nación

Atención: Autoridades marítimas extreman medidas tras llegada de ciclón Bonnie

El fenómeno tropical generará incremento de lluvias, inundaciones y fuerte oleaje en el caribe colombiano.


En máxima alerta se encuentran las autoridades marítimas del país por el eventual el impacto de tormenta tropical Bonnie, que generará fuertes lluvias, inundaciones y oleaje en el caribe colombiano.

En diálogo con SEMANA Noticias, el capitán Andrés Díaz, Director del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas del Caribe (CIOH), explicó que el ciclón se sentirá con mayor fuerza en La Guajira, Bolívar, Magdalena y Atlántico.

“Sobre el mar Caribe, continúa la trayectoria del Potencial Ciclónico No. 2, trasladándose hacia La Guajira, a una velocidad promedio entre 37 y 48 km/h y vientos sostenidos de 65 km/h. Además, rachas de hasta 83 km/h”, explicó el oficial.

Agregó que, “se prevén condiciones adversas en el litoral Caribe colombiano, especialmente lluvias intensas sobre la península de la Guajira dentro de las próximas horas, y en el resto de la costa colombiana durante las siguientes 24 horas”.

Así mismo, dijo el oficial que, “se prevé que el sistema continúe su trayectoria hacia el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, con afectación esperada entre la noche del jueves y las primeras horas del sábado”.

Añadió el capitán Díaz que “este sistema estaría afectando las costas de Venezuela y Colombia dentro de las siguientes 48 horas, por lo que se prevé alteración en los campos de precipitación, viento y oleaje a su paso, con probable afectación en un nivel moderado a fuerte tanto en las áreas marítimas, como continentales e insulares de la región Caribe colombiano”.

Sobre si es necesario cancelar viajes a estos departamentos, el capitán indicó que es una decisión que deberá evaluar cada persona, que por lo pronto lo que se hace desde su área es informar a las autoridades municipales sobre el movimiento e intensidad del ciclón.

“Se prevé un aumento en la intensidad en las precipitaciones, una ráfaga de viento sostenido de hasta 70 km/h y un aumento significativo de la altura del oleaje para toda la cuenca caribeña”, manifestó.

Sobre las zonas de mayor impacto, reiteró el oficial que, “como ingresa por La Guajira, las mayores prevenciones se generaran en Magdalena, aunque también habrá una afectación en los departamentos de Atlántico y Bolívar, en menor escala”.

De igual manera, dijo que “para el departamento de La Guajira y el Norte del Magdalena se prevé las mayores del fenómeno el jueves y sábado, por lo tanto, se hace un llamado a la precaución y a las autoridades locales para que tomen las restricciones que correspondan”.

En medio de la alerta, Díaz envió un parte de tranquilidad e indicó que esta clase de fenómenos se presentan con normalidad año a año durante la época de huracanes.

La presencia de este fenómeno tropical, que tocará territorio colombiano, revivió el paso del huracán Iota, que como se recordará destruyó el 98% de la infraestructura de Providencia. Cerca de 1.400 viviendas quedaron completamente destruidas y 400 con graves afectaciones.

El huracán que pasó por Providencia, fue un fenómeno natural nunca antes visto en territorio colombiano que alcanzó la máxima categoría que un huracán puede alcanzar –categoría 5–, y a su vez, causó la mayor destrucción que ha podido sufrir la isla aledaña a San Andrés.

Nueva unidad para atender emergencias

El Ejército conformó por su parte una nueva unidad para atender emergencias que se puedan desprender de fenómenos naturales como las tormentas tropicales. Se trata de una brigada especial con más de 100 uniformados, entrenados en búsqueda y rescate.

La nueva unidad realizará ejercicios de entrenamiento a gran escala entre hoy y mañana. Las maniobras contarán con la participación de 19 observadores internacionales, expertos en los procedimientos USAR, que hacen parte de los ejércitos de Estados Unidos, Perú, Ecuador, México, Guatemala y Francia.

El objetivo del ejercicio, además de prepararse para este fin de semana para atender situaciones derivadas de la tormenta, es medir la capacidad de respuesta en terremotos, atención en estructuras colapsadas y rescate de personas atrapadas en medio de los escombros.

Para medir la capacidad de la brigada, se simularán eventos reales para la atención de emergencias, recreando un terremoto, incendios forestales, inundaciones, y rescate de personal civil, entre otros eventos naturales. Finalizado el ejercicio, la nueva brigada será certificada para la atención humanitaria en tiempos de emergencia.