pandemia

Triage: las pautas para asignar las UCI cuando ya no alcancen

El Gobierno expidió los lineamientos que los médicos e intensivistas deberán atender al momento de enfrentar el escalofriante dilema de tener más pacientes críticos por coronavirus que camas de cuidados intensivos disponibles.


¿Cómo se asignarán las UCI cuando ya no alcancen? A través del triage.

En Europa, donde el coronavirus ha causado 206.614 muertos, ya conocen bien la temida palabra “triage”. En Colombia el término apenas se empieza a escuchar, cuando llevamos tres de las seis semanas que se estima durará el pico de la pandemia. Triage es una expresión de origen francés que se emplea en el ámbito hospitalario. Equivale a selección o clasificación de los pacientes en el servicio de urgencias, con independencia de su orden de llegada y considerando su gravedad y la limitación de recursos disponibles para auxiliarlos. En términos prácticos significa qué debe hacer un médico cuando tiene dos o más enfermos críticos y tan solo un respirador artificial.

En Bogotá el 93,2 por ciento de camas UCI ya están copadas. Es decir, de 1.445 camas, 1.346 tienen una persona luchando por salvar su vida.

Es un escenario tan pavoroso como probable en las semanas que vienen. Por eso el Gobierno nacional ya ha dado las pautas para el triage en Colombia. El Ministerio de Salud expidió el documento “Recomendaciones para la toma de decisiones éticas en los servicios de salud durante la pandemia de covid-19”. Este es un marco de referencia que señala las pautas que los médicos e intensivistas deben tener en cuenta a la hora de enfrentar los dilemas bioéticos que conlleva la presencia masiva de enfermos en alto riesgo de muerte versus recursos humanos y técnicos escasos. 

¿Por qué es importante usar tapabocas?, explíquele a cualquiera con este video

La guía advierte que el país pasa por una situación excepcional que impone desafíos mayúsculos al personal médico por lo que hay que adoptar un enfoque diferencial en el cuidado habitual de los enfermos, a fin de “evitar la mayor pérdida de vidas posibles en un escenario donde es necesario maximización de beneficios y la reducción de daños”. 

Una de las primeras recomendaciones del Gobierno a todas las instituciones médicas es prever “reglas claras para permitir el triage organizado por niveles de cuidado, según sus posibilidades de atención y las habilidades de los profesionales para responder a la evolución de la enfermedad que amenaza la vida”. Eso significa que cada centro médico que brinda atención a enfermos de covid-19 debe considerar un eventual escenario en que sus recursos sean insuficientes y estipular cómo se procederá en tales circunstancias.  

En general las pautas se enmarcan en los principios de no hacer daño, beneficiar, actuar con justicia sobre el paciente en el contexto de la emergencia y mantener la integridad profesional. El gobierno señala que desatender esos postulados ocasionaría más fallecimientos e incrementaría el estrés moral de los médicos. Si bien cada centro de salud debe expedir sus protocolos de triage, estos siempre deben responder a cuatro circunstancias: (i) Nivel de cuidado requerido, (ii) Inicio de soporte vital, (iii) Retiro del soporte vital, (iv) Inicio de medidas paliativas en caso de no iniciar o retirar el soporte vital.

Según las cuentas de José Luis Accini, presidente de la Asociación Médica de Cuidados Intensivos, hay entre 1.200 y 1.500 intensivistas, y cada uno puede ver a diez pacientes covid simultáneamente. Foto Esteban Vega. SEMANA

Otra de las consideraciones que destaca el ministerio de Salud es que los médicos, durante toda la atención, deben informar al enfermo y a su familia “sobre la posibilidad de que se presenten limitaciones de acceso a los soportes necesarios, incluido el personal de salud”. Esto quiere decir que debe haber conciencia informada de que en el contexto actual los recursos pueden verse trágicamente limitados, sin que esto implique abandono en el cuidado del doliente. 

Al respecto el documento puntualiza dos lineamientos estremecedores:

«En el caso de requerirse el actuar en un escenario de escasez, y deber de racionar los recursos –físicos, de personal y tecnológicos–, se recomienda se promueva la redistribución de los recursos de forma justa prestando atención a que sean ubicados sobre las personas que más se van a beneficiar. Esto incluye medios de protección y desinfección para las personas que garantizan la atención«.

«Hacer una prioridad el tratar a quienes se benefician de ser tratados, y garantizar alivio y apoyo a quienes no podrán recibir tratamiento específico. Los pacientes con cuadros severos que no se beneficien del cuidado avanzado, así como aquellos que se encuentran con requerimientos de soportes avanzados sin posibilidad de recuperación, a pesar de haber llegado primero a la atención, pueden ser sujetos de una adecuación de los esfuerzos terapéuticos con el propósito de permitir el cuidado de otros».

En Colombia se contabilizan, a corte del domingo (26 de julio), más de 248.900 personas contagiadas de coronavirus. El presidente Iván Duque en el espacio de seguimiento a la pandemia aseguró este domingo: "Hemos logrado expandir las UCI, empezamos con cerca de 5.400 y hemos ampliado en más del 40 por ciento esa capacidad. Esta semana recibiremos un contingene importante de ventiladores mecánicos. Cerraremos julio con cerca de 3.000 ventiladores artificiales en el país y en agosto tendremos la llegada de otro contingente. Nuestra meta es poder tener habilitadas unas 10.000 UCI en el territorio nacional". 

Pero al mismo tiempo el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, avisorando tiempos difíciles, señaló la necesidad de empezar a tramitar apoyo de personal médico foráneo para enfrentar el pico de la pandemia. "No hemos entendido bien el mensaje del coronavirus. Más allá de las fronteras, razas e ideologías, nos recordó que como humanos nos necesitamos todos. A USA y UK le pedimos vacunas, a Emiratos pruebas, a Cuba, España personal. La vida debe de estar por encima de la política", señaló.

La situación más crítica del país se dará, probablemente, en Bogotá dado el tamaño y la densidad poblacional de la ciudad. El 33,8 por ciento de los casos reportados en en el país se encuentran en la capital, es decir 84.213 casos confirmados. Del total de unidades de cuidado intensivo destinadas para covid-19 en Bogotá, el 93,2 por ciento ya están ocupadas. Es decir, de 1.445 camas, 1.346 ya están copadas. 

La alcaldesa, Claudia López, explicó que ciudad superó exitosamente las primeras semanas de pico de la pandemia y auguró que las semanas críticas que se vienen no harán colapsar el sistema de salud. “Siempre ha habido UCI disponibles. No hemos tenido colapso ni lo tendremos. Todo paciente que requiera cuidados intensivos lo encontrará”, dijo. No obstante la mandataria tomó nuevas medidas este domingo al ordenar que personas con hipertensión, obesidad o diabetes, y las que vivan con casos positivos de covid-19, deben guardar cuarentena. "No tenemos casos positivos, sino familias positivas", señaló para explicar el sentido de la nueva medida.  

El optimismo y la prudencia del presidente Duque y de la alcaldesa de Bogotá siempre va de la mano de un llamado a la comunidad para que se tome con toda seriedad las cuarentenas localizadas que se están implementando, las medidas de autocuidado y el aislamiento físico, a fin de contener el contagio de la covid-19. Efectivamente, de eso dependerá que el temido triage no sea la nueva y escalofriante realidad. 

Puede ver también: