Home

Nación

Artículo

Entre enero y octubre del 2021 se han reportado 17.919 casos de presunto abuso sexual en Colombia, de los cuales 14.690 corresponden a menores de 18 años.
La conducta ilícita habría ocurrido en varias oportunidades en momentos en que las niñas se quedaban a solas con el presunto agresor. - Foto: Getty Images

valle del cauca

Envían a la cárcel a un hombre acusado de abusar sexualmente en varias oportunidades de sus hijastras de 8 y 13 años en Buga

La detención del procesado fue materializada por servidores del CTI.

En Guadalajara de Buga (Valle del Cauca) hay consternación y repudio por la conducta ilícita de un hombre de 44 años, quien abusaba sexualmente de sus hijastras de 8 y 13 años de edad.

El presunto agresor fue enviado a la cárcel por decisión de un juez. “De acuerdo con la investigación, los hechos ocurrieron entre los años 2021 y 2022 en zona rural de Buga, donde el hoy imputado convivía con las víctimas”, indicó la Fiscalía General de la Nación.

Las laboras de policía judicial le permitieron a la Fiscalía establecer que dicha conducta ilícita habría ocurrido en varias oportunidades en momentos en que las niñas se quedaban a solas con el hombre, quien era su padrastro.

Por los hechos mencionados, un fiscal del Centro de Atención a Víctimas de Abuso Sexual (Caivas) solicitó la orden de captura respectiva. La detención del procesado fue materializada por servidores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), de la Seccional Valle del Cauca, con apoyo de la Policía Nacional.

La Fiscalía imputó al capturado los delitos de actos sexuales con menor de 14 años y acceso carnal abusivo con menor de 14 años. “Por determinación del juez, el presunto responsable deberá cumplir la medida de aseguramiento en centro carcelario”, indicó el órgano de control.

Un hecho similar se presentó en el municipio de Pradera, Valle del Cauca, donde una niña de apenas siete años de edad era abusada sexualmente por un adulto mayor. Lo aberrante del caso es que el presunto violador decía ser su abuelo.

Durante varias semanas, este hombre accedió sexualmente a la menor y grabó los vejámenes a los que la sometía contra su voluntad. El sujeto, que está casado con la abuela de la víctima, pero no tenía vínculo de sangre con la pequeña, aprovechó las vacaciones escolares de mitad de año para lograr su cometido.

Al tener la plena confianza de la familia por su relación con la abuela de la niña, este sujeto era dejado a cargo de ella en una vivienda del barrio La Bodega del municipio mencionado. De esta manera, en cuanto quedaban solos, abusaba sexualmente de la menor, a la que decía querer como una nieta.

Las violaciones ocurrieron en varias ocasiones bajo fuertes amenazas que cometieron el receso escolar en un infierno para la niña. Todo indica que este sujeto le decía a la menor que si llegaba a revelar los vejámenes atentaría contra la vida de sus seres queridos. La menor, maniatada, accedía a sus pretensiones por temor a que cumpliera su promesa.

Los abusos pararon cuando, finalmente, la madre y una tía se dieron cuenta de las atrocidades a las que estaba siendo sometida la niña, quien decidió contar pese a las amenazas. Estas mujeres instauraron la denuncia ante la Fiscalía General de la Nación que permitió la posterior captura del hombre. Servidores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) y el Ejército lo detuvieron en Pradera.

Al supuesto abuelo le imputaron los delitos de acceso carnal con menor de 14 años agravado, y actos sexuales con menor de 14 años agravado en concurso con pornografía con personas menores de 18 años. Estos cargos no fueron aceptados por el presunto violador.

No obstante, un juez del municipio de Palmira, Valle del Cauca, acogió la solicitud del fiscal del caso y decidió cobijarlo con medida de aseguramiento en establecimiento carcelario para que surta su proceso con la justicia privado de la libertad.

En lo que va corrido del año, más de 24.000 menores de edad han sido víctimas de violencia sexual, mientras que 434 han sido asesinadas. Los allegados son, en gran proporción, los responsables de los abusos, pues aprovechan los momentos que quedan solos junto a los niños para violarlos.

“Se ha identificado que los principales agresores de menores son personas cercanas a su entorno familiar”, asegura el coronel John Alzate, director de Protección y Servicios Especiales de la Policía.