opinión

Columna de opinión Marc Eichmann
Marc Eichmann, columnista - Foto: Cortesía

¿Y a todas estas, el dólar?

La volatilidad del dólar está haciendo estragos entre los inversionistas a nivel mundial. El euro se está transando a 1,06 dólares, reflejando una depreciación significativa desde enero de 2021, cuando se cotizaba en 1,22.


Por: Marc Eichmann

La tasa de cambio actual no se veía desde 2002, justo después del ataque a las torres gemelas, cuando los aires de guerra, siempre positivos cuando se trata de la economía, impulsaban la divisa del Tío Sam.

El yen, por su lado, por mucho tiempo la segunda divisa de referencia, también ha perdido camino frente al dólar desde enero de 2021, perdiendo desde entonces el 22 %. La libra esterlina ha perdido. La libra esterlina desde enero de 2021 bajó de valor 1,42 dólares a 1,23. La devaluación promedio de estas monedas frente al dólar en el último año y medio es 18 %.

El peso colombiano, por su lado, se ha devaluado frente al dólar americano el 17 % en el mismo período. Es decir que la moneda colombiana, si bien a perdido valor contra el dólar, lo ha mantenido frente al yen, el euro y la libra esterlina. En otras palabras, no es que la moneda colombiana haya perdido valor, es que el dólar se ha apreciado contra la mayoría de las divisas del mundo.

Por otro lado, la divisa colombiana, hasta hace un año, se correlacionaba con el precio del petróleo, dada su exportación de alrededor de 15.000 millones de dólares de los 35,000 millones de dólares que produce. Si esta tendencia se hubiese mantenido triplicarse el precio del petróleo desde principios de 2021, la divisa colombiana hubiese debido incrementar su valor frente al dólar. Sin embargo, a pesar de los incrementos de los precios del petróleo, el incremento del gasto público generado por la pandemia y el importante subsidio del 50 % a la gasolina local se han comido los excedentes, de manera que la bonanza petrolera se ha ido en beneficios a los colombianos.

Así pues, el comportamiento de la tasa de cambio a la fecha no refleja, por lo menos hasta ahora, ningún efecto negativo por elección de Gustavo Petro como presidente.

Sin embargo, si la tasa de cambio no ha sido impactada significativamente, es porque los participantes en el mercado aún creen que las promesas de campaña del titular del Pacto Histórico no se cumplirán al pie de la letra. Los inversionistas no creen en que va a acabar con la independencia del Banco de la República ni a parar la exploración de petróleo, ya que el impacto de estas medidas sería significativo en la tasa de cambio. El mercado, en otras palabras, cree en un retorno a la sensatez de parte de nuestro futuro gobierno.

Paralelamente, el gobierno Petro, para ejecutar su programa de gobierno tiene planeada una reforma tributaria de 55 billones de pesos que impactaría significativamente el crecimiento económico colombiano por la barrera que se le pondría a la inversión tanto local como extranjera. La reforma tributaria, que recogería más del doble de la propuesta bajo el gobierno Duque, podría con el fin de beneficiar a los colombianos, moderarse en la medida que no se prohíba la explotación de petróleo. La pérdida de valor de Ecopetrol, de más de 30 billones de pesos, esta sí generada por la elección de Gustavo Petro, podría devolverse en la medida que el candidato haga unas declaraciones más conciliadoras con respecto a la estatal petrolera.

La evolución del dólar, a hoy, a pesar de que da señales con respecto a la lectura del entorno actual de los inversionistas, no es lo importante para el bienestar de los colombianos. Prima dentro de la evaluación la tendencia que va a tomar la divisa, que dependerá del equilibrio que logre el gobierno Petro en las finanzas públicas. Revisando el comportamiento de divisas como el peso argentino, es claro que la implementación de una política monetaria no responsable puede hacer que todos los colombianos seamos más pobres y que la inflación golpee a los menos favorecidos.