Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Ni siquiera los ríos se salvan de la influencia de los grupos criminales que vulneran los derechos de las personas migrantes venezolanas
En niño murió luego de que una canoa se sumergiera en un río de Honduras. - Foto: PAOLA CASTAÑO | SEMANA

mundo

Un niño migrante fue encontrado muerto en río de Honduras; dos adultos siguen desaparecidos

El menor de edad viajaba desde Brasil con el sueño de llegar a Estados Unidos.

El cuerpo de un niño brasileño fue rescatado este jueves por autoridades hondureñas durante la búsqueda de tres migrantes que naufragaron el miércoles en una canoa en el este del país, informó un portavoz militar.

El vocero de las Fuerzas Armadas, José Coello, dijo que “se encontró el cuerpo del menor desaparecido en el naufragio de un pipante en el río Guayambre”, en el departamento de El Paraíso, unos 60 km al este de Tegucigalpa.

“Ayer una embarcación de pequeño calado, tipo pipante, estaba transportando nueve ciudadanos migrantes en el sector de El Paraíso, en el río Guayambre, y lamentablemente sucumbió por el fuerte peso”, relató el militar.

Como producto del naufragio desaparecieron tres personas, dos adultos y un niño de dos años, agregó. Autoridades del Noveno Batallón del Ejército iniciaron la búsqueda de inmediato, dando con los restos del niño este jueves.

El menor fue identificado como Nickey Louis Shilove Emisca, de origen brasileño, por el delegado regional del estatal Comisionado Nacional de Derechos Humanos, William Alvarado. En un inicio, las autoridades habían informado que era haitiano. Pero este jueves esa versión fue desmentida.

Los migrantes cubanos, venezolanos, haitianos y de varios países africanos, entre otras nacionalidades, recorren buena parte de Sudamérica con rumbo a Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida.

A Honduras ingresan por puntos ciegos de la frontera con Nicaragua, por la comunidad de Trojes, desde donde se desplazan en vehículos hacia la frontera con Guatemala. Algunos, por acortar la ruta, se suben en canoas por el río Guayambre, donde zozobró la endeble embarcación.

En un video que circuló en redes sociales se observa la canoa en medio de las aguas embravecidas y cómo se hunde por el sobrepeso.

Un total de 109.505 migrantes habían pasado por el país desde enero hasta el 28 de septiembre de este año, incluyendo 51.863 cubanos y 34.390 venezolanos. El resto eran ecuatorianos, haitianos, colombianos, indios y dominicanos, entre otras procedencias, según el Instituto Nacional de Migraciones (INM). En 2021 cruzaron 17.590.

200 mil migrantes cruzarán la selva del Darién este año

Esta es la entrada a Centroamérica para quienes cruzan desde Sudamérica. Es el camino que siguen quienes atraviesan por vía terrestre el continente para llegar a Estados Unidos.

Es un trayecto de 266 kilómetros de selva espesa y llena de peligros, de dos tipos. Los naturales por ser una selva inhóspita y llena de desafíos para cualquier persona y peligros humanos, por la presencia de grupos armados en el camino.

También conocida como el tapón del Darién, es una zona selvática y pantanosa ubicada en el límite entre Panamá y Colombia, es justo donde se interrumpe la carretera Panamericana, dando el paso de sur a Centroamérica. En el Darién no están abiertas las vías terrestres, por lo que el tránsito por su geografía es profundamente difícil.

Las moscas y propiamente los mosquitos son uno de los enemigos naturales más difíciles de combatir en la selva, pues transmiten enfermedades que con las condiciones selváticas se vuelven imposibles de tratar. También muchas veces los migrantes deben lidiar con serpientes o jaguares, peligros a los que la mayoría de gente no está acostumbrada a manejar.

Los migrantes mueren por diversas causas. En muchos casos se ahogan en los ríos que deben cruzar, esta es la causa principal de muerte pues mucha gente simplemente no sabe nadar. Otras personas se enferman y ante la falta de medicamentos no sobreviven, también hay asaltos de delincuentes.

El negocio del tráfico de migrantes, es decir personas que cobran dinero por acompañarlos en el tráfico de la selva o por permitir si quiera el paso, es otro de los desafíos del viaje. No es raro que estas personas terminen robando a los migrantes, quienes están en condiciones de gran vulnerabilidad. El negocio del tráfico de migrantes a través del Darién factura semanalmente cerca de un millón de dólares, de acuerdo con informes de la Interpol junto a la Policía Nacional de Colombia.

Desde la OIM, la Organización Internacional para las Migraciones se ha advertido que este año la cifra fácilmente alcanzará los 200.000 migrantes indocumentados, haciendo ese peligroso cruce. En el año 2021 se alcanzó también una cifra histórica de cerca de 134.000 personas, una cantidad que tristemente este año será superada. De hecho, la cifra de todo el año 2021 es tan alta, que equivale al mismo número de migrantes que cruzaron durante toda la década anterior.

*Con información de AFP.