo Wang, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Duke de Singapur.

A nivel mundial, se cree que el 70 % de las enfermedades infecciosas emergentes han pasado a los humanos a través del contacto con animales, en un fenómeno que, según los científicos, se ha acelerado a medida que las crecientes poblaciones humanas se expanden a los hábitats de la vida silvestre.

China ha visto brotes importantes de virus emergentes en las últimas dos décadas, incluido el Sars en 2002-2003 y la covid-19, ambos detectados por primera vez en el país.

Foto de referencia sobre infecciones virales
El 70 % de las enfermedades infecciosas emergentes han pasado a los humanos a través del contacto con animales. - Foto: Getty Images

Los efectos devastadores de ambas enfermedades, en particular la covid-19, que hasta la fecha ha matado a más de 6,4 millones de personas en todo el mundo, demuestran la importancia de identificar rápidamente los casos de nuevos virus y compartir la información sobre los riesgos potenciales.

Los científicos que no participaron en la nueva investigación acordaron que se necesitaba más trabajo para comprender el virus Langya y confirmar los últimos hallazgos, y dijeron que el descubrimiento subraya la importancia de rastrear qué virus pueden propagarse de los animales a las personas.

“Debido a que este (nuevo henipavirus) puede estar circulando no solo en China, es importante compartir esta información y permitir que otros se preparen o realicen más investigaciones en sus propios países”, dijo Poon en Hong Kong, de acuerdo con CNN.

Los científicos dicen que se deben responder preguntas críticas sobre qué tan extendido puede estar el nuevo virus en la naturaleza, cómo se está propagando a las personas y qué tan peligroso es para la salud humana, incluido el potencial de que se propague entre las personas o adquiera esta capacidad si continúa saltando de animales a humanos.

El alcance geográfico donde se encontraron las infecciones “sugiere que este riesgo de infección está bastante extendido”, dijo el virólogo Malik Peiris, también de la Universidad de Hong Kong, y agregó que los estudios en otras partes de China y los países vecinos eran importantes “para determinar la gama geográfica de este virus en los animales (musarañas) y en los seres humanos”.

También dijo que los últimos hallazgos insinuaban la gran cantidad de infecciones no detectadas que se transmiten de la vida silvestre a las personas, y la necesidad de estudios sistemáticos para comprender no solo este virus, sino el panorama más amplio de la infección humana con virus de la vida silvestre. “Esto es importante para que la próxima pandemia no nos tome desprevenidos cuando llegue”, señaló.