Tendencias

Home

Nación

Artículo

Secretario de Salud, Alejandro Gómez, dando detalles de cómo avanza ómicron en Bogotá.
El secretario de Salud de Bogotá, Alejandro Gómez - Foto: Secretaría de Salud

bogotá

Ómicron ya es la única variante existente en Bogotá, lo más crítico del nuevo pico será en febrero

La ciudad llegará a reportar hasta 140.000 casos activos de covid-19, el nivel más alto en comparación con los otros tres picos anteriores.

La Secretaría Distrital de Salud confirmó este jueves que Bogotá entró en el cuarto pico de la pandemia a raíz de la llegada de la variante ómicron y especificó que esta variable se convirtió en la única existente en la ciudad, desplazando a delta.

De acuerdo con el secretario Alejandro Gómez, ómicron es mucho más contagiosa, por lo que toca extremar las medidas de bioseguridad.

“Es evidente que estamos en el cuarto pico, el primero fue para mediados de 2020, el segundo fue para enero del año pasado y el tercero fue aquel tan largo que sufrimos entre mayo y junio. En estos momentos, y a partir de la tercera semana de diciembre, se quebró la pendiente de la curva y comenzó a incrementarse el número de pacientes positivos y el número de positividad por prueba”, aseguró Gómez.

El funcionario destacó que en diciembre todavía existía presencia de delta en Bogotá, pero hoy todos los nuevos casos de covid-19 corresponden a ómicron. “¿Qué variantes tenemos en Bogotá? Para las 182 muestras que procesamos del 12 al 27 de diciembre, ómicron representaba el 28 % y delta, el 71 %. Por su parte, en el último corrido de muestras que evaluamos en la primera semana de enero y la última de diciembre, todas las muestras son ómicron. Desde el punto de vista práctico, hicimos 75 muestras y de ellas, 74 fueron ómicron. Eso significa que estamos ante una variable o un linaje de covid-19 que tiene una altísima capacidad de transmisión y que se volvió no la predominante, sino la única variable en nuestra ciudad en un mes”, dijo Gómez.

El secretario de Salud anunció que de acuerdo con las proyecciones del equipo de epidemiólogos de la Secretaría, lo más alto de este cuarto pico de la pandemia se vivirá para mediados de febrero.

“¿Hasta dónde vamos a llegar? En esto tengo que ser claro, es una proyección que tiene un alto nivel de incertidumbre porque la curva de ómicron no se ha acabado en ninguna parte del mundo, sin embargo con nuestros epidemiólogos hemos proyectado lo siguiente, hoy estamos en 44.231 pacientes activos, y con la pendiente de la curva, suponemos que vamos a subir hasta probablemente la primera semana de febrero y nos vamos a estabilizar en 140.000 casos positivos”, señaló el secretario.

“De esta manera, este cuarto pico va ser el más alto en número de pacientes positivos que hayamos tenido alrededor de la pandemia. Eso significa que la positividad también aumentó, antes teníamos que por cada 100 pruebas tomadas, tres salían positivas, hoy ese número está en el 31 %”, añadió el secretario.

Por otro lado, el funcionario especificó que para poder detectar que alguien está contagiado con la variante ómicron, es necesario recurrir a las pruebas PCR, dado que si la persona no tiene síntomas, es posible que la prueba de antígenos no lo detecte.

“Las pruebas de antígenos, la que coloquialmente llaman pruebas rápidas, sí sirven, pero solamente sirven en pacientes sintomáticos, aquel paciente que no tiene síntomas, que no está con mocos o tos, la prueba de antígenos le da negativo siempre, por eso es importante saber para qué sirve cada prueba”, afirmó.

Así mismo, Gómez destacó que de ahora en adelante, en armonía con lo planteado por el Gobierno nacional, no se les hará testeo a todas las personas, sino solo a tres grupos específicos.

“Quiero destacar la decisión que tomó el Gobierno nacional en armonía con los demás gobiernos y las autoridades mundiales de salud, de orientar la capacidad diagnóstica hacia una población en particular; no es que Bogotá esté haciendo menos pruebas diagnósticas, de ninguna manera, es que en el mundo, con ese incremento tan brutal de casos, no tendríamos la capacidad de hacerles pruebas a todas las personas, entonces ese esfuerzo lo estamos orientando a tres poblaciones: personas de tres años, personas mayores de 60 años, que desde el principio sabemos tienen mayor riesgo, y personas con comorbilidades”, explicó el secretario.

El funcionario aclaró que esto no significa que ya no se esté haciendo testeo en la cuidad. “En la primera semana de enero, nuestras subredes adelantaron 23.345 muestras de testeo en la comunidad, es decir, seguimos haciendo ese testeo en cualquier parte de la ciudad”, dijo Gómez.

Cabe destacar que a pesar de que Bogotá ya está en el cuarto pico de la pandemia, la Alcaldía y la Secretaría de Educación siguen firme en el regreso del 100 % de la presencialidad a los colegios.

El secretario de Salud ya había anunciado en las últimas horas que no se exigirá el carné de vacunación a los niños para el regreso a clases presenciales y además dio detalles de cómo será el protocolo en el caso de que se detecte un brote de covid-19 en algún colegio de la ciudad.

“En el caso de presentarse brotes, como probablemente se presentarán tal y como sucedió en los otros picos, haremos lo que se ha hecho en los otros sectores, se hará un control del brote, pero en ningún caso se llegará al cierre de un establecimiento educativo, de la misma manera en que tampoco cerramos una clínica o un hospital cuando hemos tenido brotes. Lo que hacemos es el cerco epidemiológico, el análisis del grupo de personas con el que eventualmente se tuvo contacto y de esta manera ese colegio podrá continuar con su tránsito normal”, señaló el secretario.

De igual modo, la Alcaldía descartó que se vayan a implementar medidas restrictivas en Bogotá. “No hay ninguna restricción de aforo en ninguna actividad, ni el trabajo, ni el entretenimiento, ni en la educación, ni el transporte”, confirmó la propia alcaldesa Claudia López en las últimas horas.