Home

Mundo

Artículo

Álex Saab, empresario colombiano - Foto: Fotomontaje SEMANA

mundo

Otorgan detención domiciliaria al colombiano Álex Saab

Tribunal de Justicia de África tomó la decisión después de argumentar vencimiento de términos en el caso que cursa contra el barranquillero.

El Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) le otorgó la detención domiciliaria al empresario barranquillero Álex Saab, argumentando que hubo vencimiento de términos y no se avanzó en el proceso. Tras la orden, emitida en Cabo Verde, país ubicado en un archipiélago volcánico frente a la costa noroeste de ese continente, es incierto si el colombiano se alojará en una sede diplomática de Venezuela o si permanecerá en dicha nación.

El empresario colombiano es señalado de ser el testaferro de Nicolás Maduro, líder del régimen venezolano. Saab fue detenido el pasado 12 de junio en Cabo Verde durante la parada técnica que hizo el avión privado en el que viajaba a Irán en calidad de “agente” del gobierno de Maduro para realizar gestiones relacionadas con la obtención de alimentos e insumos médicos para combatir el coronavirus, según reconoció el Ministerio de Exteriores venezolano. Sin embargo, la oposición venezolana señala a Saab como el encargado de gestionar el “dinero mal habido” de Maduro, supuestamente obtenido de actividades ilegales entre las que cuenta la minería ilegal y el narcotráfico, así como el ‘cerebro’ de la ‘Operación Alacrán’ para arrebatar a Juan Guaidó la presidencia de la Asamblea Nacional.

El 29 de junio pasado, los abogados defensores del barranquillero Álex Saab Morán interpusieron un segundo recurso de habeas corpus ante la justicia de Cabo Verde para tratar de conseguir la libertad urgente del empresario, conocedor profundo de los secretos y negocios turbios del régimen de Nicolás Maduro a lo largo del mundo.

La prensa de Cabo Verde, un país de cultura portuguesa-africana enclavado en el océano Atlántico, informó que Saab acudió a un segundo recurso ante el Tribunal Supremo de ese país. La maniobra judicial del empresario se dio al tiempo que Estados Unidos presionó para que las autoridades del archipiélago donde fue detenido lo enviaran a Washington en calidad de extraditado.

El portal noticioso de Cabo Verde, Inforpress, señaló que el “acusado de blanqueamiento de capitales y tráfico de droga, entre otras infracciones cometidas en Estados Unidos, interpuso un segundo pedido de habeas corpus”. Saab Morán, de 48 años de edad, estaba hasta hoy detenido en la provincia de San Vicente a manos de la Policía Judicial, mientras las autoridades judiciales de Cabo Verde definían si enviarlo extraditado a Estados Unidos, país detrás de la circular roja, o a Venezuela, su segunda patria. Maduro, ante la detención, intentó urgentemente graduar a Saab de agente oficial del gobierno venezolano a fin de que fuera intocable. Pero hasta ahora ese movimiento no ha dado resultado.

La Fiscalía del archipiélago africano informó que el proceso de extradición de Saab Morán comprende una fase administrativa y otra judicial, que comienza después de la decisión favorable de la solicitud de extradición por parte del ministro de Justicia.

Nicolás Maduro y Álex Saab

Dicha fase administrativa debe contar con la intervención del miembro gubernamental responsable del área de Justicia y la fase judicial comienza después de la decisión favorable de la solicitud de extradición por el gobernante venezolano. Eso significa que más allá del trámite legal, la suerte de Saab está atada a una decisión política.

El pasado 18 de junio un tribunal provincial validó y ratificó la detención provisional del detenido de doble nacionalidad, venezolano y colombiano. Ese fue un primer revés para el barranquillero. Y es por eso que la defensa de Saab Morán trabó el recurso ante el Tribunal Superior de Cabo Verde. El proceso de extradición entró al congelador y la libertad no se la dieron de inmediato, pero sí la detención domiciliaria. Saab Morán buscaría refugio en alguna embajada de Venezuela. Pero esos son escenarios eventuales, entre tanto una delegación de Estados Unidos está en la isla monitoreando de cerca la petición de entrega del detenido a esa justicia.

El pulso entre Estados Unidos y Venezuela por quedarse con Saab Morán entraña la posibilidad de asestarle un golpe clave a la contraparte. Si el empresario barranquillero habla, pondría al régimen de Maduro contra la pared, pues por sus manos pasaban los megacontratos y dineros para el suministro de alimentos, el comercio del oro y hasta el petróleo de Venezuela.