política

Proyecto de ley busca que aerolíneas recompensen al usuario cuando se presente un mal servicio

El autor de la iniciativa, Hernán Cadavid, dice que esta compensación deberá ser en efectivo.


A diario se conocen denuncias de personas a las que las aerolíneas no les responden por lo que pagaron. Teniendo esto presente, el representante del Centro Democrático Hernán Cadavid presentó una iniciativa para que las empresas que prestan este servicio puedan responder cuando se ve afectado el pasajero.

El articulado presenta varios tipos de sanciones para las aerolíneas que no le respondan al usuario. Una de ellas es cuando se niegue el servicio a la persona y se lleve a cabo el vuelo, es decir, que haya sobreventa y la persona se haya quedado por fuera. “Eso no puede ser desde el punto de vista del contrato del usuario”, dice el representante uribista.

Otra de las medidas que contempla el proyecto es cuando se presenten retrasos en los vuelos y que las personas tengan que esperar varias horas en el aeropuerto, a veces sin justificación alguna. Contempla que los pasajeros podrían ser recompensados cuando esto suceda si el retraso se debe a condiciones operativas de las aerolíneas. En caso de que sea por causas naturales habrá excepciones.

“Hay desinformación con las cancelaciones o retraso de los vuelos. Sale en tres o cuatro horas, pero nunca se informa si la falla operacional es imputable a la naturaleza, puede ser, o si tiene que ver con una negligencia de la aerolínea, eso tiene una serie de compensaciones”, afirmó Cadavid.

También se buscará regular a las aerolíneas de bajo costo, ya que en ocasiones a la persona se le ofrece una tarifa, pero al momento de comprar se le incluyen otros detalles que nunca ha seleccionado previamente.

“Preselecciona unas cosas que no está tomando, hay muchas personas que no frecuentan las aerolíneas y terminan comprando eso sin darse cuenta. La aerolínea no puede preseleccionar el servicio, parece simple, pero una persona que no frecuenta termina comprando por inducción a error”, aseguró el representante del Centro Democrático.

Asimismo, se busca que los call centers respondan mejor a los usuarios. Para ese caso, la Superintendencia de Industria y Comercio podría incorporar sanciones a las aerolíneas que no respondan a las personas que buscan información en sus vuelos en determinado tiempo.

“No se puede dejar a una persona más de una hora para luego no responderle o no darle una resolución de voz”, afirmó Cadavid.

Cuando se cometan algunas de estas infracciones se contempla un reembolso que tendrá como fecha límite 20 días y el interés de mora será la tasa máxima legal permitida en el país. Además, aclara que esta deberá ser en efectivo y no podrá ser en millas a menos de que el usuario acepte este método de pago.

El proyecto ya recogió más de 30 firmas de congresistas de distintas bancadas por lo que podría tener un respaldo mayoritario. “Tiene una razón de ser y son la cantidad de quejas que se presentaron por parte de usuarios y lo que sucede día a día en los aeropuertos, que todos los vemos en redes”, dijo Cadavid.

Además de esta propuesta, por parte del partido de La U se presentó otra reforma paralela que busca frenar la sobreventa de los vuelos. Actualmente, cualquier aerolínea durante temporada alta puede sobrevender hasta el 5 % de cada vuelo. Sin embargo, con este nuevo proyecto de ley, esto quedará prohibido.

“Prohíbase a todas las personas naturales o jurídicas ubicadas en el territorio nacional que se dediquen a la comercialización de tiquetes aéreos de forma directa o indirecta, la sobreventa de tiquetes aéreos en períodos de alta temporada”, indica la iniciativa.

El texto señala que independientemente de las medidas compensatorias que adopten, las empresas de servicios aéreos comerciales de transporte público no podrán vender durante períodos de alta temporada tiquetes por encima de la capacidad de pasajeros disponible en la aeronave respectiva.

También se establece que las aerolíneas que incumplan lo ordenado en esta norma, serán sancionadas con una multa equivalente a trescientos setenta (370) UVT, es decir, unos 14 millones de pesos actualmente.

Noticias relacionadas