Tendencias
Odebrecht
RÍO DE JANEIRO, BRASIL - 12 DE ABRIL: Se muestra un cartel de Odebrecht el 12 de abril de 2017 en Río de Janeiro, Brasil. - Foto: Getty Images

nación

“Escándalo de Odebrecht sí contó con apoyo de altos funcionarios del Estado”: Corte Suprema

En el fallo de 421 páginas que condenó al excongresista Antonio Guerra de la Espriella, se revelan además detalles de la participación de personas como Otto Bula y Bernardo ´El Ñoño´ Elías.

Esta semana, la Corte Suprema condenó al excongresista Antonio Guerra de la Espriella a más de ocho años de prisión por su participación en el escándalo de Odebrecht. La decisión, revelada en primicia por SEMANA, tuvo como ponente al magistrado Ariel Torres y presentó salvamento de voto (se apartó de la decisión) el magistrado Jorge Caldas.

El fallo confirma la participación de personas como Otto Bula quien afrontaba dos procesos, uno de esos dos por los sobornos que recibió de la constructora Odebrecht, por el que fue condenado a 66 meses de prisión.

Pero no es el único nombre que aparece en la extensa decisión. También aparece mencionado el empresario Federico Gaviria advirtiendo que, como miembro de una estructura criminal, cercano a los directivos de Odebrecht, dijo que Bula “transmitía y sí nos mostraba chats en los que él interactuaba de manera permanente con el senador Bernardo Elías, donde él le transmitía las gestiones que se iban realizando en las distintas entidades del gobierno (Santos)”.

Es decir, la Corte deja en evidencia que el escándalo de sobornos de la multinacional brasileña tuvo la participación de personas cercanas al gobierno del expresidente Juan Manuel Santos.

El alto tribunal explica que hubo actividades delictivas desplegadas por Odebrecht a través de sus lobistas y funcionarios públicos, entre ellos, Antonio del Cristo Guerra de la Espriella, en lugares como la Financiera de Desarrollo Nacional y bancos como Banco Agrario y Colpatria, “encaminadas a obtener el apalancamiento para la sociedad Afa Vías, interesada en adquirir la participación accionaria de la Constructora Norberto Odebrecht en la Concesionaria Navelena S.A.S”.

Bernardo Miguel Elías y Juan Manuel Santos - Foto: SEMANA
Bernardo Miguel Elías y Juan Manuel Santos - Foto: SEMANA - Foto: SEMANA

La Corte relata que en esa “empresa criminal”, Bernardo Elías, excongresista condenado, habría buscado ejercer influencias de manera indebida como senador para persuadir al ministro de Hacienda de la época para aprobar algunos temas como el contrato de estabilidad jurídica para una filial de Odebrecht, denominada Consol.

El fallo es concluyente en confirmar que: “Hubo una actividad de los miembros de una empresa criminal, entre ellos Antonio Guerra de la Espriella para llevar (...) a los gerentes de los bancos Davivienda y Colpatria a otorgar el financiamiento de una pequeña firma extranjera que no tenía la capacidad para adquirir las acciones de Odebrecht en Navelena, mucho menos para lograr el cierre financiero que habría permitido seguir adelante con el proyecto de navegabilidad por el principal río del país, sin importarles las consecuencias de sus acciones pues su único propósito era obtener un indebido lucro económico para sí mismos”.

ANTONIO GUERRA DE LA ESPRIELLA
ANTONIO GUERRA DE LA ESPRIELLA INSTALACION DEL CONGRESO PARA EL PERIODO DE LEGISLACION 2011 BOGOTA 20 JULIO 2011 FOTO DANIEL REINA ROMERO REVISTA SEMANA - Foto: Daniel Reina

La Corte Suprema encontró a Guerra responsable de haberse concertado con particulares y servidores públicos para que se repartieran contratos de obras públicas en condiciones favorables a Odebrecht a través de sobornos precisamente. El proyecto que en este caso, más importaba a Guerra era Ruta del Sol II.

La decisión de la Corte explica que Guerra, por ejemplo, ayudó a los intereses de la multinacional brasileña Odebrecht para la suscripción de una adición del contrato 01 de 2010, “pues si bien no se comprobó la ejecución de una labor concreta, fue evidente su interés en que Odebrecht lograra dicho cometido. No contento con ello, asumió la misión de obtener la financiación para una pequeña sociedad -AFA Vías- a quien Navelena podía cederle una parte de sus acciones, pues sin escatimar esfuerzo se reunió con importantes directivos de instituciones financieras de carácter público y privado ante quienes gestionó el otorgamiento de caudales empréstitos, para lo cual contó con el concurso de otros altos funcionarios del Estado”.

Y allí aparecen: Jaime Luis Lacouture, para esa fecha director de Ferrovías, y Ariel Aduén Ángel, presidente de Fonade, “a quien convención de ofrecer a Santiago Perdomo, a la sazón presidente del Banco Colpatria, llevar el portafolio de su representada a cambio de la concesión del crédito que necesitaba AFA vías”.