coronavirus

Aumentan los contagios de coronavirus en China con Shanghái como principal foco

Las autoridades de Shanghái anunciaron el sábado el inicio de una “batalla decisiva” contra el brote de coronavirus que ha colapsado la metrópolis de 25 millones de habitantes, confinados ya desde hace tres semanas.


Las autoridades sanitarias de China han confirmado un incremento de contagios en el país, a medida que la variante ómicron se ha expandido sin ser detectada y con Shanghái como principal ciudad afectada, con más de 19.000 contagios.

Según ha detallado la comisión municipal de salud, Shanghái ha registrado este domingo un total de 19.455 infecciones, 2.472 de los cuales son casos en los que se manifiestan síntomas de la enfermedad, según recoge la agencia de noticias Xinhua.

Estos datos suponen el principal brote en el país, que en las últimas horas ha contabilizado un total de 20.194 positivos -entre sintomáticos y asintomáticos-.

Asimismo, la ciudad ha registrado 51 decesos en todo el país -todos ellos en Shanghái-, mientras que en los hospitales permanecen ingresadas 196 personas en estado grave y otras 23 en estado crítico, según datos de la mencionada comisión sanitaria.

Al tiempo, la capital, Pekín, ha sumado 29 casos en las últimas 24 horas, y un total de 70 a lo largo del fin de semana. Con estos datos, las autoridades capitalinas han incluido a cinco zonas residenciales más en la lista de áreas de riesgo medio.

Los servicios turísticos de Pekín se han suspendido en el marco de la estricta estrategia contra el coronavirus aplicada por las autoridades chinas, que buscan erradicar de raíz los posibles brotes. Ante el temor de un corte en el suministro de productos básicos, desde el Departamento de Comercio de la ciudad han garantizado que se satisfarán las necesidades básicas.

La vida bajo encierro en Shanghái
Un trabajador con traje protector revisa su teléfono en un área residencial bajo encierro en medio de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Shanghái, China, el 15 de abril de 2022. Foto REUTERS/Aly Song - Foto: REUTERS

Las autoridades de Shanghái anunciaron el sábado el inicio de una “batalla decisiva” contra el brote de coronavirus que ha colapsado la metrópolis de 25 millones de habitantes, confinados ya desde hace tres semanas.

La ciudad quedó completamente paralizada el 5 de abril, tras el fracaso inicial de la cuarentena en dos fases a ambos lados del río Huangpu, Pudong y Puxi, en un cierre que ha provocado una grave escasez de alimentos y otros suministros esenciales, como han reconocido las propias autoridades chinas, sorprendidas por la agresividad de los contagios.

Según la política de Shanghái, las empresas deben cumplir con ciertos requisitos, como pedir al personal que viva dentro de un “circuito cerrado” para evitar contactos con extraños y reducir los riesgos de transmisión.

El pánico se toma las tiendas de alimentos en Pekín, ante amenaza de nueva cuarentena

El temor a un confinamiento estricto llevó a muchos habitantes de Pekín a hacer compras de emergencia, mientras se formaban grandes filas en el distrito central de la capital para realizar las pruebas masivas ordenadas por las autoridades chinas.

El principal distrito del centro de Pekín, Chaoyang, con 3,5 millones de personas, ordenó realizar pruebas masivas a sus habitantes y quienes trabajan en ese sector de la ciudad, donde operan varias empresas multinacionales y embajadas.

Las filas para hacerse la prueba de coronavirus rodearon los centros comerciales y edificios de oficinas. “Si detectan un solo caso, toda esta zona podría ser afectada”, indicó Yao Leiming, un oficinista de 25 años, mientras esperaba hacerse la prueba.

Las advertencias de un brote de covid en la ciudad generaron el domingo una corrida a los supermercados de Pekín en busca de productos esenciales. Numerosos productos en las aplicaciones de entrega de compras se agotaron la noche del pasado domingo después de que se anunció la orden de realizar pruebas, pero el lunes volvieron a surtir sus existencias.

Zhao, un poblador de Pekín, compró el lunes varias bolsas de provisiones incluyendo huevos y legumbres después de escuchar la orden de pruebas masivas. El hombre de 31 años dijo que quería estar seguro de que su niño pequeño tuviera suficientes alimentos si la familia recibía la orden de permanecer en casa.

“Los adultos pueden sobrevivir algunos días, pero no es igual para los niños”, comentó Zhao, quien solo se identificó por su apellido. Wang, otra compradora en un supermercado, dijo temer que “las cosas se pongan como en Shanghái”.

Miles de habitantes de Pekín salieron a los supermercados para abastecerse ante un posible confinamiento
Miles de habitantes de Pekín salieron a los supermercados para abastecerse ante un posible confinamiento - Foto: AFP / Wang Zhao

“La gente está ansiosa... todo el mundo está acaparando productos y nos da miedo de que las cosas se agoten”, dijo esta mujer de 48 años. Cerca de treinta complejos residenciales de Pekín sufren actualmente una forma de confinamiento, al tiempo que los gimnasios de la capital debieron cancelar clases o cerrar.

Pekín, que tiene 22 millones de habitantes, también impuso severos controles de ingreso a la ciudad, incluyendo la presentación de pruebas negativas de la covid-19. A pocos días del feriado del 1º de mayo, la alcaldía ordenó, además, a las agencias de viaje suspender las excursiones en grupo en la capital.

Más allá de esto, la vida sigue siendo más bien normal en Pekín. Los comercios, restaurantes y cines permanecen abiertos. Pero los mercados se preocupan: las bolsas chinas de Shanghái (-5,13 %), Shenzhen (-6,48 %) y Hong Kong (-3,85 %) se hundieron este lunes.

La capital ha reportado decenas de contagios en la última semana, incluyendo 19 casos nuevos el lunes, tras las advertencias de que el virus había estado circulando durante varios días sin ser detectado.

*Con información de la AFP y Europa Press.