Home

Bogotá

Artículo

Los delincuentes se acercaron sigilosamente para interceptar a su víctima.
Los delincuentes se acercaron sigilosamente para interceptar a su víctima. | Foto: Fotogramas 0:17-0:18 video en X @Cespmar

Bogotá

Violento atraco en bus del SITP: delincuentes golpearon a un joven por robarle su maleta

La víctima se opuso al robo y recibió múltiples golpes de parte de los atracadores.

Redacción Nación
19 de febrero de 2024

Los bogotanos siguen a merced de la delincuencia. Cada día, se conocen nuevos casos de robos y atracos en distintos puntos de la ciudad, y aunque desde la administración local se implementan medidas para reaccionar a la creciente ola de hurtos, las soluciones no parecen ser efectivas.

En esta oportunidad, el video de un violento atraco dentro de un bus del SITP muestra los instantes de terror que se vivieron a bordo. Las imágenes muestran cómo los delincuentes acechan y se van contra un joven que estaba en la parte delantera del vehículo.

Sin imaginar el peligro que estaba a sus espaldas, el joven no se percató de la amenaza. La cámara de seguridad del bus registró cómo dos sujetos se acercaron lentamente a su víctima. Una vez estaban a pocos centímetros, uno de ellos lo sorprendió por la retaguardia, rodeándole el cuello con su brazo e intimidándolo con lo que parece ser un elemento cortopunzante. Mientras tanto, su cómplice procedió a inspeccionar qué elementos de valor podían hurtarle.

Pero la víctima decidió oponerse al robo. En ese momento, un tercer delincuente se acercó a la acción y comenzó a propinarle golpes al joven.

A pesar de la desventaja, el joven se aferró a su maleta y se negó a entregarla. Sin embargo, los delincuentes lo rodearon y continuaron con la golpiza. De hecho, el video también muestra que se unió un cuarto cómplice, pues arremetió también contra la víctima. Al final, los delincuentes lograron escapar del bus.

Según se puede apreciar en el registro audiovisual, el atraco ocurrió el domingo 14 de enero de 2024. La misma víctima aseguró que la denuncia no sirvió de nada.

La víctima se opuso al robo y se enfrentó con los delincuentes.
La víctima se opuso al robo y se enfrentó con los delincuentes. | Foto: Fotograma 0:33 video en X @Cespmar

“Fue suerte que no llevaban más armas”

A través de su cuenta de Facebook, el joven narró a detalle cómo ocurrió el atraco. Según detalló, los hechos ocurrieron sobre las 5:00 a. m. a bordo de un alimentador KE-023, cuando iba rumbo a la estación de Banderas, en Las Américas.

“Me siento en la parte delantera, apenas tomo asiento, los personajes de atrás comienzan a mirarse y hablarse entre todos. En el video se ve que se paran las dos primeras bellezas y la muchacha que inicialmente se había sentado adelante le pasó el cuchillo al man que me intercepta a mí”, dijo.

Mientras el joven luchaba para que no se llevaran sus cosas, los otros delincuentes intentaban abrir las puertas del bus.
Mientras el joven luchaba para que no se llevaran sus cosas, los otros delincuentes intentaban abrir las puertas del bus. | Foto: Fotograma 1:04 video en X @Cespmar

“Cuando el que tiene el cuchillo me agarra por el cuello, yo intento hacer resistencia para que no me haga tanta presión en el cuello porque estaba casi que asfixiándome, pero con la otra mano saca el cuchillo y me lo pone en el pecho. Ahí mismo mi reacción es agarrar el filo del cuchillo previniendo un posible chuzón. En medio de los forcejeos, me levanto de la silla y en medio de la euforia comienzo a decirles a los manes, ‘démonos a mano, piro..., démonos a mano”. Cuando los otros se dan cuenta de que estoy haciendo resistencia, comienzan a buscar la manera para abrir las puertas y llega el tercero para interceptarme”, continuó en su relato.

El joven comentó que, en un momento, se vio uno a uno con el sujeto que tenía el cuchillo. Durante esos segundos, intentó quitárselo para evitar ser herido de gravedad. No obstante, el cuarto delincuente le propinó golpes directos en la cabeza, dejándolo sin fuerzas.

“Para concluir, lo que les quiero decir es que si van solos en horas de madrugada o muy tarde y ven a un grupo sospechoso, es mejor ‘pasar la vergüenza’ de bajarse del bus o el alimentador y esperar un poco más. Simplemente fue suerte que no llevaban más armas, porque si solo alguien más hubiera tenido otra cosa, de pronto habría sido diferente la historia. Y ojo si ven esas caras por ahí. Y ni una moneda mía se llevaron”, concluyó el joven en su relato.