nación

Secuestro: a pesar de fallo de la Corte que los invalidó, insisten a la JEP que revise los correos de Raúl Reyes

Algunas víctimas presentaron a la JEP una nueva solicitud para que se revise el contenido de esa información. SEMANA da detalles sobre la petición.


Esta semana, se llevaron a cabo tres audiencias de reconocimiento del secuestro ante la Jurisdicción Especial para la Paz. Allí, se escuchó el inconformismo de las víctimas, el perdón otorgado y el silencio que dejó este flagelo.

Uno de los rostros más conocidos del expediente y la investigación es el de Sigifredo López, único sobreviviente del secuestro y la masacre de los diputados del Valle que fueron llevados desde el corazón de Cali, hasta la selva.

López, junto a otras víctimas, al igual que la Fundación Defensa de Inocentes, han insistido, desde hace un tiempo, en que la JEP debe revisar los correos del computador de Raúl Reyes, esto pese a que en un fallo de la Corte Suprema se anuló la validez de los mismos. Según el abogado Juan Camilo Sanclemente, la JEP estudia las pruebas, especialmente cuando son aportadas por las víctimas directamente como en este caso.

En marzo de 2021, SEMANA reveló, en primicia, la solicitud que hicieron a la JEP algunas víctimas. La petición en ese momento fue negada.

Conocido como el canciller de las Farc, Raúl Reyes era el segundo hombre en importancia para el secretariado, abatido durante la Operación Fénix en Ecuador, en 2008. El contenido de los computadores, más allá de la polémica, es contundente.

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia señaló que los correos entre Raúl Reyes y la guerrilla eran ilegales, porque no se observan como correos, sino como mensajes de procesadores de texto, a los que no se les respetó la cadena de custodia y no pueden ser usados como prueba en procesos judiciales.

La historia muestra que, por ejemplo, fueron aportados como prueba de la Fiscalía en 2012 en el caso en el que fue investigado el exdiputado Sigifredo López, tras ser señalado como cómplice de su secuestro y el de sus once compañeros de cautiverio.

Los correos

Por ejemplo, uno de los correos, de julio de 2007, firmado por una persona denominada como J.E y dirigido a los “camaradas del secretariado”, retrata las condiciones en las que fueron ultimados los diputados.

“Ahora se requiere la entrega de los despojos mortales de los diputados para conocer qué nuevos elementos surgen para elaborar un comunicado desenmascarando las maniobras realizadas por el Gobierno (de Uribe) para rescatar los prisioneros por la vía militar y al mismo tiempo negarse al intercambio humanitario con cualquier pretexto”, se lee en uno de tantos mensajes escritos.

Y es que la frase “señoras y señores, nos los llevamos del centro de Cali” sigue golpeando el recuerdo de las familias de los once diputados secuestrados y asesinados en abril de 2002.

Otro correo, del 6 de julio de 2007, está dirigido al “Apreciado e Ilustre Camarada Iván” (Iván Márquez) y firmado con la frase: “Paro aquí. Un abrazo, Raúl”. Se lee que “lo preponderante de la movilización de ayer fue el intercambio humanitario, la paz y la entrega de los cadáveres de los once diputados”.

Los correos tienen suficiente información, no solo del caso en mención, sino también de otros expedientes.