Home

Bogotá

Artículo

Invierno.
Llluvias.
En la tarde de este martes 29 de noviembre, la concesión Perimetral Oriental de Bogotá cerró totalmente la vía en el sector de Patios hasta Tilatá. - Foto: GUILLERMO TORRES REINA

nación

Anuncian apertura parcial de un tramo en la vía Bogotá-La Calera, estaba totalmente cerrada

En la tarde de este martes 29 de noviembre, la concesión Perimetral Oriental de Bogotá cerró totalmente la vía en el sector de Patios hasta Tilatá por las fuertes lluvias.

La concesión Perimetral Oriental de Bogotá anunció el paso controlado a un carril sentido La Calera - Patios entre Tilatá y Patios, después de que en la tarde de este martes, 29 de noviembre, la concesión Perimetral Oriental de Bogotá avisara sobre el cierre total de la vía a La Calera en el sector de Patios hasta Tilatá ante las fuertes lluvias.

“Se da paso controlado a un carril sentido La Calera - Patios entre Tilatá y Patios donde se tenía el cierre total. Posteriormente se dará sentido Patios - La Calera”, dijo la entidad.

“Con el objetivo de proteger la vida de nuestros usuarios, informamos que tenemos cierre total en el sector Arrayanes. El permanente monitoreo climático efectuado por la Concesión está encaminado a tomar medidas preventivas”, manifestaron a través de Twitter.

Este cierre se debió a que por más de dos horas llovió “de una forma inclemente” y la decisión se tomó por seguridad.

“Con el objetivo de proteger la vida de nuestros usuarios, informamos que tenemos cierre total en el sector Arrayanes. El permanente monitoreo climático efectuado por la Concesión está encaminado a tomar medidas preventivas”, manifestaron a través de Twitter.

Por otra parte, varios ciudadanos publicaron la situación que se vivió en La Calera, en donde se puede apreciar fuertes lluvias y cómo varios vehículos hacen hasta lo imposible para superar la situación.

De igual manera, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, a través de su cuenta de Twitter, reportó la situación, afirmando que ya tienen equipos atendiendo lo sucedido.

“Por las intensas lluvias y precaución el concesionario de la vía La Calera en el municipio de La Calera cerró el paso después del peaje. Tenemos equipos de gerencia en vía y estaremos informando las determinaciones que tomen”, aseveró la mandataria. Además, agregó que “el tramo de la vía en Bogotá opera normalmente”.

Cabe mencionar que días atrás la Secretaría de Movilidad de Bogotá había confirmado la rehabilitación del paso vehicular afectado en la vía Bogotá-La Calera, la cual estaba inhabilitada casi una semana después por los derrumbes originados por la fuerte ola invernal, ratificando así que esta vía es de las más afectadas cuando llueve en la capital.

“A esta hora en el corredor de la vía La Calera se habilita la movilidad en ambos sentidos viales. Unidades de Tránsito Bogotá y agentes de tránsito civiles hacen presencia en diferentes puntos del corredor y regulan el tránsito”, se manifestó a través de la cuenta de Twitter de Tránsito Bogotá.

La entidad señaló que el corredor vial fue reabierto en la tarde del sábado 19 de noviembre, en ambos sentidos, mientras que las autoridades adelantaron las acciones para regular el tráfico. Sin embargo, diez días después se vuelve a cerrar la vía, motivo por el cual se está a la espera de cuánto será el tiempo estipulado para reabrirla nuevamente.

La emergencia comenzó el pasado sábado 12 de noviembre, cuando empezó a llover con fuerza en la zona y nadie se imaginó que ese iba a ser el comienzo de un final devastador en la vía que comunica Bogotá con La Calera.

Producto del torrencial aguacero en la parte alta de la montaña, en los barrios La Esperanza y San Luis, las seis quebradas que hay en la zona se desbordaron por completo. El agua empezó a buscar su cauce camino abajo, arrasando con árboles, basura, lodo, postes y demás.

La fuerza del caudal se llevó por delante y le quitó la vida a Ángela Patricia Peñarete. Los otros rostros de la tragedia fueron Holman Rodríguez, de 33 años, y Javier Velilla, de 40. Eran vigilantes del conjunto residencial Arboreto y estaban haciendo un recorrido por las vías internas del condominio cuando una avalancha los arrastró.