Tendencias
El caso de intolerancia y violencia intrafamiliar se vivió en un barrio de Bogotá
- Foto: Getty Images / Yaowarat Boonyarattaphan / EyeEm

nación

Estas son las alarmantes cifras de violencia contra la mujer en Santander

Feminicidios y violaciones van en aumento en el área metropolitana de Bucaramanga.

No paran los casos de violencia contra las mujeres en el departamento de Santander, donde se han identificado múltiples formas de agresiones que les han arrebatado la vida a varias mujeres e incluso mantiene a otras luchando por sobrevivir en hospitales.

Feminicidios, amenazas, abusos sexuales, reclutamiento, sicariatos y violencia intrafamiliar son algunas de las formas de violencia que padecen las mujeres tanto en Santander como en el resto del país, según destacó la Coordinación Colombia Europa Estados Unidos, en su último informe sobre violencias basadas en género.

“Los feminicidios han venido aumentando extravagantemente, se han presentado en los municipios de Bucaramanga, Lebrija, El Carmen, Puerto Wilches y Floridablanca. Por otro lado, se registraron cuatro intentos de feminicidio, tres violaciones y dos abusos sexuales. Lo que hemos visto hasta este año es que estos datos continúan en aumento; tanto en el área metropolitana, como en los demás municipios del departamento”, dijo Carolina Sandoval, funcionaria de la Fundación Comité de la Solidaridad con los procesos políticos seccional Santander, en la socialización del informe.

Datos que se complementan con las cifras entregadas por el Observatorio de Salud Pública de Santander (OSPS), el cual señala que la población más vulnerable a la violencia intrafamiliar en Santander son las mujeres y los menores de edad, siendo la casa el principal lugar de ocurrencia de los hechos, y los hombres los principales victimarios.

“Se evidenció que en Santander se registran 4.554 casos de violencia contra la mujer, intrafamiliar y sexual, distribuidos así: violencia física (1.473); violencia psicológica (170); privación y negligencia (2.265); violencia sexual (645), un caso no presentó información de modalidad de violencia”, detalla el OSPS.

Precisamente el último hecho de violencia contra una mujer en Santander ocurrió la noche del pasado martes, 20 de septiembre. Ocurrió en Bucaramanga, donde un hombre llegó a buscar directamente a una mujer con el objetivo de asesinarla. La mujer sería la expareja del hombre.

Todo sucedió en horas de la noche en la carrera 18 con calle 37 en pleno centro de la capital santandereana, cuando el hombre, sin mediar palabra, llegó y comenzó a disparar contra la mujer. Luego de hacerlo decidió dispararse así mismo y acabar con su vida en el mismo lugar de los hechos.

Según testigos en la zona, la mujer fue identificada como Érika Niño, de 32 años y al parecer de nacionalidad venezolana. Se encontraba trabajando, como cada noche, atendiendo la caja de un Fruver, cuando llegó su expareja sentimental, José Ocampo, quién sacó inmediatamente un revólver y le disparó a la mujer directamente al cuello.

También informaron los testigos en el lugar de los hechos que una vez el agresor disparó contra la mujer, con la misma arma apuntó hacia su sien y se disparó, quitándose la vida de inmediato. Los dos cuerpos quedaron tirados en el piso en una escena terrible de un intento de feminicidio más en Colombia.

La mujer de 32 años fue trasladada rápidamente al Hospital Universitario de Santander. Y aunque muchos testigos aseguraron que Erika ya estaba muerta, las autoridades del centro de salud aseguraron que llegó con vida, pero en un estado bastante crítico de salud. Por lo que ingresó directamente a cirugía y no se conocieron más detalles sobre su estado.