nación

Alias Nicolás, del Clan de Golfo, habría pedido su extradición por miedo a ser asesinado

En diciembre de 2021 el presidente Duque firmó su extradición, era el segundo hombre del Clan del Golfo.


El presidente Iván Duque firmó en diciembre de 2021 la resolución de extradición a Estados Unidos de Carlos Antonio Moreno Tuberquia, alias Nicolás, quien al momento de su captura en 2018 era considerado el segundo criminal al mando del Clan del Golfo.

“Alias Nicolás es requerido por la justicia de los Estados Unidos por el delito de narcotráfico, y con su extradición ratificamos nuestra cooperación con países aliados en la lucha contra este flagelo, que ha cobrado miles de vidas en Colombia y el mundo”, manifestó el mandatario a través de su cuenta de Twitter en ese momento.

No obstante, casi cuatro meses después no se ha efectuado el procedimiento, por lo que ‘Nicolás’ escribió una carta al jefe de Estado, Iván Duque, en la que pidió mayor celeridad en el proceso, pues considera que mientras esté en Colombia su vida permanece en riesgo.

“Tengo conocimiento, tanto por los medios de comunicación como por alertas que me ha suministrado la Fiscalía General, que personas y grupos armados tienen interés en terminar con mi vida antes de ser extraditado, temiendo la colaboración que pueda hacer estando allí. Yo le pido señor Presidente con carácter legal y humanitario que se de trámite inmediato a la misma”, señaló el lugarteniente de ‘Otoniel’ en la carta que reveló El Tiempo.

“He relatado mi trasegar en el conflicto por más de 24 años, pero mi intención de hacer parte del Sistema Integral de Verdad, creado por el acuerdo de paz, jamás ha sido obstruir, dilatar o evitar mi trámite de extradición a los Estados Unidos y es mi deber legal, personal y ejemplarizante responder ante la justicia por los errores que he cometido”, agregó.

En noviembre pasado, SEMANA informó sobre la inexplicable demora en la extradición del entonces segundo cabecilla de esta organización delictiva y mano derecha del también capturado Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, luego de más de tres años de su captura.

Todo el material probatorio que corría en contra de alias Nicolás, por el envío de cocaína a los Estados Unidos, estaba en poder de la Corte Suprema de Justicia. Lo que faltaba era la aprobación de ese alto tribunal para su extradición. Lo que no se explicaban algunos expertos en seguridad es por qué tardó tanto la Corte en avalar el trámite, que en teoría ya tenía todas las instancias cursadas.

Con la captura de alias Otoniel las agencias norteamericanas se volvieron a preguntar por qué la Corte mantenía engavetado el proceso de extradición de alias Nicolás, si todo lo solicitado por el alto tribunal fue adjuntado con la orden de extradición. Lo único que hacía falta era la firma de los magistrados autorizando su traslado a las autoridades norteamericanas.

Desde la Corte advirtieron que hubo varios tropiezos en el proceso de extradición de alias Nicolás, principalmente en lo que tuvo que ver con la pandemia de covid-19, algunas recusaciones y trámites que no se pudieron cumplir a tiempo. Sin embargo, anticiparon, en su momento, que pronto se daría respuesta al requerimiento de la justicia de los Estados Unidos.

El pasado 25 de noviembre, el presidente Duque informó que finalmente, y luego de una conversación con el presidente de la Corte Suprema de Justicia, la extradición de alias Nicolás era un hecho. “He tenido una posibilidad de dialogar en los últimos minutos con el presidente de la Corte Suprema de Justicia y se ha dado ya la aprobación de la extradición de Antonio Moreno Tuberquia alias Nicolás, segundo del Clan del Golfo”, dijo entonces el mandatario.

El presidente señaló que la decisión de la Corte Suprema de Justicia era muy importante, pues –aseguró– llevaban varios años esperando su aprobación.

Adicionalmente, el presidente confirmó que el Gobierno de Colombia recibió la solicitud formal de extradición en contra de alias ‘Otoniel’. “El Gobierno recibió formalmente la solicitud de extradición de alias Otoniel por parte de los Estados Unidos y se han dado los trámites en el Ministerio de Justicia y la Cancillería y el día de ayer fue puesta a disposición de la Corte Suprema de Justicia respetando la independencia de poderes, pero también amparados en la colaboración armónica”, dijo.

La captura

El 5 de agosto de 2018, alias Nicolás fue capturado por las autoridades en el departamento de Antioquia. La Policía Antinarcóticos logró llegar hasta él por una fuente que reveló su ubicación. Le habían seguido la pista durante décadas, ya que era uno de los hombres que venía de vieja data acompañando a Dairo de Jesús Úsuga en el despliegue de su plan criminal por todo el país.

Los uniformados fueron guiados primero a Guatapé y después al municipio de San Carlos. Con las características de la cabaña donde estaba ubicado, los agentes de la Policía continuaron la persecución a ciegas porque al área donde estaba escondido no llegaba la señal de telefonía. El lugar indicado era una pequeña guarida, construida en ladrillo. Nada que ver con las lujosas fincas en las que ha vivido en los últimos años. No tenía anillos de seguridad. Su ubicación solo la sabía un puñado de personas cercanas a las que solo les abría la puerta para enviar mensajes.

Seis hombres del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Antinarcóticos ingresaron a la cabaña, y alias Nicolás, uno de los hombres más temibles del Clan del Golfo, quedó en shock. No logró ocultar su temor por estar por primera vez capturado. Fue presentado ante un juez de Medellín por los delitos de concierto para delinquir agravado, terrorismo, homicidio y amenazas; la audiencia se llevó a cabo a puerta cerrada.

En su dosier criminal hay delitos que dan cuenta de su paso por tres grupos criminales. De acuerdo con la investigación, fue integrante del EPL, después formó parte del bloque Centauros de las AUC. Como segundo hombre del Clan del Golfo, tenía a su cargo por lo menos siete estructuras criminales en Antioquia, Chocó y Meta.