Tendencias
Indígenas y afros se han enfrentado en varias ocasiones por las invasiones a los terrenos sembrados con caña de azúcar.
Indígenas y afros se han enfrentado en varias ocasiones por las invasiones a los terrenos sembrados con caña de azúcar. - Foto: Semana

nación

Crisis en el Cauca se agudiza: comunidades afro realizan bloqueos para impedir el paso de indígenas invasores

Con esta obstrucción, la comunidad busca llamar la atención del presidente de la República.

La comunidad del municipio de Guachené y la vereda Llano de Tabla (Cauca), decidió bloquear varias vías de ese sector para llamar la atención del gobierno de Gustavo Petro. Esto después de lo acontecido el pasado sábado, día en el que se presentaron enfrentamientos entre indígenas y afros, guerra que dejó cinco heridos de gravedad; por lo tanto, esperan la atención del Estado en esa zona.

“No solo por lo del sábado, sino que este problema viene desde muchos días atrás. Al ver la negligencia del gobierno de no poner la voluntad de dar soluciones concretas a esta problemática, entonces esta comunidad tomó la decisión de realizar unos bloqueos para llamar la atención del gobierno, si es que así por lo menos presta atención”, dijo un líder de la comunidad, quien por seguridad decidió omitir su nombres.

Cabe recordar que los fuertes enfrentamientos entre afros e indígenas se han presentado en los últimos meses con más fuerza por la disputa de tierras. En el más reciente ataque perpetrado entre en el municipio de Corinto y Guachené (Cauca); resultaron heridos Darwin Dagua Conda, Emerson Ocoró Camayo, Kenner Pavi Latin, Víctor Alfonso Menza Yatacue, Ricardo Alberto Tunubalá.

Los heridos están siendo atendidos en la Clínica Valle del Lili y la Clínica de Los Remedios de Cali. Inicialmente, habían sido trasladados atendidos por personal médico del Hospital Harold Eder del municipio de Corinto, Cauca.

Cuando el personal de salud de la ESE Norte 2 se estaba trasladando por los heridos, reportaron dificultades de seguridad en la vía al Guabal por pandillas que no permiten el paso de las ambulancias o los intentan atracar.

A pesar del ultimátum del Gobierno Nacional, las comunidades indígenas han vuelto a invadir terrenos sembrados con caña de azúcar en el norte del Cauca. Hace unos días, Gustavo Petro dijo que no permitiría nuevas ocupaciones ilegales y que las autoridades tenían 48 horas para desalojar los predios.

Desde que inició esta problemática hace más de un mes, los indígenas han invadido más de diez predios, alegando tener un derecho ancestral sobre la tierra. Estas ocupaciones han generado conflictos con las comunidades afro que trabajan estas tierras, quienes se han resistido y enfrentado al asedio de los indígenas, asegurando que debe primar el derecho al trabajo.

En el sitio, la lucha por la toma de tierras ha dejado incalculables afectaciones e incluso fue retenida por la comunidad indígena la personera municipal, Ximena Bastidas, quien en una corta conversación con el equipo periodístico de SEMANA reveló que sus captores le habían arrebatado su moto para retenerla.

El sábado 24 de septiembre, SEMANA volvió a contactarse con la personera, quien logró en medio de la tensión del momento relatar lo ocurrido: “Sigo asustada. Nunca había visto a indígenas disparando de esa manera. Se me llevaron la moto, a pesar de mostrarles el chaleco de Defensoría. Nos tocó meternos en una parte baja de la casa. Hay heridos. Ellos se tomaron la vereda. En el momento, siguen disparando. Estamos llamando a las autoridades para recuperar la moto. Acaba de entrar el Esmad. La comunidad gritaba que ellos no tenían nada que ver con el predio. Se sentían las balas. Esto es terrible lo que se está viviendo”.

Pese a las diferencias entre las personas que están generando el conflicto por adueñarse de los territorios, las autoridades departamentales buscan una conclusión: lograr acuerdos y soluciones que permitan una mayor equidad en la tenencia de la tierra en el Cauca.

¿Pero qué ocurre? De un lado están quienes dicen sentirse envalentonados por el discurso del entonces candidato Petro, quien manifestó en diferentes plazas su deseo de redistribuir la tierra para darles a los menos favorecidos. Ellos se han lanzado ferozmente sobre predios privados. Del otro lado, están aquellos que aseguran estar dispuestos a morir en la defensa de sus propiedades.