política

De señorita Meta a presidenta de la Cámara, la historia de Jennifer Arias

La congresista del Centro Democrático logró imponerse en este importante cargo. Es de las entrañas del uribismo y cercana al presidente Duque y al expresidente Álvaro Uribe.


Cuando Jennifer Kristin Arias Falla fue elegida como congresista en 2018 con 31.125 votos, no estaba en sus planes llegar a ser la primera presidenta de la Cámara de Representantes del Meta, como acaba de suceder. Poco a poco fue perfilándose para llegar allí, gracias a los acuerdos entre las bancadas que se establecen desde un inicio de las legislaturas.

El turno para este último año es para el Centro Democrático, pero inicialmente habían sonado otros nombres. Primero se pensó en Edward Rodríguez, quien también está en la baraja de precandidatos presidenciales para representar al partido en las próximas elecciones. En una reunión reciente de la bancada en Cámara, se acordó que sería Arias por encima de los demás aspirantes.

A sus 34 años, esta política metense ya ha construido un importante caudal político. Es cercana al expresidente Álvaro Uribe y es una de las que en la bancada ha mantenido buenas relaciones con la Casa de Nariño. Se le ve comúnmente acompañando al presidente Iván Duque en algunos eventos y su papel fue fundamental para la campaña de 2018, no solo en su departamento, sino en Vaupés y Guaviare, dos municipios en los que fue la coordinadora de la campaña Duque presidente. También ha servido en otras candidaturas del partido como la de Óscar Iván Zuluaga en 2014.

En 2015 intentó llegar a la Alcaldía de Villavicencio, pero los 25.496 votos que tuvo no le alcanzaron. A pesar de que Arias ha estado cerca de la política desde pequeña, también ha tenido otras aspiraciones, como en 2007, cuando fue escogida señorita Meta para el Reinado Nacional. Es amante de la aviación y dice que sueña con ser piloto de helicóptero, como ella misma confesó, un deseo que tiene desde los 15 años. Se presentó a la Fuerza Aérea, pero no fue aceptada, y aún así mantiene que es una pasión que busca consolidar.

Nació en Nueva York, Estados Unidos, pero de inmediato se vino a Colombia. Se graduó de ingeniera industrial en la Universidad de los Andes y tiene una maestría en Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Externado. En 2017 fue designada por el entonces alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, como gerente social de la empresa Aguas de Bogotá.

En Meta es conocida por el respaldo político con el que cuenta, y es respetada por otros sectores. El representante del Partido Liberal Alejandro Vega, también oriundo de esa región, se lo reconoció. “Para nosotros como región es importante, creo que está preparada. Como política no hemos sido aliados, pero hoy por la coyuntura tenemos que anteponer la región para pensar en conjunto”, afirmó Vega, quien también aseguró que la acompañará desde la diferencia ideológica.

Hace parte de la Comisión Séptima en donde ha presentado varias reformas relacionadas con el sector de la salud, que se discuten allí. Además, ha apoyado al Gobierno en todos sus proyectos. Celebró la aprobación de la cadena perpetua.

Su cercanía al Gobierno será fundamental para tramitar reformas de gran relevancia para el presidente Duque como la tributaria, el proyecto de reforma a la Policía y la ley antivandalismo, entre otras que llegarán a la plenaria de la Cámara. También es conocida su cercanía con el ministro del Interior, Daniel Palacios, quien deberá sortear con éxito estas iniciativas para que salgan adelante.

Desde la oposición se mantienen algunas críticas porque ven en ella el riesgo de que no se les den todas las garantías en los debates. Arias ya tuvo su primer prueba como presidenta el 11 de diciembre de 2020, cuando tuvo que cumplir ese papel por unos minutos al final de una sesión plenaria. A algunos de la oposición no les gustó del todo su desempeño.

“La desconfianza de la oposición radica en que aparenta ser una mujer arbitraria. La prueba de ello fue el debate de regalías el año pasado, donde atropelló a la oposición y negó el derecho de la Ley Quinta, frente a los derechos de moción de orden y de réplica que tiene cualquier congresista”, cuestiona Mauricio Toro de la Alianza Verde.

Otro momento por el que es recordada Arias, que en parte es criticado por la oposición, pero respetado por su bancada y seguidores, fue cuando con voz entrecortada se opuso férreamente a que Jesús Santrich estuviera en la Comisión Séptima de la que hacen parte. “Las personas de las Farc pueden ser testigos de que los he respetado cuando ha sido necesario (...), pero no soy capaz de estar sentada acá con una persona que asesinó a un miembro de mi familia”, dijo Arias.

Arias tendrá el enorme reto de continuar las labores que dejaron los previos presidentes de la Cámara. Tanto a Carlos Cuenca (Cambio Radical) como a Germán Blanco (Partido Conservador), todos los sectores les reconocieron garantías y un trabajo incansable. Un enorme reto será el retorno a la presencialidad en medio de la vacunación de los congresistas y el fin de la virtualidad.

Las investigaciones que se han mencionado de hace años en contra de familiares le han servido a la oposición para cuestionarla, sin embargo, otros reclaman que no hay delitos de sangre.

La nueva presidenta cuenta con importantes apoyos, especialmente los de su partido. “Agradezco a mi bancada Centro Democrático, al presidente Iván Duque, a mi mentor Álvaro Uribe y especialmente a mis compañeros Edward Rodríguez, Enrique Cabrales, Juan Manuel Daza, Ricardo Ferro y Gustavo Londoño por el apoyo a las mujeres. Es un honor ser la primera metense presidente de la Cámara”, comentó Arias cuando fue designada.