política

Gustavo Petro llena las plazas públicas del país: esta es su estrategia política

Gracias a su estructura política y a lo cosechado en sus anteriores campañas, el líder de la Colombia Humana ha sido el único candidato que está llenando plazas públicas en el país. ¿Cuál es la estrategia?


Gustavo Petro se convirtió en el primer candidato presidencial en salir a las calles y concentrar a su electorado alrededor de las plazas de algunas de las principales ciudades. Incluso, en medio del cuarto pico de la pandemia por la variante ómicron, el líder de la Colombia Humana sigue demostrando que, contrario a sus demás adversarios, él es capaz de llenar parques a escasos dos meses de las consultas interpartidistas y a menos de cuatro de la primera vuelta presidencial.

La estrategia del candidato es demostrar con un termómetro real y sobre el terreno que él es favorito en las encuestas. El más reciente sondeo de opinión de Invamer lo ubicó con 34 por ciento de favoritismo. Por esto, y aprovechando su estructura política que empezó desde hace más de una década, está dedicado a hablar desde una tarima, en su mayoría en forma de P, en honor a su apellido.

La concentración de los seguidores petristas empezó en septiembre de 2021 en la plaza de la Paz, en Barranquilla, un evento que concentró a más de 15.000 espectadores. Nicolás Petro, su hijo, además de Armando Benedetti, escogieron a la capital del Atlántico porque la izquierda allí es fuerte. En 2018, el hoy candidato progresista obtuvo 242.473 votos frente a los casi 192.000 que alcanzó Iván Duque.

El evento, en el que el líder de la Colombia Humana también quería enviarle un mensaje claro de fuerza política a la familia Char –caciques políticos del Atlántico–, mostró a un Petro empoderado y motivó a las concentraciones en otras regiones. “A Char le va a ir muy mal, la única base que él tiene es Barranquilla, lo del Caribe es una fantasía que han creado los cachacos. Char está en una UCI”, aseguró Armando Benedetti, uno de los hombres que le habla al oído al candidato y clave en la estrategia de las giras por el país.

Desde ahí la estrategia cambió y se volvió más retadora. Petro empezó a colonizar los escenarios más hostiles frente a sus ideales y donde el uribismo resultó triunfante hace cuatro años.Por eso su interés de llegar a Antioquia, un departamento esquivo para él, pero atractivo para el uribismo.

La apuesta, según Benedetti, fue arriesgada. Eran las primeras salidas en escenarios del líder progresista y una pisada en falso pudo enviar un pésimo mensaje. Hasta ahora, según los balances del Pacto Histórico, son favorables para el candidato.

Pero ¿de dónde está saliendo tanta gente? “Ya no estamos solos, somos un pacto, somos cinco partidos: el Polo, la UP, el Mais, Colombia Humana y ADA, además de otros movimientos que no tienen personería y una parte de la Alianza Verde”, respondió a SEMANA Gustavo Bolívar, cabeza de la lista al Senado por el Pacto Histórico.

En 2022, el primer escenario que pisó Petro fue Bello, Antioquia, un municipio uribista, donde la izquierda poco marca en las encuestas. En el parque principal se concentraron más de 5.000 espectadores y el encuentro fue organizado por León Fredy Muñoz, congresista de la Alianza Verde, además de Álex Flórez, candidato al Senado del Pacto Histórico y cercano al alcalde de Medellín, Daniel Quintero.

“En Bello se juntó el Pacto Histórico y el ala progresista del Partido Verde y se logró esta inmensa manifestación en mi apoyo”, expresó Petro.

Al día siguiente, la concentración fue en La Estrella, un lugar donde el líder de izquierda aglutinó a más de 2.500 personas. Aunque detrás del masivo evento estuvieron varios petristas, disidentes del oficialismo del Partido Liberal hicieron parte de la organización, entre ellos, el senador Julián Bedoya –el congresista al que la Universidad de Medellín le quitó su título de abogado– y su fórmula actual al Senado, Juan Diego Echavarría. También un diputado y algunos concejales rojos.

Petro, en su discurso, no mencionó a Bedoya, pero aseguró que “el pueblo liberal del municipio de La Estrella en el Valle de Aburrá, Antioquia, está con el cambio de Colombia”. En ese municipio no es secreto el poder político que ejerce el actual senador.

La Estrella es un sitio estratégico para Petro porque nunca ha logrado triunfar en unas elecciones, la localidad es la puerta al sur de Antioquia, una región donde sus pobladores históricamente son de ideología de derecha. “Hasta hace dos meses a nadie se le hubiera ocurrido que Petro pudiera estar allí”, resumió Benedetti.

El Meta tampoco es escenario del petrismo. En las elecciones pasadas, Duque se impuso con 264.513 votos frente a 131.819 del hoy candidato de izquierda. Sin embargo, en Villavicencio, los partidos progresistas lograron concentrar a más de 15.000 personas en el parque principal.Con sombrero llanero y camisa blanca, Petro habló ante un público que logró concentrar Edward Libreros, candidato al Senado por el Pacto Histórico, quien quedó ubicado en el puesto 31 de la lista cerrada. En la tarima también estuvo la senadora Piedad Córdoba, quien ha cautivado a electores importantes en el Meta porque en Puerto Lleras está ubicada su finca agroecológica.

“¿Cómo les parece lo que ha acontecido en Villavicencio?”, preguntó Petro con asombro. “Que el Llano es uribista, que vota por quienes le quitan el agua, le imponen el fracking, le expropian las tierras de la altillanura en manos de banqueros y corporaciones, pues ahora está con el Pacto”, añadió.

Mientras los demás candidatos hacen campaña en medio de grupos pequeños en las regiones, Petro insiste en sus eventos masivos. Este sábado, por ejemplo, espera concentrar a más de 8.000 indígenas en Caldono, Cauca, un territorio donde el exalcalde de Bogotá ganó en 2018 y espera seguir contando con el respaldo de sus habitantes, hoy en medio de un conflicto armado por la presencia de disidencias de Farc, ELN y otras bandas que se disputan los corredores de la coca.

“La covid nos tiene limitados, hemos aplazado muchas reuniones grandes como ocurrió en Cali”, contó a SEMANA el senador Gustavo Bolívar, quien adelantó que el último mes, antes del 13 de marzo, la idea es llenar al menos 20 plazas del país día de por medio.

Una de ellas será en Medellín, donde el uribismo triplicó en votos al petrismo hace cuatro años, además de Itagüí y municipios cercanos. Se contempla, según Bolívar, hacer una concentración masiva en Cali, una ciudad donde la izquierda es fuerte y el electorado está más apático a la institucionalidad, a raíz de las marchas del 28 de abril pasado.

“La Costa la tenemos, excepto Córdoba y Montería, queremos meterle la ficha muy duro en estas zonas”, añadió Bolívar.

La entrante semana, los estrategas de Petro contemplan llevarlo a Pasto e Ipiales en Nariño, un territorio de izquierda. En las tarimas, la idea es que Gustavo Petro sea el único que aparezca y hable ante su electorado, como parte de una estrategia de quienes le manejan su imagen. Aunque no es secreto que hay una lista al Senado que requiere una gruesa votación, solo la presencia del candidato promocionando a sus fichas jalona, según analizan internamente en el Pacto Histórico.

En Bello, en La Estrella, en Villavicencio, Petro fue el único que pronunció un discurso. “En todos los actos hablará Petro, el que se suba además a la tarima lo hace de sapo. Nadie los ha invitado. Los demás deben estar trabajando en las regiones”, reflexionó Benedetti.

¿El dinero?

Uno de los interrogantes que dejan los masivos eventos de Petro es, ¿cuánto cuestan y de dónde sale el dinero para su financiación? El senador Gustavo Bolívar respondió que el Pacto Histórico está compuesto por cinco partidos políticos, todos con personería jurídica, es decir, cada uno con una financiación estatal que supera los 3.000 millones de pesos al año, como lo ordena la ley.

El evento de presentación de los precandidatos de la coalición de izquierda organizado en el Movistar Arena en Bogotá no alcanzó los 100 millones de pesos y fue costeado por todas las casas políticas. “Somos muchos partidos, además somos 100 candidatos al Senado más los de la Cámara. Si cada uno pone de uno o dos millones de pesos es bastante dinero el que se logra sumar”, explicó.

Las concentraciones en las regiones son financiadas por los líderes del Pacto Histórico de cada zona. “La orden es que desde las ciudades se gestione la tarima y el sonido”, detalló.

Mientras Petro llena plazas públicas, Rodolfo Hernández inunda las redes sociales con sus mensajes. Sin embargo, será en las urnas donde se conocerá en realidad el verdadero caudal electoral de cada uno de los precandidatos que hoy compiten por la Casa de Nariño.