política

Las razones por las que, “por seguridad nacional”, Colombia prohibió la entrada de 7 observadores internacionales para las elecciones

La campaña de Gustavo Petro asegura que hoy se restringió el ingreso para dos delegaciones.


Este miércoles, miembros de la campaña de Gustavo Petro denunciaron que Colombia no permitió el ingreso de Alejandro Rusconi y Fernando Collizzolli, ambos observadores electorales internacionales que llegan al país para vigilar la primera vuelta presidencial. Frente a lo ocurrido, por medio de un comunicado, esta restricción constituiría “una amenaza más para el proceso electoral”.

En el documento, firmado por Alfonso Prada, la senadora electa María José Pizarro y Gustavo García, coordinador Nacional Electoral de la campaña, resaltaron que las autoridades electorales no lograron contratar una auditoría al software para las elecciones presidenciales.

“Consideramos determinante el papel de las misiones de observación internacional y de la comunidad internacional en general a la verificación del proceso, la protección de la democracia y la institucionalidad en Colombia”, inició el comunicado.

La campaña informó que fueron dos delegaciones a las que supuestamente se les restringió “el ingreso y la movilidad”. Este impedimento, según los firmantes, es injustificado.

“En tal sentido, exigimos al Gobierno nacional y a Migración Colombia no impedir u obstaculizar el ingreso al país de todas las personas que en su condición de observadores o invitados especiales están viajando a Colombia para garantizar la transparencia en las elecciones del próximo domingo”, agregó.

De acuerdo con la campaña, las acciones del Gobierno y Migración no se pueden “convertir en un filtro político para todos aquellos extranjeros que tomaron la decisión de acompañar las elecciones”.

De esta forma, reiteraron la exigencia de garantías para el proceso electoral y hacen un llamado a todas las misiones de observación “para estar atentas a estas situaciones”.

Desde la tarde, Alfonso Prada viene denunciando que estas delegaciones, que son “oficialmente invitadas por el Consejo Nacional Electoral e invitados especiales de la campaña de Gustavo Petro”, están siendo impedidas en su ingreso a Colombia por supuestas “instrucciones precisas”.

A Alejandro Rusconi, reconocido por su cercanía a gobiernos de izquierda, no lo dejaron despegar en un vuelo de Avianca hacia Colombia. A pesar de que tenía una carta de invitación firmada por el registrador Alexander Vega y César Augusto Abreo, presidente del CNE, su entrada fue restringida.

Por su parte, a Fernando Collizzolli se le negó la entrada estando en el aeropuerto El Dorado. Según Prada, la activista Teri Mattson, que también venía a Colombia para labores de observación, fue deportada desde la terminal aérea por la misma razón.

SEMANA conoció con fuentes enteradas del caso que las autoridades colombianas decidieron restringir la entrada de Rusconi y Mattson por un informe de inteligencia que dice que pueden llegar a representar un riesgo para la seguridad nacional. Por esto, la recomendación es impedir el ingreso al país.

Todo esto, debido a que tanto Rusconi como Mattson ingresaron al país durante el paro nacional del año pasado. También se cuenta con información de redes sociales que comprueba que su visita tenía la finalidad de “apoyar” la protesta social y a los manifestantes.

En dicho informe de inteligencia figuran varios nombres y quienes aparezcan no podrían entrar al país por representar un posible riesgo para la seguridad nacional.

Por su parte, el Pacto Histórico y la campaña de Gustavo Petro sigue exigiendo las garantías necesarias para impedir que el proceso de ingreso al país se convierta “en una especie de filtro para las delegaciones e invitados especiales que llegan invitados por las distintas campañas”.

“Que se permita el libre tránsito y que se brinden todas las garantías para la veeduría, ejercicio de observación y acompañamiento que realizarán las distintas misiones de observación, pero también delegados e invitados especiales”, dijo María José Pizarro, reiterando la importancia de la alerta, en ausencia de la auditoría del software electoral.