valle

En un caño de Buga, hallan el cuerpo de activista transgénero

La activista de la comunidad LGTBI había desaparecido hace tres días en Buga. Su cuerpo fue encontrado con señales de maltrato.


A Luisa Ávila la buscaron durante tres días en varios lugares de Buga y sus alrededores. Esta reconocida activista transgénero no acostumbraba a dormir por fuera de su casa, pero el sábado primero de agosto nunca llegó. Para sumar a la preocupación, su celular no volvió a reportar señal. Desapareció. 

Nadie pensaba lo peor al inicio. No había motivos para poner sobre la mesa malos presagios. Luisa era muy conocida en Buga por su trabajo de activismo en favor de la comunidad LGTBI. Ella lideraba las marchas del orgullo gay e ideaba campañas para fomentar el respeto hacia la diversidad sexual. 

El domingo en la noche, tras 24 horas sin reporte de su paradero, la ansiedad y preocupación se tomaron a su familia. El lunes salieron a buscarla, pegaron carteles, visitaron viejas y nuevas amistades en búsqueda de respuestas. Nadie sabía nada. 

La búsqueda se trasladó a las redes sociales. Decenas de perfiles compartieron fotos de Luisa con números telefónicos. Acudieron a la Policía e instalaron la denuncia correspondiente. Este martes en la tarde los llamaron: un cuerpo, al parecer de una mujer, flotaba en las aguas sucias de un caño entre la cárcel y el barrio Paloblanco.

Por la ropa y algunos rasgos físicos lograron identificarla de inmediato, a pesar de que el cuerpo ya estaba en descomposición. Luisa tenía señales de maltrato. Las autoridades manejan como hipótesis principal que alguien la asesinó y arrojó el cuerpo a ese caño. 

Luisa cumplía 24 años el 15 de agosto. Desde el 2010 hacía parte de los procesos de la Oficina de la Mujer de Buga. Sara Daniel Vélez, titular de esa dependencia, manifestó: “Lamentablemente perdemos otra vida. Quiero manifestar mis condolencias a la familia y al colectivo LGTBI”.

Fundaciones y organizaciones también alzaron su voz para rechazar este lamentable hecho. Ahora la investigación de las autoridades estará orientada a definir ¿qué ocurrió con Luisa, la activista trans más querida de Buga?