mundo

La Nasa designó un equipo especial para investigar ovnis

La agencia estadounidense intentará explicar científicamente este fenómeno.


La posibilidad de visitas extraterrestres a la Tierra se está tomando cada vez más en serio en Estados Unidos: la Nasa anunció el jueves el lanzamiento en otoño boreal de una investigación sobre objetos voladores no identificados, más comúnmente llamados por el término ovni.

No hay evidencia de que estos fenómenos tengan un origen extraterrestre, subrayó la agencia espacial estadounidense, pero el tema no puede ser más importante, porque atañe tanto a la seguridad nacional como a la del tráfico aéreo.

Después de los organismos de inteligencia, el año pasado, la Nasa ahora se ha lanzado a investigar la cuestión.

La agencia aeroespacial desea de paso desestigmatizar el tema. “Uno de los resultados de este estudio sería hacer entender a todos (…) que el proceso científico es válido para tratar todos los problemas, incluido este”, dijo en una conferencia de prensa Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Nasa.

Señaló que él mismo decidió iniciar esta investigación, dirigida por eminentes científicos y expertos aeronáuticos.

Mientras que las sondas y los ‘rovers’ de la Nasa recorren zonas del sistema solar en busca de fósiles de microbios antiguos, y sus astrónomos buscan las llamadas “firmas tecnológicas” en planetas distantes detrás de signos de civilizaciones inteligentes, esta es la primera vez que la agencia investigará fenómenos inexplicables en los cielos de la Tierra.

Programados para comenzar a principios de otoño boreal, los trabajos deberían durar nueve meses y conducir a un informe que se hará público.

Tres serían sus objetivos: recopilar los datos que ya existen, determinar los que faltan y establecer cuál es la mejor manera de recopilarlos, y decidir con qué herramientas analizarlos en el futuro.

“Hoy tenemos una compilación muy limitada de estas observaciones”, dijo David Spergel, astrofísico que encabezará este trabajo. “Ello dificulta sacar conclusiones”, acotó.

Sin embargo, existen en realidad montañas de datos, según los expertos de la Nasa, quienes aspiran a recopilarlos de gobiernos, empresas privadas, asociaciones o incluso individuos. El presupuesto otorgado para este estudio no excederá los 100.000 dólares.

En junio de 2021, servicios de inteligencia de Estados Unidos afirmaron en un informe que no había evidencia de la existencia de extraterrestres, al tiempo que reconocieron que decenas de fenómenos constatados por pilotos militares no podían explicarse.

Según el Pentágono, en los últimos 20 años se ha informado de un número cada vez mayor de objetos no identificados en el cielo.

“No creo que nadie haya observado sistemáticamente objetos voladores no identificados en el pasado”, dijo el jueves Daniel Evans, encargado de coordinar el estudio para la agencia espacial.

Pero “a lo largo de las décadas, la Nasa ha respondido a los llamados a abordar algunos de los misterios más desconcertantes que conocemos, y esto no es diferente”.

Las estructuras similares a tallos de árboles que la Nasa halló en Marte

El rover Curiosity de la Nasa en Marte tomó una imagen particular en su ruta por la ladera del Monte Sharp: una roca con estructuras similares a tallos de árboles que sobresalen del suelo.

Aseguran que es probable que tales formas sea material que sobrevivió a la erosión de la roca sedimentaria circundante, lo que es consistente con otra evidencia obtenida por Curiosity que muestra cómo la erosión y los depósitos sedimentarios eran comunes en el cráter Gale, en cuyo centro se levanta el monte Sharp, según informó Universe Today.

Esta imagen fue tomada por la Mast Camera (Mastcam) a bordo del rover el 15 de mayo, o sol 3474 de la misión. La foto comenzó a circular después de que el Instituto SETI tuiteara al respecto y ofreciera una explicación posible de cómo se formó la característica.

Como explicaron, es probable que los picos sean “limaduras cementadas de fracturas antiguas en una roca sedimentaria” que quedaron cuando la roca circundante (hecha de un material más blando) se erosionó.

Según la evidencia proporcionada por Curiosity, el cráter Gale fue una vez el lecho de un lago por el que fluía agua. Esto coincidió con el período de Noé (hace aproximadamente 4.100 a 3.700 millones de años) cuando Marte tenía una atmósfera más densa, un ambiente más cálido y agua que fluía en su superficie.

El movimiento del agua hacia el cráter Gale condujo a la formación de características sedimentarias, como las capas de roca que forman la base del monte Sharp. Si bien Marte no experimenta erosión provocada por el agua en la actualidad, todavía experimenta enormes tormentas de polvo que pueden erosionar las paredes de rocas sedimentarias.

*Con información de la AFP.