conflicto en ucrania

“Los horrores dejarán un rastro indeleble”: Michelle Bachelet sobre las atrocidades en Mariúpol

Más de 1.300 personas han muerto en la ciudad ucraniana, la más atacada del país, según la ONU.


La alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, advirtió este jueves que la magnitud de la destrucción en la ciudad ucraniana de Mariúpol, tomada por las tropas rusas tras meses de bombardeos, sugiere graves violaciones del derecho internacional.

“Los horrores infligidos a la población civil dejarán un rastro indeleble, incluso en las próximas generaciones”, dijo la expresidenta chilena ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

“En los padres que tuvieron que enterrar a sus propios hijos, en las personas que presenciaron el suicidio de sus amigos, en las familias destrozadas, en todos aquellos que tuvieron que abandonar una ciudad muy querida, con perspectivas inciertas de volver a verla”, precisó.

Durante su intervención, Bachelet recordó que en Marúpol, una ciudad portuaria, ubicada a orillas del mar de Azov, se escribió uno de los capítulos más sangrientos desde la invasión rusa en Ucrania el 24 de febrero.

“Entre febrero y finales de abril, Mariúpol fue probablemente el lugar más mortífero de Ucrania”, dijo.

En mayo, tras meses de asedio, Rusia tomó el control de la ciudad después de que Ucrania pidiera a sus últimos soldados atrincherados en la acería Azovstal que se rindieran. Miles de personas salieron de la ciudad, durante los tres meses de combates.

Según Bachelet, 1.348 civiles murieron durante el asedio de la urbe, entre ellos 70 niños. “Estas muertes fueron causadas por ataques aéreos, bombardeos de tanques y artillería y armas ligeras y de pequeño calibre durante los combates callejeros”, dijo. Sin embargo, admitió que el balance podría ser mucho más elevado.

La oficina de Bachelet estima que hasta 90 % de los edificios residenciales en Mariúpol quedaron dañados o destruidos y que unas 350.000 personas tuvieron que huir de la ciudad.

La alta comisionada también subrayó que los residentes siguen “luchando cada día con un acceso limitado a los servicios básicos y sociales, como la atención médica”.

“Esperamos las armas”

Ante esta realidad, Ucrania, cuyos combatientes resisten con dificultad ante las tropas rusas en la región clave del Donbás (este), urgió a sus aliados occidentales a tomar una decisión este miércoles sobre nuevos envíos de armas pesadas.

“Ucrania debe conseguir todo lo que necesita para ganar”, exhortó el presidente Volodímir Zelenski, en un discurso pronunciado por videoconferencia ante el parlamento checo.

“Bruselas, estamos esperando una decisión”, añadió en la misma línea su consejero, Mijailo Podoliak, antes de una reunión en la capital belga, en la que participará el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin.

“Recibo diariamente mensajes de nuestros combatientes diciendo: ‘Aguantamos, pero dígannos cuándo llegan las armas’”, añadió el asesor en Twitter.

Estos llamados ocurren en momentos en que las fuerzas rusas han intensificado su asedio sobre Severodonetsk y la vecina Lysychansk. Ambas ciudades son clave para la conquista de toda la cuenca del Donbás, en el este de Ucrania, que los rusos ya controlan parcialmente desde 2014.

“Es vital permanecer en el Donbás”, había dicho Zelenski el martes, en su discurso diario a los ucranianos difundido en Telegram. “La defensa de la región es esencial para dar una indicación de quién dominará en las próximas semanas”, afirmó el presidente, que urgió a sus compatriotas a “aguantar”.

Estados Unidos y el Reino Unido prometieron enviar a Ucrania sistemas de lanzacohetes múltiples, con un alcance ligeramente superior al de las armas rusas equivalentes, pero están llegando a cuentagotas.

“Solo hemos recibido un 10%” de las armas que Ucrania “necesita”, y sin las cuales “no podremos ganar esta guerra”, afirmó la viceministra de Defensa, Anna Maliar.

*Con información de AFP.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.