nación

“Es intromisión arbitraria”: Cancillería de Colombia responde al llamado de Argentina para cesar la “violencia institucional”

“El Gobierno Nacional ha convocado y adelanta diálogos con todos los sectores del país. La institucionalidad democrática colombiana protege los derechos constitucionales de los colombianos”, señaló la entidad.


Varias organizaciones y entidades mundiales han expresado apoyo a Colombia por las protestas desatadas en los últimos días, además de la preocupación por denuncias de abusos por parte de la fuerza pública y violación de los derechos humanos de los manifestantes, algo que las autoridades colombianas han rechazado de manera categórica.

Sin embargo, la Unión Europea y otras entidades como la ONU han manifestado su preocupación por las protestas y la situación de orden público en el país, pero fue una postura la que incomodó al Gobierno nacional, la del presidente de Argentina, Alberto Fernández.

En su cuenta de Twitter, el mandatario argentino señaló: “Con preocupación observo la represión desatada ante las protestas sociales ocurridas en Colombia. Ruego porque el pueblo colombiano retome la paz social e insto a su gobierno a que, en resguardo de los derechos humanos, cese la singular violencia institucional que se ha ejercido”.

Por su parte, la Cancillería de Colombia respondió esta afirmación y rechazó enfáticamente la “intromisión arbitraria” por parte del presidente Fernández. “Cancillería, en nombre del Gobierno de Colombia, rechaza firmemente las declaraciones del presidente Alberto Fernández, que desconocen que miles de colombianos han tenido, conforme a nuestro Estado de derecho, todas las garantías para ejercer la protesta pacífica a lo largo y ancho del país”, declaró la entidad diplomática en un trino.

Asimismo, señaló que “el Gobierno nacional ha convocado y adelanta diálogos con todos los sectores del país. La institucionalidad democrática colombiana protege los derechos constitucionales de los colombianos”.

En un fuerte mensaje concluyó que la Cancillería “no será desprestigiada por este tipo de pronunciamientos que, además de ser una intromisión arbitraria, buscan alimentar la polarización que no contribuye a la convivencia y al consenso”.

Mensaje de la ONU sobre las protestas en Colombia

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidió a Colombia respetar los derechos humanos, así como que se garantice el derecho a la protesta pacífica en el marco del paro nacional que se realiza desde el pasado 28 de abril.

Con relación a las marchas en la última semana en varias ciudades del país, en donde se han reportado muertes, violencia y el uso desproporcionado de la fuerza, el Sistema de Naciones Unidas en Colombia hizo un llamado a que se garantice el derecho a la libertad de reunión pacífica y a la protesta.

Además, insiste en que toda acción de la fuerza pública debe garantizar protección y el respeto por los derechos humanos.

El Acuerdo de Paz firmado en 2016 ofrece elementos para reglamentar estas garantías y fortalecer la participación ciudadana”, explicó la ONU.

Así mismo, la entidad resaltó la importancia de que las protestas se realicen de manera pacífica y condena cualquier tipo de acción violenta, incluida la violencia sexual, actos contra la infraestructura y todos aquellos que vulneren los derechos humanos.

En este sentido, se exhortó a acelerar los procesos investigativos, de judicialización y sanción contra aquellas personas que se vean involucradas en estos actos.

La Organización “llama a garantizar el libre acceso a insumos alimentarios básicos, la Misión Médica y misiones humanitarias para la población que requiere asistencia en medio de la pandemia. El Sistema de las Naciones Unidas continuará apoyando los esfuerzos en esta dirección”, puntualizó.

Por otra parte, la ONU en Colombia expresó su solidaridad con las familias y allegados de las personas que perdieron la vida y con las que resultaron heridas, e invita al país a continuar en el camino hacia la paz y la reconciliación.

Por último, la entidad resaltó la invitación del Gobierno nacional para la realización de diálogos con diferentes sectores y espera que estos se lleven a cabo “de manera inclusiva” y con vistas a obtener resultados concretos que puedan brindar una solución pacífica a la actual coyuntura.