judicial

Así fue la persecución, seguimiento, operativo y últimas horas de Matamba

El narcotraficante fue dado de baja en un operativo que se adelantó en zona rural del municipio de Bolívar, en Santander.


En la mañana de este jueves, el presidente Iván Duque confirmó que en un enfrentamiento registrado en zona rural del municipio de Bolívar (Santander), fue abatido el temido narcotraficante Juan Larinson Castro Estupiñán, alias Matamba. Después de una labor de inteligencia, las autoridades encontraron que el jefe de la banda Cordillera Sur, que opera en Nariño, estaba en la región en compañía de varios de sus hombres de confianza.

El paradero de Matamba era un completo misterio desde el 18 de marzo pasado, fecha en la que se fugó de la cárcel La Picota de Bogotá con la aparente colaboración de varios agentes del Instituto Penitenciario y Carcelario (Inpec), que le habrían dejado la puerta abierta, prestado un uniforme de la guardia y le facilitaron un vehículo oficial para que saliera del penal.

Desde ese momento las autoridades emprendieron una búsqueda para dar con su paradero. Pese a las versiones de la defensa de Matamba en las que ponían sobre la mesa la teoría de una supuesta desaparición para que no declarara ni firmara un preacuerdo con la Fiscalía, la Fuerza Pública concluyó que seguía delinquiendo y buscando alianzas para el control de las rutas del narcotráfico.

El mismo grupo que estuvo detrás de la captura de Matamba en mayo de 2021 reanudó su búsqueda. Según reveló el director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas, tuvieron encuentros con funcionarios de la DEA en Miami, para compartir información sobre los avances de la investigación.

“Lo empezaron a buscar por todo el país (…) Había información que estaba en los Llanos Orientales, pero esto era solo para desviar el actuar de las autoridades. Fuentes humanas revelaron que Matamba habría reanudado su actuar delincuencial mediante la búsqueda de nuevos “socios”, entre ellos varios exintegrantes de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

El narcotraficante se habría reunido con alias Gonzalito, uno de los jefes del Clan del Golfo, en el Magdalena Medio, con el único fin de retomar el control de la zona donde delinquía antes de su recaptura, es decir, en el departamento de Nariño. Con esta información y los datos proporcionados por “fuentes humanas dentro de la organización” se fortalecieron los seguimientos y labores para ubicar al jefe de la banda conocida como Cordillera Sur.

“Se ubicaron casas y lugares que posiblemente visitaba”. En las últimas semanas se logró su plena ubicación en el departamento de Santander, donde se movilizaba y se quedaba con un pequeño grupo de personas. Este jueves, al momento del operativo de captura, se presentó un enfrentamiento con el grupo especial de la Policía que lo neutralizó.

“Fue incautado un fusil, una pistola, dos revólveres, municiones (…) Habría lanzado una granada a los comandos Jungla (…) Tuvimos un oficial superior de los Jungla liderando en todo momento la operación en tierra. Se trató de un trabajo de alta ‘cirugía’ para llegar a él, mucha precisión, policía fiscal, inteligencia, con fiscales; la señora vicefiscal estuvo plenamente con nosotros, fue un trabajo de mucha paciencia y precisión”, explicó el general Vargas.

La paciencia –resaltó el director de la Policía– llevó a ubicar a Matamba, esto después de adelantar diferentes operativos y allanamientos en muchos lugares, en varios municipios.

Defensa de Matamba pide investigar el operativo

Tras confirmarse la noticia, la abogada Angélica Martínez Cujar, abogada de alias Matamba, anunció que le iba a pedir al Gobierno y a las autoridades de los Estados Unidos que adelanten una investigación sobre el operativo en el que fue abatido.

La petición será presentada ante el FBI, el Cida y la DEA para que se adelanten todas las investigaciones en este caso. La abogada sostiene que persisten las dudas, puesto que su cliente tenía una plena convicción de entregar información que afectaría a oficiales de la Policía y el Ejército Nacional.

Esta posición se la había señalado también a los delegados de las autoridades de Estados Unidos. En un encuentro, había pedido la protección de sus familiares con el fin de concretar su colaboración.

Desde el 18 de marzo, reseñó la abogada, alias Matamba no tuvo ningún contacto con su familia, amigos o personas de confianza. Debido a todas las dudas que existen, según Martínez Cujar, sigue vigente la tesis de que al narcotraficante lo sacaron a la fuerza de la cárcel para después asesinarlo.

La abogada argumenta que alias Matamba contaba con valiosa información con la que podía salpicar a varios integrantes de la Fuerza Pública. Por esto, manifestó que esperará los resultados del informe de necropsia para determinar el tiempo de la muerte y las causas.