Tendencias
La alcaldesa Claudia López cuestionó los actos de vandalismo presentado en las marchas del Día de la Mujer.
La alcaldesa Claudia López cuestionó los actos de vandalismo presentado en las marchas del Día de la Mujer. - Foto: Alcaldía de Bogotá - SEMANA

bogotá

“Un puñado de violentas se toman los espacios”: Claudia López sobre marchas del Día de la Mujer

En medio de las marchas por la conmemoración del Día de la Mujer, estaciones de TransMilenio resultaron vandalizadas.

Luego de la caótica jornada de este martes 8 de marzo en Bogotá por las diferentes marchas en conmemoración del Día de la Mujer y que terminaron en algunos actos de vandalismo en zonas específicas de la ciudad, la alcaldesa Claudia López reprochó lo sucedido en medio de las críticas de diferentes sectores que la han cuestionado por no garantizar el orden público en la capital.

Según indicó la mandataria local, ayer se presentaron nueve marchas a lo largo del día y la mayoría fue en horas de la tarde, cuando se empezó a generar la afectación en la movilidad.

En medio de esas marchas, la estación de TransMilenio del Concejo de Bogotá, en la troncal de la calle 26, fue vandalizada y los vidrios de las puertas quedaron totalmente rotos.

El hecho fue reprochado por el exconcejal de Bogotá y hoy candidato a la Cámara de Representantes Andrés Forero, quien le mandó un duro mensaje a la alcaldesa López.

“Nuevamente Claudia López permite que destruyan la infraestructura pública de Bogotá. Esto no hace parte del derecho a la protesta y nada tiene que ver con la reivindicación de los derechos de las mujeres. Esto es vandalismo criminal”, dijo Forero.

Muy cerca de la estación del Concejo también resultó vandalizada la estación del Centro de Memoria Histórica, lugar que sirvió de punto de encuentro para las decenas de mujeres que marcharon este martes por la conmemoración de la lucha por sus derechos. En esta estación, las puertas fueron vandalizadas con grafitis.

Como si fuera poco, en la avenida Caracas, un grupo de mujeres la emprendió contra las instalaciones de RCN Radio, vandalizando las paredes y ventanas de esta cadena radial.

Después de estas marchas y actos de vandalismo, la alcaldesa López criticó lo sucedido. “La noticia hoy deberían ser los múltiples eventos y acciones del 8 de marzo, públicos y privados, de reconocimiento y apoyo a las causas y liderazgo de las mujeres. Pero no, un puñado de violentas se toman los espacios. No aprendemos que la violencia no es la vía ni debe ser la protagonista”, fueron sus palabras.

De acuerdo con lo reportado por TransMilenio, en total fueron ocho las estaciones que presentaron algún tipo de afectación física, ya sea por vidrios, puertas laterales y/o ventanas dañadas. Esas estaciones son: Av. 39, Calle 57, Marly, Calle 45, Centro Memoria, Concejo de Bogotá, Av. ElDorado y Portal ElDorado.

La estación Concejo de Bogotá entrará en operación durante la mañana, se está terminando de habilitar para brindar servicio.

Así mismo, un total de 13 estaciones resultaron con graffitis, principalmente en la Avenida Caracas. De 2.364 buses troncales que tiene el Sistema, seis buses también presentaron reporte de graffiti.

Y aunque las marchas se fueron disipando a partir de las ocho de la noche, la movilidad en algunos puntos de la ciudad fue un verdadero caos, principalmente en la autopista Norte y en la avenida NQS, corredores viales en los que los usuarios de TransMilenio no vieron más opción que bajarse de los articulados y caminar por horas para llegar a sus lugares de destino.

Usuarios de TransMilenio en la NQS tuvieron que bajarse de los articulados y caminar hacia sus lugares de destino.
Usuarios de TransMilenio en la NQS tuvieron que bajarse de los articulados y caminar hacia sus lugares de destino. - Foto: Cortesía

Hacia el sur, a raíz del represamiento de buses que hubo durante la tarde, el trayecto entre Ricaurte y la estación General Santander, en el que normalmente un bus articulado se puede demorar 20 minutos, ayer se incrementó a más de una hora.

En la trocal de la Caracas, específicamente desde la estación de la calle 26, también se observa a los pasajeros bajarse del sistema y empezar a caminar con destino hacia el norte.

El mayor reproche de los usuarios de TransMilenio es que en ningún momento algún funcionario les indicaba lo que estaba sucediendo con el sistema, pero por el contrario sí dejaban que pagaran los respectivos pasajes.