mundo

¿Sirve la obsesión de China de acabar con el coronavirus?

La mayoría de los 25 millones de habitantes de Shanghái han sido confinados durante semanas en sus casas, mientras la ciudad se enfrenta a un importante brote de covid.


Las autoridades en Shanghái adelantan una campaña para hacer desinfección en la ciudad, hasta los bomberos están por las calles realizando estas labores.

Según medios de comunicación locales, en esta ciudad hay vehículos que producen productos químicos y los arrojan por las calles para desinfectarlas.

Expertos citados por CNN afirman que estas medidas no son tan efectivas, pues “la transmisión del virus a través de superficies contaminadas es excepcionalmente baja”.

Los robots y la fumigación de las calles son actos teatrales diseñados para reforzar la confianza del público en las acciones del gobierno”, afirmó Nicholas Thomas, profesor asociado de la Universidad de la Ciudad de Hong Kong en palabras que recoge CNN.

El experto también destacó, en su diálogo con CNN, la importancia de la ciencia para tomar decisiones que ayudan a eliminar el virus. “Es un problema cuando la política es la que domina y se aparta de la ciencia en cuanto a la respuesta a la pandemia: cada vez hay que esforzarse más en reforzar la política mediante actos que no necesariamente aumentan la bioseguridad de las poblaciones afectadas en la misma medida que el esfuerzo que requiere emprenderlos”.

Otro especialista también le restó importancia a la desinfección masiva, así lo explicó Emanuel Goldman, profesor de microbiología de la Facultad de Medicina de Rutgers-Nueva Jersey. “La desinfección masiva no ha formado parte de las medidas de control de enfermedades en los países occidentales, porque las autoridades de salud pública hacen lo que la ciencia ha demostrado”, en palabras que recoge CNN.

Habitantes de Shanghái enviados fuera de la ciudad en drástica lucha anticovid

Shanghái se hallaba este lunes -2 de mayo- sometida a una serie de restricciones sanitarias, mientras los nuevos casos disminuyeron a unos 7.000, con 32 fallecimientos.

La implacable política llevada a cabo en China de “cero covid” encuentra en Shanghái su expresión más cabal.

Las autoridades locales de esta megalópolis no respondieron a las preguntas sobre la situación en la ciudad.

Los responsables de este importante centro económico están seguramente sometidos a gran presión para aplicar la política de “cero covid a nivel de la comunidad”, es decir impedir la transmisión fuera de los centros de cuarentena, opinó Yanzhong Huang, del Council on Foreign Relations en Nueva York.

“Cuando están sometidos a una fuerte presión que viene de arriba para aplicar los objetivos de la política “cero covid”, es mucho más probable que recurran a medidas muy duras y excesivas”, sostiene.

“Llevarse a la gente que es negativa al virus podría ser considerado como una estrategia preventiva (...)”, agrega Huang.

Según la agencia oficial Xinhua, decenas de miles de personas que tuvieron contacto con contaminados con el virus han sido sometidos a cuarentena en provincias vecinas.

Pero la prensa oficial no ha mencionado que personas negativas al virus hayan sido desplazadas.

Las autoridades de Shanghái han sido criticadas por el duro confinamiento que han impuesto a la población.

China censura video que muestra los ‘horrores’ del confinamiento en Shanghái

Un video que se ha hecho popular en redes sociales y que muestra las repercusiones del confinamiento de Shanghái sobre sus habitantes fue borrado del internet chino por los equipos de censura, suscitando la ira de los internautas.

Titulado “Siyue Zhi sheng” (“Las voces de abril”), el video de seis minutos es una secuencia de Shanghái filmada desde el aire.

El autor añadió a estas imágenes en blanco y negro, en orden cronológico, una sucesión de sonidos extraídos de conferencias de prensa, videos publicados en las redes sociales y llamadas telefónicas de los habitantes.

El video comienza con las voces de los líderes políticos que, al comienzo del brote de coronavirus en marzo, dijeron que un corto confinamiento preventivo no era una buena idea debido a sus repercusiones económicas.

El video presenta una veintena de extractos sonoros de habitantes confinados que no pueden obtener alimentos, medicamentos o acudir al hospital; un hombre impedido de volver a su barrio confinado, o una mujer que describe el caos en los centros de cuarentena.

El video fue ampliamente compartido en la red social WeChat, pero el equipo de censura logró borrar todo rastro en cuestión de horas.

Este video no tiene nada de especial. Su contenido ya era conocido. Pero el hecho de ver que incluso eso está censurado, me molesta”, escribió una usuaria.

*Con información de AFP.