Tendencias

Home

Nación

Artículo

Alejandro LYONS MUSKUSExgobernador de Córdoba
El Cartel de la hemofilia empezó de la mano de Alejandro Lyons Muskus, quien fue gobernador de Córdoba de 2012 a 2015. - Foto: Colprensa

con licencia para delinquir

Corrupción en Córdoba: los lazos del Cartel de la hemofilia con Alejandro Lyons y Edwin Besaile, exgobernadores del departamento

El Cartel de la hemofilia fue un entramado criminal que se encargó de hacer pasar pacientes con dicha enfermedad, incluso inventarlos, para luego cobrar esos servicios. Dos de los cómplices de esta corrupción fueron dos gobernadores del departamento de Córdoba: Alejandro Lyons Muskus y Edwin Besaile Fayad.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, la enfermedad de hemofilia es definida como: “El trastorno hemorrágico hereditario en el cual la sangre no se coagula de manera adecuada. Esto puede causar hemorragias tanto espontáneas como después de una operación o de tener una lesión”.

En Colombia esta enfermedad se presenta en 1 de cada 5.000 habitantes de acuerdo con datos de la farmacéutica Roche Colombia. Esta es considerada una enfermedad poco común, pero un problema de salud que debe ser atendido por el Estado y los Institutos Prestadores de Salud (IPS) de igual manera. Sin embargo, este tema de salud pública se transformó en un entramado de corrupción, sobornos, estafas, entre otros, de la mano de dos gobernadores de Córdoba: Alejandro Lyons Muskus, gobernador de 2012 a 2015, y Edwin Besaile Fayad, de 2016 a 2019.

Foto de referencia cartel de hemofilia
El Cartel de hemofilia busco usar como excusa esta enfermad que genera que la sangre no se coagula de manera adecuada, a través de un complejo entramado, desfalcar la salud en el departamento de Córdoba. - Foto: Getty Images/iStockphoto

El llamado “Cartel de hemofilia” operó de 2013 a 2017 y buscó aprovechar el tratamiento de esta rara enfermedad para enriquecer personal a diversos funcionarios. El modus operandi de este desfalco consistía en que las IPS en Córdoba hacían pasar a sus pacientes como hemofílicos e incluso crear pacientes “fantasma” con esta condición. Lo anterior era posible gracias a la falsificación de firmas, historias clínicas y pruebas de laboratorio. Dos de las IPS involucradas eran la IPS San José de la Sabana y la IPS Unidos por su Bienestar, encargadas de la supuesta atención de 196 enfermos de hemofilia entre 2013 y 2015.

El objetivo final era cobrar a la misma gobernación de Córdoba por tratamientos y medicamentos que, por la naturaleza rara de la hemofilia, no cubría el Plan Obligatorio de Salud (POS) del MinSalud, pero si en la llamada Cuenta de Alto Costo (CAC) encargada de este tipo de enfermedades más costosas.

Este entramado de corrupción empezó de la mano de Alejandro Lyons Muskus, quien fue gobernador de Córdoba de 2012 a 2015. El actuar del exgobernador fue posible gracias al apoyo de dos cómplices: Alfredo Aruachán Narváez y Sami Spath Storino. El primero fue secretario de salud de Córdoba de 2012 a 2015 y facilitador de los contratos corruptos con las IPS. De acuerdo con la Fiscalía, su accionar fue clave para la pérdida de 7.381 millones de pesos del departamento de Córdoba, a través de la firma de resoluciones para la supuesta atención de 61 pacientes de hemofilia. Aruachán Narváez no ha sido condenado por estos supuestos hechos. Sin embargo, en agosto del 2021 fue acusado por la Fiscalía por los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación, prevaricato por acción y falsedad ideológica en documento público.

El segundo, Sami Spath Storino, era empresario y encargado de que las IPS obtuvieron el dinero de la gobernación de Córdoba. Spath tenía como papel el llevar dineros de las coimas a diversos funcionarios, entre ellos al mismo Alejandro Lyons Muskus; razón por la cual Spath se ganó el apodo de “el hombre de la tula”. El Juzgado Primero Penal del Circuito de Montería lo condenó a 27 meses de cárcel en 2018, por los delitos de concierto para delinquir en concurso heterogéneo con cohecho impropio, en calidad de interviniente, homogéneo y sucesivo.

Casi 10 años después de este escándalo de corrupción conocido como el cartel de la hemofilia, la Fiscalía incautó bienes de una IPS.
Casi 10 años después de este escándalo de corrupción conocido como el Cartel de la hemofilia, la Fiscalía incautó bienes de una IPS. - Foto: Fiscalía

Otro de los cerebros del Cartel de la hemofilia fue Adalberto Carrascal, condenado en 2021 a 8 años y 8 meses de prisión por un Juzgado Tercero Penal del Circuito de Montería. El médico fue contratado en 2013 en el área del Centro de Autorización Médicas-CAM de la Secretaría de Salud de Córdoba. Su labor era firmar autorizaciones que no estaban dentro del POS, con el fin de beneficiar a las IPS. Carrascal y otras personas serían los presuntos responsables por apropiarse de más de 3 mil millones de pesos que eran destinados para la población de bajos recursos del departamento. El médico es procesado por su presunta responsabilidad en delitos de peculado por apropiación y falsedad en documento público.

En 2017 fue descubierto todo el entramado del Cartel de la hemofilia, de la mano del delator Eduardo Pinilla. Lyons Muskus huyó a Miami, Estados Unidos, para evitar a la justicia colombiana. Sin embargo, fue capturado por las autoridades norteamericanas y se convirtió en testigo del llamado “Cartel de la toga”, otro entramado de corrupción que incluye a magistrados y gobernadores. En 2021 la Contraloría General sancionó a Lyons Muskus como responsable fiscalmente por 71.674 millones de pesos por todo lo sucedido en el Cartel de la hemofilia. Aún sigue en trámite su proceso de extradición a Colombia.

Las acciones de Lyons Muskus fueron continuadas por su sucesor en la gobernación de Córdoba: Edwin Besaile Fayad, gobernador de Córdoba para el periodo 2016-2019. No ha sido condenado por la Corte Suprema de Justicia. Por el Cartel de la hemofilia fue acusado por la Fiscalía en 2018 y 2021 ante la Corte Suprema de Justicia.

Besaile Fayad autorizó pagos por 1.525 millones de pesos a supuestos pacientes de hemofilia. Dichos pagos autorizados por Besaile Fayad se hicieron a personas cuyas “historias clínicas y otros documentos que sirvieron de soporte eran falsos”, indicó la Fiscalía. Según la acusación, Besaile Fayad acordó con su antecesor, Alejandro Lyons Muskus, “apoderarse de recursos públicos y repartirse comisiones” de los recobros de servicios de salud. “Hay indicios de que, para materializar y sellar este pacto ilícito, Besaile Fayad, presuntamente, recibió cerca de 2.100 millones de pesos”, de acuerdo con la Fiscalía.

Edwin Besaile FayadExgobernador de Córdoba
Edwin Besaile Fayad, exgobernador de Córdoba, no acepto los cargos por su supuesta participación en el Cartel de la hemofilia. - Foto: daniel reina romero-semana

El presidente Iván Duque destituyó a Edwin Besaile Fayad en marzo de 2019. El periodo del gobernador terminaba en diciembre de 2019.

La decisión presidencial se tomó cuando quedó en firme la destitución ordenada por la Procuraduría General de la Nación, que además sancionó a Besaile Fayad con inhabilidad por 12 años para ejercer cargos públicos. Esta sanción se aplicó porque el gobernador participó en decisiones oficiales sobre el mejoramiento de la carretera entre Ciénaga de Oro y Sahagún, pese a estar impedido por ser dueño de nueve predios en el trayecto de la vía. “Dicha obra pública impactaría personal y económicamente los predios de su propiedad”, según la Procuraduría.

Edwin Besaile Fayad, gobernador de Córdoba 2015- 2019 y acusado por el Cartel de la hemofilia, fue destituido por no declararse impedido en la aprobación de obras en una carretera en la cual él es dueño de nueve predios. En junio del 2022 la Fiscalía imputó a Besaile Fayad, por la presunta destinación de dineros del denominado ‘Cartel de la Hemofilia’ para financiar su campaña política. Los elementos de prueba dan cuenta de que habría recibido 2.100 millones de pesos. El exgobernador no aceptó los cargos en una audiencia de julio del 2022.

Noticias relacionadas