política

“Para Petro es más complejo enfrentarse a Rodolfo en segunda vuelta”: Gustavo Bolívar

En entrevista con SEMANA, el senador del Pacto Histórico se refirió a la coyuntura electoral.


SEMANA: ¿cuál es la principal estrategia de la campaña de Gustavo Petro a once días de las elecciones?

GUSTAVO BOLÍVAR (G: B:): lo principal es cuidarle la vida. Todas las estrategias apuntan a que Gustavo llegue vivo a las elecciones. Eso es lo principal. Realmente estamos haciendo cuatro campañas: la de Petro, la de Verónica Alcocer, su esposa, Francia Márquez y nosotros los congresistas del Pacto Histórico que también estamos recorriendo todo el territorio. En mi caso, el país entero.

SEMANA: ¿cuáles son sus cuentas para este 29 de mayo?

G. B.: para tener un poco más del 50 %, tendríamos que sacar diez millones y medio de votos. Eso sería para pasar raspando, pero si queremos tener una holgura, es decir, por ahí 52, 52 o 54 %, tenemos que estar sobre los once millones.

Si sacamos una votación muy cercana al 50 %, la otra campaña pedirá un recuento total de los votos y eso alargará la angustia porque solicitarán un escrutinio general. Y si sacamos 49 %, aproximadamente, los que vamos a pedir ese escrutinio seremos nosotros. Entonces, para evitar ese desgaste, lo mejor es sacar de 51 % para arriba. En otras palabras, una ventaja por encima de los 600.000 votos frente al segundo.

SEMANA: ¿cree que Petro logre once millones de votos en primera vuelta? ¿Lo ve ganando en esa instancia?

G. B.: en este momento, sí. Pero lo que sentimos es que Rodolfo Hernández está creciendo mucho y, al crecer Rodolfo, les quita un poquito a Gustavo y a Federico Gutiérrez, con peligro de acercarse mucho a Fico y de quedar en segundo lugar. Obviamente, descontar 6,7 puntos es muy difícil a estas alturas, pero sí se le puede acercar mucho. Ese es el peligro que tenemos ahora.

SEMANA: ¿a Petro le preocupa más una eventual segunda vuelta con Fico o Rodolfo?

G. B.: con Fico sería eventualmente fácil porque la gente solo tendría una disyuntiva entre continuismo o cambio. Con Rodolfo Hernández, uno no sabe definir dónde está, él se mueve en todo el espectro, a veces es de centro, izquierda o derecha, uno no sabría cómo identificarlo. Obviamente, si Rodolfo pasa a segunda vuelta sumaría muchas fuerzas de derecha que son las que quedan huérfanas al perder, posiblemente, Fico Gutiérrez.

SEMANA: es decir, ¿para Petro es mucho más complejo enfrentarse en una eventual segunda vuelta contra Rodolfo Hernández?

G. B.: yo creo que sí.

SEMANA: ustedes son queridos con Rodolfo porque lo quieren conservar para una eventual segunda vuelta. Al fin y al cabo, él será determinante...

G. B.: no es que queramos ser queridos, hemos sido solidarios con las cosas que le han pasado y Rodolfo no ha sido agresivo con la campaña de Petro y nosotros tampoco. Es como un acuerdo mutuo de no agresión, pero ni siquiera pactado, sino como implícito, como en el aire.

SEMANA: ¿usted cómo ve la candidatura de Fico?

G. B.: muy débil. Han gastado demasiado dinero en publicidad para tratar de contrarrestar la debilidad del candidato y sentimos que hemos recibido varias ayudas del uribismo.

Primero, nominaron a un candidato que no está preparado para gobernar, uno lo advierte en los debates, la pobreza argumentativa y solo recurre a la agresión contra Petro para poder sobresalir.

Uno ve que tienen el afán de victimizarse para hacerse visibles. Nosotros no lo vemos como un gallo para enfrentar a Petro. Segundo, ahí están todos los hechos torpes que vienen cometiendo, creyendo que con eso minarán nuestra campaña, lo que hacen es dispararla aún más.

Por ejemplo: la suspensión del alcalde Daniel Quintero por la Procuraduría. Ahí nos dieron un impulso bastante grande para llegar a primera vuelta y estábamos esperando la suspensión del alcalde de Cali (Jorge Iván Ospina), pero parece que la Procuraduría se retractó.

Algo más: el proyecto de ley del gobierno Duque para evitar que el próximo presidente no pueda conocer una cantidad de hechos reservados. Eso nos dio a entender que ellos saben que van a perder. Han cometido muchas torpezas.

SEMANA: perdóneme, lo de los ataúdes enterrando a Fico y Uribe estuvo fuerte…

G. B.: pero fue una cosa bastante ridícula. Yo estaba en una marcha el 1 de mayo, Día Internacional de Trabajo, estoy haciendo una grabación en vivo y mientras transmito veo que viene un entierro, es una comparsa; hay que entender la cultura costeña que entierra muchas cosas, es una cosa carnavalesca que se marca dentro de la cultura del entierro de Joselito Carnaval. Viene un ataúd y les preguntó a los jóvenes qué están haciendo. Me responden que enterrando a Fico y Uribe. Yo lo único que digo es ‘ayayai’.

SEMANA: ¿cómo vio el espionaje contra la sede de Federico Gutiérrez? El propio director de la Policía confirmó que había un micrófono

G. B.: es un falso positivo. Nosotros cómo carajos podemos meter un micrófono en una campaña política. Nunca lo hemos hecho. Los que han incurrido en esa práctica, y ya hay condenados, son ellos. A mí me han chuzado, aparecí en las carpetas secretas del Ejército, al magistrado que investigaba a Uribe también. Nosotros nunca hemos usado esa práctica. No sabemos hacerla ni lo haríamos.

SEMANA: aprovecho para preguntarle si las salidas en falso de Francia Márquez han generado incomodidad… La afirmación de los huevos demostró un desconocimiento de la realidad nacional. ¿Eso no genera ampollas en el Pacto Histórico? ¿Le han pedido mesura?

G. B.: desconozco si Gustavo Petro ha hablado con ella sobre el tema, lo que sí sé es que en el Pacto Histórico se respeta mucho la libertad de expresión. Yo, a veces, la he embarrado y nunca me han llamado para decirme que apague mi Twitter o deje de escribir. Nunca he sentido la censura. No sé, no creo que Petro haya llamado a Francia para pedirle mesura frente a lo que dice.

SEMANA: por último, ¿en el Pacto Histórico hay tranquilidad porque finalmente no se concretó el acuerdo entre Rodolfo Hernández y Sergio Fajardo?

G. B.: yo sí veía con buenos ojos esa unión, les hubiera garantizado la segunda vuelta. Hablaré personalmente: mi lucha es sacar al uribismo del poder para que alguien pueda hacer la paz en este país, por eso, hubiera quedado muy tranquilo sabiendo que estaría Petro o Rodolfo y que ya esa facción de la política (de derecha) hubiera quedado eliminada en estas elecciones. Yo hubiera quedado muy tranquilo.