fauna

Día mundial de las ballenas y los delfines: conozca 10 datos clave de estos mamíferos acuáticos

Desde hace 35 años se celebra esta fecha con el propósito de que se frene la caza indiscriminada contra estos animales, catalogados dentro de las especies más perseguidas del planeta.


Desde 1986, cada 23 de julio se celebra el Día Mundial de las Ballenas y los Delfines, una fecha para generar conciencia sobre el cuidado de estos animales y un llamado a evitar las agresiones que sufren estos mamíferos marinos, catalogados dentro de las especies más perseguidas. La Comisión Ballenera Internacional (CBI) fue la encargada de proclamar ese día con la idea de frenar la caza indiscriminada y tortuosa de estos hermosos ejemplares en peligro de extinción.

Precisamente la caza es su mayor amenaza. Las ballenas son capturadas para comercializar su carne, apreciada por los consumidores de países como Japón; por su aceite, que es utilizado de forma industrial, y por el espermaceti, denominado “blanco de ballena” que es muy valorado en cosmética. En el caso de los delfines, las cosas no son muy diferentes. La cacería se da también por el consumo de su carne, la cual es muy apetecida en la gastronomía asiática.

Si bien ya han pasado 35 años desde que fue declarada esta fecha, aún existen muchos países que persisten en la caza de estos mamíferos acuáticos y, lo que es peor, parece no importarles.

El problema radica en que existen igual número de países dentro de la CBI, que están a favor y en contra de esta práctica, por lo que nunca se ha llegado a un acuerdo formal al respecto. Japón es una de las naciones que se niega abiertamente a dejar de cazar tanto ballenas como delfines.

En Bahía Málaga, cerca a Buenaventura, los mamíferos que miden entre 12 y 16 metros se elevan por encima de la superficie marina brindando un espectáculo inigualable.
En Bahía Málaga, cerca a Buenaventura, los mamíferos que miden entre 12 y 16 metros se elevan por encima de la superficie marina brindando un espectáculo inigualable. - Foto: Archivo SEMANA

Las ballenas y los delfines pertenecen a los cetáceos, un grupo de mamíferos importantes en la función de los ecosistemas marinos y por ende para la existencia del ser humano. Aunque tienen amplia distribución, la mayoría de las especies están en peligro de extinción.

Datos curiosos

Tienen aletas, viven en el agua y pueden llegar a ser muy grandes. Sin embargo, las ballenas y los delfines no son peces, como los tiburones. Pertenecen al orden de los cetáceos, un grupo que reúne a los mamíferos acuáticos con placenta, es decir que tienen sangre caliente.

Respiran por los pulmones, no por las branquias como lo hacen los peces. Dan a luz, no ponen huevos y producen leche para sus crías. En el mundo hay más de 80 especies de cetáceos, entre ballenas, delfines y marsopas, una palabra que viene del latín cetus, que significa gran criatura marina.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), recopila 10 datos que tal vez no se conocen de estos cetáceos.

1. ¡Las ballenas tienen pelo! Antes de nacer, su cuerpo está cubierto en un vello corporal aterciopelado llamado ‘lanugo’ y algunas incluso lo conservan de adultos.

Delfín rosado, uno de los animales dispuestos para la observación en el turismo de naturaleza de la amazonía colombiana.
Delfín rosado, uno de los animales dispuestos para la observación en el turismo de naturaleza de la amazonía colombiana. - Foto: Fundación Omacha

2. Los delfines tienen más de una pareja y generalmente producen una sola cría que permanecerá con la madre hasta los seis años, dependiendo de la especie.

3. Las ballenas descienden de animales terrestres con extremidades. Por eso su columna no se balancea de lado a lado sino de arriba hacia abajo y su cola es horizontal, no vertical como la de un pez (o la de un tiburón).

4. Los delfines tienen dos estómagos: uno para almacenar comida y otro para digerirla.

5. El excremento de las ballenas funciona como fertilizante para ecosistemas poco profundos. Al fertilizar el plancton fotosintético, retiene toneladas de carbón que, de lo contrario, irían a la atmósfera.

6. El delfín rosado de las cuencas de Amazonas y Orinoco es el delfín de río más grande del mundo y el único que puede mover el cuello, una adaptación que le permite atrapar peces entre las selvas inundadas.

7. Mientras unas ballenas tienen dientes (llamadas odontocetos o cetáceos con dientes) y cazan peces, calamares y focas, otras (llamadas mysticetus o cetáceos con barbas) filtran microorganismos marinos como el krill y el plancton del agua, como una aspiradora gigante.

8. La ballena azul, que es el animal más grande de todos los tiempos, puede llegar a ser del tamaño de un Airbus A320 y su lengua es igual de grande que un elefante africano.

9. 3.000 metros es la profundidad máxima alcanzada por una ballena de la que se tiene registro.

10. Los ríos Amazonas y Orinoco albergan cuatro especies de delfines de río únicos en el mundo: Inia geoffrensis (delfín rosado o boto), Inia boliviensis (delfín boliviano), Inia araguaiaensis (delfín del río Araguaia), y Sotalia fluviatilis (tucuxi o delfín gris).