nación

Dos investigadores del CTI fueron secuestrados en Antioquia

La Fiscalía denunció que dos de sus funcionarios fueron secuestrados por varios hombres en el municipio de Mutatá.


Fueron varias horas las que estuvieron secuestrados dos funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) en el corregimiento de Caucheras, municipio de Mutatá, departamento de Antioquia.

Los agentes que cumplían con labores de verificación se encontraban sin armas cuando fueron retenidos por varios hombres que los encerraron para interrogarlos y amenazarlos durante más de ocho horas.

Según las autoridades, su liberación se dio en las últimas horas, gracias a la presión de la Fuerza Pública.

“La Fiscalía General de la Nación se permite informar que el día jueves (30 de junio), en el corregimiento Caucheras del municipio de Mutatá (Antioquia), hombres armados retuvieron por varias horas a dos servidores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), Seccional Antioquia”, señaló la Fiscalía.

El propio fiscal Francisco Barbosa llegó hasta el departamento de Antioquia, se entrevistó con los investigadores y les manifestó “su total respaldo, apoyo y gratitud”.

La Fiscalía, por su parte, explicó que los funcionarios estaban en labores propias de su trabajo, en particular una investigación por hechos de corrupción en esa zona del país.

“Los dos funcionarios estaban realizando labores de medición y condiciones físicas de dos predios ubicados en la zona. Estas acciones están relacionadas con una investigación que adelanta un fiscal de la Unidad de Delitos contra la Administración Pública por un posible peculado por apropiación”, advirtió la Fiscalía.

La Fiscalía abrió una investigación formal para establecer las circunstancias de modo, tiempo y lugar del secuestro. El objetivo es conocer en detalle los hechos y dar con los responsables. En ese propósito se tomarán declaraciones de los agentes del CTI secuestrados, además de personas que podrían tener información.

“Los servidores, quienes por su trabajo no portan armas de fuego, fueron interrogados y mantenidos en cautiverio por los desconocidos. A la medianoche los dos servidores de la Fiscalía fueron dejados en libertad ante la presión de la Fuerza Pública”, señaló la Fiscalía luego de confirmar el secuestro.

Para los investigadores que ahora se encargarán del proceso y por el secuestro de sus compañeros, es importante definir si el acto criminal está relacionado justamente con las verificaciones y caso que estaban adelantando: los hechos de corrupción en el departamento de Antioquia.

“La Fiscalía General de la Nación investiga si los responsables del secuestro son parte de una estructura del Clan del Golfo que delinque en ese sector de la región de Urabá”, aseguró el ente acusador luego de advertir que se abrió una investigación formal.

Para fortuna de los agentes del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI), el secuestro terminó cuando miembros de la Fuerza Pública adelantaban operativos en la zona y los delincuentes no tuvieron otro camino que liberar a los funcionarios para evitar ser capturados en situación de flagrancia.

Los funcionarios, luego de su liberación, fueron trasladados a la capital de Antioquia para adelantar exámenes médicos y completar los actos urgentes que incluyeron una primera declaración de cómo ocurrieron los hechos y lo que podrían recordar de los secuestradores.