nación

Atención: primera condena por atentado a la Escuela de Cadetes General Santander, en el que murieron 22 policías

La Fiscalía logró una pena de 46 años de cárcel contra el hombre que arrendó la bodega usada para armar el carro bomba que detonó el 17 de enero de 2019.


Una ejemplar condena se conoció en contra de Ricardo Andrés Carvajal, la persona señalada, vinculada y responsable, según las pruebas, de arrendar la bodega usada por los terroristas para armar el carro bomba que fue usado en el atentado contra la Escuela de Cadetes de la Policía Nacional General Francisco de Paula Santander.

Carvajal fue hallado responsable de los delitos de terrorismo agravado, homicidio agravado, homicidio en grado de tentativa agravado, fabricación, tráfico y porte de armas de fuego de uso privativo de las Fuerzas Armadas, y daño en bien ajeno agravado. La condena se fijó en 46 años de cárcel.

“Fiscales de la Seccional Bogotá y de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales demostraron que Carvajal Salgar pagó el arrendamiento de la bodega, ubicada en el barrio Santa Librada, en el sur de Bogotá, donde fue escondida y acondicionada con explosivos la camioneta utilizada para cometer el atentado, el 17 de enero de 2019″, explicó la Fiscalía al conocer la condena.

La bodega era un pequeño parqueadero ubicado en una casa de familia que fue arrendada una semana antes y en ese sitio metieron la camioneta usada en el atentado. Hasta esa bodega llevaron los explosivos y fue armado el artefacto. De esa misma casa salió la camioneta con destino a la Escuela de Policía donde finalmente detonaron el explosivo con el desafortunado saldo de 22 cadetes muertos.

“La contundencia de las pruebas y evidencias presentadas por la Fiscalía General de la Nación fueron determinantes para que una juez especializada de Bogotá condenara a 46 años de prisión a Ricardo Andrés Carvajal Salgar, por su participación en el atentado a la Escuela de Cadetes de la Policía Nacional General Francisco de Paula Santander”, señaló el delegado contra la Criminalidad Organizada, Javier García Trochez.

Carvajal Salgar fue el primer capturado por este atentado terrorista y su voz apareció en una llamada que por casualidad los investigadores de otro caso tenían interceptada y donde el ahora condenado aseguró estaba escondido tras completar o ayudar en el atentado terrorista.

“Una de las evidencias obtenidas en la investigación da cuenta de que, a través de una llamada telefónica, el hoy sentenciado le aseguró a una tercera persona que se había escondido porque estaba vinculado al ataque terrorista”, explicó la Fiscalía.

Desde un inicio del proceso el sentenciado se declaró inocente mientras aseguró que su comentario en la llamada telefónica, el mismo que se convirtió en prueba en su contra, lo hizo porque le pareció gracioso. Ahora su condena a casi medio siglo es un ejemplo de justicia.

“Además de la pena de prisión, Ricardo Andrés Carvajal Salgar deberá pagar multa de 20.442 salarios mensuales legales vigentes y cumplir una inhabilidad de 20 años para ejercer cargos públicos”, señaló el funcionario de la Fiscalía.

La condena fue apelada por la defensa de Carvajal Salgar y el proceso pasó al Tribunal Superior de Bogotá. Por ahora el condenado seguirá privado de la libertad mientras los magistrados resuelven el recurso que interpuso su abogado.