mundo

¿Qué se debe hacer en caso de un huracán o tormenta tropical?

La temporada de huracanes en el Atlántico y el Caribe finalizará en noviembre.


La temporada de huracanes en el área norte del Pacífico inició el 15 de mayo, mientras que el 1 de junio comenzó en el Atlántico y el Caribe. Este periodo se extenderá hasta el 30 de noviembre, por lo que es importante prepararse ante la posibilidad de enfrentarse a un huracán, ciclón o tormenta tropical.

La fuerza de la naturaleza es implacable. En ese sentido, subestimar uno de estos fenómenos naturales podría ser mortal. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) elaboraron una guía para que las personas se preparen adecuadamente ante los retos que supone un huracán.

En primer lugar, es fundamental tener a la mano los números de emergencia (policía, bomberos, ambulancias, control de desastres, etc.). Ante una situación de riesgo, el tiempo se convierte en un potencial enemigo, así que reaccionar con prontitud puede marcar la diferencia.

Otra recomendación común, aunque no siempre acatada, tiene que ver con la preparación de un kit con suministros de emergencia: pilas o baterías de repuesto, silbato para pedir ayuda, mascarilla para ayudar a filtrar el aire contaminado, una lona plástica y cinta adhesiva para armar un refugio en el lugar, una radio que opere con baterías o a manivela, kit de primeros auxilios, entre otros.

Los CDC también sugieren ubicar un refugio cercano y planificar diferentes rutas para llegar. Este punto también aplica para los propietarios de mascotas, a quienes se les recomienda remitir a los animales a una zona segura para que no corran peligro durante una eventual evacuación.

El ciclón ingresó a México con categoría dos, pero se espera que en la próximas horas pierda fuerza.
La temporada de huracanes en el Atlántico y el Caribe irá hasta el 30 de noviembre. - Foto: NOAA via AP

Abastecerse con suministros de emergencia

En medio de un huracán, el pánico colectivo puede derivar en que las personas acudan masivamente a los mercados para comprar alimentos. Al mismo tiempo, las condiciones agrestes del clima pueden obstaculizar la cadena de abastecimiento y transporte, bloqueando o inundando las calles. Los huracanes, además, pueden interrumpir el suministro de agua y electricidad.

Por esta razón, lo mejor es estar preparado y abastecerse de los productos necesarios oportunamente:

  • Una reserva de alimentos y agua de emergencia.
  • Una reserva de medicamentos de emergencia.
  • Fuentes de energía de emergencia, como linternas.
  • Artículos de seguridad y personales.
  • Documentos importantes, incluidos documentos médicos, testamentos, pasaportes y de identificación personal.
  • Un extintor de incendios (crucial saber cómo usarlo).
Huracán Ida
Fotografía de las inundaciones en Lafitte, Luisiana, después del huracán Ida, el lunes 30 de agosto de 2021. - Foto: AP Photo/David J. Phillip

Preparaciones en la casa

La fuerza de la naturaleza arremete sin piedad contra las viviendas durante un huracán o tormenta. En ese sentido, es relevante verificar la estructura de la misma y fortalecer todo punto débil que pueda suponer un riesgo, por ejemplo, puertas, ventanas, grietas, etc.

Los CDC recomiendan:

  • Despejar el jardín. Asegurarse de que no haya nada que pueda salir volando durante la tormenta y dañar la casa. Guardar las bicicletas, los muebles de jardín, las parrillas, los cilindros de gas y el material de construcción adentro o en un lugar resguardado.
  • Cubrir las puertas y ventanas. Cerrar las persianas contra tormentas o clavar planchas de madera contrachapada sobre los marcos exteriores de las ventanas para protegerlas.
  • Estar preparado para cortar la electricidad en los siguientes casos: si se inunda la casa, si hay cables del tendido eléctrico caídos o si se debe evacuar.
  • Llenar recipientes limpios con agua potable. Se recomienda hacerlo por si se corta el suministro de agua durante la tormenta.
  • Revisar la batería de los detectores de monóxido de carbono (CO) para prevenir las intoxicaciones por este gas.
  • Mantener el kit de suministros de emergencia en un sitio de fácil acceso.
  • Escuchar la radio, ver la televisión o verificar las redes sociales para mantenerse informado sobre el huracán (evitando caer en noticias falsas).
  • Mantenerse dentro de la vivienda aunque se vea tranquilo el exterior. Hay que esperar hasta que se escuche o vea un mensaje oficial que diga que el huracán ha pasado. A veces, el tiempo se calma en el medio de la tormenta, pero vuelve a ponerse severo rápidamente.
  • Mantenerse alejado de las ventanas para evitar lastimarse con los pedazos de vidrio roto o escombros que el viento levante durante la tormenta.
  • Estar preparado para abandonar el lugar si las autoridades de emergencia ordenan evacuar o la casa presenta daños.