Home

Medellín

Artículo

Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia.
Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia. - Foto: Tomada de la página web de Telemedellín.

antioquia

Polémica en Medellín en medio de instalación de nueva junta de Cámara de Comercio; denuncian supuestas suplantaciones

Una entidad del conglomerado público de la ciudad no pudo ejercer el voto, situación que agudizó la relación entre la Alcaldía y la Cámara de Comercio.

La Cámara de Comercio de Medellín le respondió al representante legal de la Sociedad Plaza Mayor, Víctor Hugo Zapata, con relación a la supuesta suplantación a funcionario público que cometió durante la elección de la junta directiva de esta entidad.

Específicamente, Lina Vélez de Nicholls, presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio de Medellín, señaló que Víctor Zapata no pudo ejercer el voto, porque este fue ejercido por el señor Gabriel Harry Hinestroza, quien hace parte de la Junta Directiva de la misma sociedad que representa en Plaza Mayor.

“Uno de los controles de seguridad del aplicativo para el voto electrónico presencial es la imposibilidad de votar dos veces por la misma empresa, razón por la cual a usted le impidió ejercer el voto, toda vez que en representación de esta sociedad ya lo había ejercido el señor Gabriel Harry Hinestroza tal como usted lo menciona”, confirmaron en la carta.

De acuerdo con la Cámara de Comercio de Medellín, los controles de seguridad del aplicativo para el voto electrónico presencial no permiten votar dos veces por la misma empresa, razón por la cual se le impidió el voto, toda vez que en representación de esta sociedad ya lo había ejercido el señor Gabriel Harry.

“La opción de permitirle a la sociedad Plaza Mayor ejercer nuevamente el voto no es posible y en esa medida se ha tomado la decisión de anular el voto ejercido por el señor Gabriel Harry y descontarlo de la lista #1″, concluyeron en la carta.

Aunque, a la hora de publicar esta nota, el señor Víctor Hugo Zapata, no quiso pronunciarse al respecto, sí dejó claro a través de su cuenta de Twitter, lo siguiente: “Según la ley 1727 de 2014, sólo puede votar quién ostente la calidad de RL, principal o suplente. Es clara la vulnerabilidad del sistema: en este caso, un miembro de Junta no Representante pudo ejercer el derecho al voto por una persona jurídica que no representa. Solicito a las autoridades competentes auditoría al proceso para aclarar causas de la situación. En resumen: no pude votar porque ya habían votado por la sociedad que represento”.

Así las cosas, los organizadores dan cuenta que se cumplieron con todos los requisitos de la ley. Sin embargo, el alcalde Daniel Quintero advirtió sobre una serie de supuestas irregularidades que se habrían cometido durante la jornada.

“La Cámara de Comercio de Medellín confirma que su Presidente suplantó el voto de un servidor público. El software fue manipulado para permitirlo. Las Cámaras de Comercio son corruptas, inútiles, burocráticas y sus tarifas exorbitantes. Deben desaparecer”, trinó el alcalde Quintero.

Él aseguró que dentro de la Cámara de Comercio de Medellín hay personas que se quieren atornillar al poder y que se habrían mostrado desesperadas ante las decisiones que tomaron este primero de diciembre.

Ocho nombres fueron escogidos por más de 1.100 empresarios. Cinco de las sillas quedaron bajo el poder de la lista número uno, calificada por el mandatario distrital como la del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA): Servicios Nutresa, Pérez y Cardona S. A. S., Ciles S. A. S., Surtidora Agropecuaria de Colombia y Arrendamientos Londoño Gómez S. A.

Los otros lugares fueron repartidos entre la lista número cinco -Imprideas S. A. S.- y la lista número siete -Inmel Ingeniería S. A. S-. Ahora bien, el movimiento que promocionó la Alcaldía de Medellín también alcanzó un sitio importante dentro de la junta directiva: la lista tres, que representa a los pequeños comerciantes del centro de la ciudad.

La presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio de Medellín, Lina Vélez de Nicholls, aseguró que a la elección se le aplicó una estricta vigilancia. Esas tareas estuvieron a cargo de la Superintendencia de Sociedades y varias veedurías que le pusieron la lupa a las votaciones que han sido minadas de desconfianza desde la administración distrital.