Home

Salud

Artículo

El Ministerio de Salud habilitó el portal ‘Mi vacuna’ en el que las personas que se hayan aplicado una, dos o tres dosis de la vacuna pueden descargar su certificado.
Las vacunas contra la influenza se les aplica con prioridad a bebés mayores de 6 meses y adultos mayores de 60 años. - Foto: Secretaría de Salud de Bogotá/WEB

salud

Científicos alistan ‘supervacuna’ que protege contra distintos tipos de gripa y usa tecnología anticovid

Los ensayos preclínicos se realizaron en ratones y hurones que presentaron un incremento en los niveles de anticuerpos contra varios subtipos de influenza.

Durante las últimas semanas, Colombia ha tenido que enfrentarse a un fuerte pico respiratorio que no solo se limita al incremento de contagios de covid-19, sino también a la circulación de otros virus como el de la influenza y el adenovirus.

Por ello, el Ministerio de Salud les está pidiendo a los colombianos recordar que el uso de tapabocas es obligatorio en el transporte público, las instituciones prestadoras de servicios de salud (IPS) y los centros geriátricos. Además, sugirió que este implemento de protección personal se use en espacios donde haya aglomeraciones, sobre todo si una persona está teniendo síntomas gripales.

Debido, precisamente, a que los virus respiratorios son muy transmisibles, los científicos han concentrado su atención en desarrollar medicamentos y vacunas que puedan proteger contra varios de ellos. Recientemente se conoció una investigación de ensayos preclínicos en animales que arrojó resultados positivos sobre una vacuna contra distintos tipos de influenza.

“Debido a que actualmente no podemos predecir qué subtipo del virus de la influenza causará la próxima pandemia, los investigadores han realizado varios intentos para producir una vacuna “universal” que podría proteger a las personas de una amplia gama de subtipos”, indicaron los investigadores que llevaron a cabo el estudio.

De acuerdo con el estudio, esta vacuna está diseñada a partir de la tecnología de ARN mensajero, la misma que usaron las casas farmacéuticas de Pfizer y Moderna para desarrollar sus dosis contra la covid-19.

“En este trabajo, desarrollamos una vacuna de nanopartículas lipídicas de ARN mensajero (ARNm) modificado con nucleósidos que codifica antígenos de hemaglutinina de los 20 subtipos de virus de influenza A conocidos y linajes de virus de influenza B”, indicaron los investigadores.

Como resultado, encontraron que los ratones y los hurones que recibieron las vacunas desarrollaron una inmunidad cruzada contra la influenza, que es capaz de mutar rápidamente.

En la actualidad en distintos países ya hay vacunas disponibles contra la influenza estacional. En Colombia, por ejemplo, estas dosis se les aplican de forma prioritaria a los bebés que tienen entre 6 y 23 meses de edad, las mujeres embarazadas después de las 14 semanas de gestación y los adultos mayores de 60 años.

Los países pobres solo han vacunado al 25 % de su población

Más allá de la calidad de las vacunas que vaya a desarrollar el mundo en los próximos años, una de las preocupaciones centrales de las autoridades sanitarias internacionales tienen que ver con la dificultad para que estas sean distribuidas de forma equitativa en el mundo.

De hecho, información recogida por la base de datos Our World in Data, de la Universidad de Oxford, muestra que la cobertura de la vacunación contra la covid-19 tiene amplias brechas entre los países pobres y los más ricos.

Mientras en los países de ingreso alto y medio alto casi ocho de cada diez personas han recibido al menos una dosis contra la covid-19; en los países de ingresos bajos este porcentaje cae hasta el 24,95 %. En otras palabras, mpas de siete de cada diez personas en países pobres no hay recibido una sola dosis anticovid.

Esto es especialmente preocupante en países de América como Haití, donde las autoridades no han logrado que la vacunación contra la covid-19 llegue siquiera al 5 % de la población.

Esto se suma a que otros países de altos ingresos como Estados Unidos han tenido problemas para que la población se vacune, debido al fuerte discurso antivacunas que se ha reforzado con la pandemia. Tras más de año y medio de comenzar su plan de vacunación no ha logrado que el 70 % de su población esté cubierta. Esto implica que no han cumplido con metas que otros países de mediano ingreso como Colombia rebasaron hace varios meses.