nación

La aterradora escena del crimen de Mauricio Leal y su mamá que no pudo engañar a los fiscales

El hermano de Mauricio, Jhonier Leal, fue capturado como sospechoso de las muertes del estilista y de Marleny Hernández, su mamá.


El 22 de noviembre del 2021, Colombia conoció la estremecedora noticia de la muerte del estilista Mauricio Leal Hernández y su señora madre Marleny Hernández Tabares, cuyos cuerpos fueron encontrados sin vida en la casa de “Maito” como cariñosamente le llamaban sus amigos y la cual está ubicada en una zona rural de La Calera, muy cerca a Bogotá.

Recién se conoció el hecho, se habló de que probablemente se trataba de un suicidio, pero esa hipótesis fue descartada por las autoridades tras analizar minuciosamente la escena del crimen y evidenciar que había suficientes razones para determinar que Mauricio Leal y su mamá habían sido asesinados.

La escena con la que se encontraron las autoridades era cruda. Los dos cuerpos estaban tendidos sobre una cama amplia y de sábanas blancas. Mauricio Leal estaba al costado derecho y junto a él yacía muerta también su madre Marleny Hernández. Una caja de medicamentos sin identificar estaba al lado de su brazo izquierdo. Al lado de la cabeza de Mauricio había un vaso vacío.

Las manos de Mauricio Leal, casi cruzadas a la altura de su abdomen, sostenían uno de los dos cuchillos encontrados en la habitación. Del otro solo se halló el mango. La hoja cortante, no estaba. La camiseta blanca del reconocido estilista estaba ensangrentada.

Por su parte, su madre Marleny Hernández estaba cubierta con una cobija de color beige. Ambos tenían el rostro descubierto. La mujer tenía una herida mortal en su abdomen.

Las cobijas parecían estar muy bien puestas. Incluso había una almohada ubicada en la cabecera de la cama. Los cuerpos parecían haber sido ubicados, presuntamente, de forma alineada.

En su momento, las primeras versiones de los investigadores, apuntaban a que probablemente un tercero los hubiera acomodado.

Había rastros de sangre en sábanas, cobijas, almohadas, pero no había sangre en ninguna otra parte de la habitación ni de la vivienda donde vivía Leal junto a su madre.

En la escena también se encontraba una carta a mano y que decía lo siguiente: “Los amo, perdóneme, no aguanto más, a mis sobrinos y hermano dejo todo, con todo mi amor, perdóname mamá, 11.24″. Junto a la carta había un esfero ensangrentado y un portavasos.

Los primeros análisis grafológicos a esta carta, supuestamente escrita por Leal antes de su muerte, arrojan inconsistencias en su escritura.
Los primeros análisis grafológicos a esta carta, supuestamente escrita por Leal antes de su muerte, arrojan inconsistencias en su escritura. - Foto: Guillermo Torres Reina

Los investigadores notaron algunos rastros de hematomas y aparentes rasguños en los brazos de Mauricio, que revelarían un forcejeo intentando proteger su vida.

La Fiscalía también evidenció que la puerta de ingreso a la residencia de Leal no estaba violentada, por lo que los investigadores tenían la certeza de que los autores del asesinato eran cercanos al famoso peluquero.

Para el 14 de diciembre de 2021, la Fiscalía confirmó que lo ocurrido se trató de un doble homicidio. A esta conclusión llegaron los investigadores delegados después de la práctica de pruebas documentales que permitieron descartar la hipótesis de un suicidio.

Los investigadores adelantaron un análisis criminalístico y forense para verificar si en efecto el estilista había atentado contra la vida de su progenitora y después contra su integridad personal. Las pruebas recolectadas evidencian que esto no ocurrió.

El reporte forense sobre la ubicación de los cuerpos, lo que encontraron en las habitaciones donde estaban los cuerpos sin vida y el dictamen de Medicina Legal fueron clave para concluir que se trató de un doble homicidio.

Tras lo sucedido y luego de una ardua investigación, en la noche del viernes el CTI de la Fiscalía capturó a Jhonier Leal, hermano de Mauricio Leal, por su presunta participación en el homicidio del estilista.

A Jhonier Leal le imputarán los delitos de homicidio agravado por el parentesco, por estado de indefensión y sevicia, y ocultamiento, alteración o destrucción de elemento material probatorio, según el ente acusador.