Tendencias

Home

Política

Artículo

Rodolfo Hernández y Marelen Castillo
Rodolfo Hernández y Marelen Castillo - Foto: SEMANA

congreso

Explosiva grabación: Rodolfo Hernández se escucha cobrándole a su fórmula vicepresidencial, Marelen Castillo, los salarios que le pagó en campaña. Ella trata de comprometerse al pago

En un audio conocido en las últimas horas, el ingeniero le reclama a ella por haberle pagado sueldo durante la campaña y por supuestas negociaciones con sectores políticos.

A las críticas que tuvo el ingeniero y excandidato presidencial Rodolfo Hernández por parte de varios sectores de la opinión pública tras anunciar su renuncia al Congreso dos meses después de haberse posesionado, se sumó otro escándalo: el audio en el que le reclama a su fórmula vicepresidencial, Marelen Castillo, por supuestos pagos que le habría hecho y por presuntos acuerdos que ella habría realizado con sectores políticos en el Capitolio.

El audio, conocido por Caracol Radio, revela una discusión entre ellos dos que se habría dado después de la segunda vuelta presidencial y de haberse hecho los acuerdos entre los partidos políticos para la distribución de dignidades en el Congreso, en julio pasado.

Según se escucha, el excandidato presidencial le reclama a Marelen por supuestamente haber aceptado participar en acuerdos políticos en la Cámara de Representantes sin haberle informado a él. “Es que usted puede decir: eso es un cambalache. Ese cambalache no me lo propongan a mí. ¿Por qué no llamamos a Rodolfo ya?”, se le escucha decir a Hernández.

Rodolfo Hernández bailando con una residente de Vichada
Rodolfo Hernández durante la campaña por la Presidencia. - Foto: Foto suministrada a SEMANA por la campaña de Rodolfo Hernández

Ella se defiende diciendo: “Yo no puedo cambalachar nada porque yo no tengo votos ni nada. Yo no puedo comprometerme a nada”. En esta parte podrían estarse refiriendo, posiblemente, a los acuerdos que realizan las fuerzas políticas para repartirse las presidencias de Senado y Cámara y en los que, aparentemente, algunos compromisarios de los partidos en la Cámara habrían buscado a la fórmula vicepresidencial de Rodolfo.

Tras esto, el ingeniero le dice a ella: “Yo no estoy regañando ni nada, sino haciendo una reflexión: ¿a quién le debemos estar aquí?, ¿a los políticos o a los colombianos que creyeron en una filosofía y que están ‘recontramamados’ que apenas eligen representantes, los traicionan? Eso es lo que nos tenemos que preguntar”. Esta afirmación de Hernández permitiría inferir que el reclamo tendría que ver con esa repartición de dignidades.

Tras esto, el tema salta a otro reclamo y es el dinero que presuntamente le pagó Hernández a Marelen mientras estaba en campaña. “Cuéntele mientras que usted estuvo en campaña, ¿quién le pagó el salario a usted? ¿En qué quedamos después?”, dice Hernández.

Y Castillo contesta: “Que si quedábamos en la Vicepresidencia, después pagábamos”. Ante esta respuesta, el excandidato le aclara que el acuerdo habría sido que ella le devolvería esos recursos “si le entraba plata, de la Vicepresidencia o de ser representante” a la Cámara, como efectivamente llegó a serlo Marelen después de la campaña presidencial.

Ella le aclara entonces: “No, solamente hablamos de la Vicepresidencia” y Rodolfo le responde: “Yo sabía que usted iba a salir con eso”. Sin embargo, la congresista le aclara que el tema lo pueden conversar y que ella no tiene problema. “Usted me va a devolver a mí, porque esa plata la puse yo”, le reclama Rodolfo, quien le advierte que “sus ingresos son el doble de los que tenía” antes.

Es la primera vez que Marelen Castillo aspira a un cargo de elección popular, luego de 32 años de docencia. Tiene dos hijos de 22 y 24 años de edad, quienes la apoyaron en esta decisión para llegar a la Vicepresidencia de la República.
Marelen Castillo, exfórmula vicepresidencial de Rodolfo Hernández, durante la pasada campaña presidencial.

“No, no, señor. Mire, yo le hago la propuesta de pago y se los devuelvo, no se preocupe. Yo se la hago”, le dice Marelen a Rodolfo, quien parece mostrarse de acuerdo con la propuesta y le pide que le mande una “carta” en la que le especifique cómo le va a regresar los recursos que, según dice, serían para el partido, es decir, para la Liga de Gobernantes Anticorrupción.

El audio finaliza con una aclaración de Castillo sobre, posiblemente, los supuestos acuerdos con otros sectores políticos en los ella habría participado: “Yo quiero ser clara. Yo no he negociado absolutamente nada y le voy a explicar: yo no puedo negociar, y ellos lo saben y no sé por qué ahí vienen las malas interpretaciones. Usted y yo llegamos por Estatuto de la Oposición y mi voto no vale para nadie, porque yo llego a la Comisión Primera, por eso ellos no están negociando conmigo. Ellos, por oposición, quieren que yo sea la segunda vicepresidenta, pero yo no puedo negociar nada. Ellos me buscan a mí es por ellos dos, porque ellos sí cuentan para la negociación de las comisiones”.

Esta referencia, presuntamente, sería sobre los dos representantes a la Cámara que fueron elegidos a nombre de la Liga de Gobernantes Anticorrupción Erika Sánchez y Juan Manuel Cortés, quienes, finalmente, fueron excluidos de la conformación de esta fuerza política después de que se le haya reconocido la personería jurídica. Sánchez llegó a la segunda vicepresidencia de la Cámara, dignidad para la que sonó Marelen Castillo.