Tendencias
Íngrid Betancourt y Piedad Córdoba
Íngrid Betancourt y Piedad Córdoba - Foto: Archivo Semana

política

“Está desesperada y descontrolada”, la respuesta de Íngrid Betancourt a Piedad Córdoba

La candidata presidencial ratificó en la Corte Suprema de Justicia que la integrante del Pacto Histórico es la misma a la que las Farc identificaron como Teodora Bolívar.

Dicen que en política la mejor defensa es el ataque y es justamente lo que están diciendo de Piedad Córdoba, quien arremetió en contra de Íngrid Betancourt y la acusó de ser amiga de Carlos Castaño, quien fue el jefe máximo de las Autodefensas Unidas de Colombia.

En las declaraciones que Córdoba entregó a Caracol Radio, la excongresista aseguró que cuando ella fue secuestrada por los paramilitares, el propio Castaño le contó de su amistad con Betancourt, pero que en ese momento no le dio importancia. Además, dijo que, supuestamente, la ahora candidata presidencial había sido asesora política del exjefe paramilitar.

“Íngrid me produce dolor, mucho dolor. Ella es como la Selección Colombia, aparece cada 4 años y no clasifica. No salgo del asombro de lo que dicen de mí sobre los secuestrados. Ninguno de ellos me agradeció, ni siquiera me envió una tarjeta de Navidad después de todo lo que hice”, dijo Córdoba en la entrevista.

En diálogo con SEMANA, Íngrid Betancourt respondió a los señalamientos de Córdoba que justamente se hicieron mientras ella estaba en la Corte Suprema de Justicia en una diligencia dentro de un proceso por ‘farcpolítica’ que se adelanta contra la excongresista.

“¿Qué puede responder uno ante eso? Es muy absurdo eso que está diciendo. Piedad está desesperada y descontrolada. En todo caso, que ella trate de defenderse con mentiras me hace reconfirmar que ella efectivamente sí es Teodora Bolívar. Que era agente de las Farc y que sí utilizó el secuestro nuestro como trampolín político para ser presidenta de Colombia”, dijo la candidata presidencial.

Para Betancourt está claro que Córdoba está acudiendo a una estrategia para desvirtuar lo que ella ha dicho sobre manipulación en la entrega de secuestrados de las Farc. “Quien dice mentiras de esa forma, es capaz de decir cualquier cosa. Instrumentalizó nuestra vida por cálculos políticos”.

PIEDAD CÓRDOBA
Piedad Córdoba - Foto: León Darío Peláez

Sobre la supuesta asesoría a Carlos Castaño, Betancourt sonrió y por varios minutos pensó qué responder porque a su juicio la imaginación de Córdoba es tan limitada que acudió a un tema que está claro en el país. “La verdad es tan ridículo que no sé qué responder, es algo muy absurdo. Si eso fuera así, mi vida hubiera sido distinta. Además, eso se hubiera sabido de mil maneras hace mucho tiempo”.

Reconoció que todo este capítulo la atormenta porque le hace recordar los largos años que estuvo en poder de las Farc, pero sabe que debe colaborar con la justicia para relatar y detallar las acusaciones que ha hecho contra la ahora aspirante al Senado del Pacto Histórico.

“Fue una diligencia larga, pesada y difícil. Creo que todo lo que sé lo relaté para que la justicia tenga elementos de juicio y que pueda hacer un análisis correcto de toda esta situación. Uno quisiera dejar este tema en el baúl de los recuerdos, pero a la vez suelta uno la presión y se debe colaborar con la justicia”.

Así mismo, indicó que está de acuerdo con la postura de John Frank Pinchao, quien manifestó en Vicky en Semana que el caso de Córdoba no debería pasar a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). “Lo acompaño porque tiene toda la razón. Uno como víctima quiere que todo esto se sepa completamente y haya justicia. Esto no puede entrar a la JEP con valoraciones de tratamientos favorables”.

La candidata presidencial reiteró que la relación de Córdoba con las Farc fue un engaño para el país y no duda en que sencillamente usó a los secuestrados con fines electorales. En medio de este escándalo, Betancourt considera que la militante del Pacto Histórico debería declinar su aspiración al Senado.

“Pues es lo que uno esperaría en un país con unos códigos de decencia. Creo que el tipo de actitud de personas como Piedad que son ejemplos de ese régimen de corrupción, pues siempre será el mismo sonsonete de que es una persecución, fue a mi espalda, las personas que me acusan me están chantajeando y cosas así. Siempre tienen la misma técnica de defensa. No espero un acto de decencia por parte de ella ni del Pacto Histórico”.

Piedad Córdoba elaboró un extenso comunicado en el que niega haber cometido delitos y señaló que su labor fue netamente humanitaria.