Tendencias
Donald Trump se encuentra en medio de varios procesos judiciales en Estados Unidos
Donald Trump se encuentra en medio de varios procesos judiciales en Estados Unidos. - Foto: Getty Images / Allison Joyce / Fotógrafo autónomo

mundo

Trump se juega última carta ante Corte Suprema para que justicia no revise documentos confidenciales incautados en su casa

Después del allanamiento de Mar-a-Lago, Trump ha utilizado todas las herramientas legales para impedir que el material encontrado sea revisado por el Departamento de Justicia.

Los abogados del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, interpusieron este martes una solicitud con carácter de emergencia ante la Corte Suprema. El propósito es que la corte impida temporalmente que el Departamento de Justicia revise los documentos confidenciales incautados en el club privado Mar-a-Lago este verano.

Los documentos fueron incautados por el FBI en su casa de Mar-a-Lago y fueron marcados como clasificados. La petición específica de Trump a la corte se da después de que un tribunal de apelación le hubiera dado la razón al Departamento de Justicia, asegurando que no había impedimento para que la investigación continuara. Antes, un juez de registro de la Florida, había accedido ante la petición del expresidente para impedir que ese material fuera revisado por terceros. Esta es la última oportunidad que tendrá Trump para impedir que temporalmente los fiscales federales utilicen los materiales en la investigación.

El propósito de la investigación del Departamento de Justicia es determinar si el expresidente retuvo ilegalmente información de defensa nacional. Estados Unidos espera con atención las decisiones que tome la Corte Suprema de Justicia respecto a Donald Trump, ya que con su mayoría conservadora es vista por muchos estadounidenses como partidista. Tres de los actuales jueces que se encuentran hoy en la corte fueron nombrados por Trump: Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett. Estos jueces de la Corte en Estados Unidos tienen un ejercicio que deben seguir de por vida.

Un presidente que se llevó documentos confidenciales a su casa

El manejo de documentos de cualquier presidente tiene que seguir estrictas normas, de acuerdo al país. En el caso de Donald Trump, el atípico manejo que daba a los documentos presidenciales era constante motivo de críticas. Personas que trabajaban con él han declarado que Trump destruía, rasgaba, masticaba y a veces hasta botaba por el inodoro registros presidenciales que exigían ser conservados.

En otros casos los desclasificaba, es decir, daba a conocer información que por definición debía mantenerse en total secreto.

A inicios de 2022, la agencia Nara, de Archivos Nacionales y Administración de Documentos que conserva los registros gubernamentales, descubrió que Trump había sacado de la casa blanca 15 cajas de documentos sin autorización alguna. Los documentos contenían material sujeto a la Ley de Registros Presidenciales, que determina que el material se debe entregar a los archivos nacionales. En febrero, Trump devolvió los documentos, pero después de varias verificaciones llevadas a cabo por el Departamento de Justicia, fue claro que no todos los documentos habían sido devueltos.

Finalmente, el FBI emitió una orden de registro. El 8 de agosto de 2022, el FBI ejecutó la orden de registro en la residencia personal del expresidente ubicada en Palm Beach, en la Florida. La búsqueda incluyó la apertura de una caja fuerte, propiedad de Donald Trump. Durante el momento del allanamiento, Trump se encontraba en la ciudad de Nueva York.

En concreto, la búsqueda estaba relacionada con el material clasificado, que tuviera que ver con programas de acceso espacial y armas nucleares, un tema cada vez más importante debido a las recientes amenazas de Rusia de posible uso de estas armas, y el lanzamiento desde Corea del Norte de misiles balísticos como el que atravesó Japón este lunes.

De acuerdo con The New York Times los agentes del FBI abandonaron la propiedad de Trump con cerca de 12 cajas adicionales a las que había devuelto a la agencia Nara. Los documentos no han podido ser investigados por el Departamento de Justicia debido a las acciones que han interpuesto los abogados del expresidente, esta podría ser la última carta que se juega Trump para lograr que no accedan a ellos.