Miles de peces quedaron anclados en la playa

medioambiente

Tragedia ambiental: aparecen muertos miles de peces en una playa de Australia

Las primeras teorías apuntan a que sería un factor ambiental el que habría causado la tragedia.

Este fin de semana, los habitantes de la playa Semaphore Beach, cerca de Adelaida, la capital del estado de Australia Meridional, se sorprendieron con la presencia de miles de peces sardinas y anchoas en medio de la playa.

Algunas de ellas todavía estaban vivas y los habitantes trataron de recogerlas para poder enviarlas de nuevo al mar.

Sin embargo, para muchos este fenómeno resultó un misterio y el Departamento de Industrias Primarias y Regiones de Australia Meridional (Pirsa, por sus siglas en inglés) decidieron llegar al lugar e iniciar una investigación para establecer las causas de la muerte masiva de los peces.

De acuerdo con el diario The Australian, “Pirsa está al tanto de la información sobre peces muertos en el área de Point Malcolm y está investigando la causa”.

Las primeras hipótesis de los expertos aseguran que la muerte masiva de los peces pudo deberse a factores ambientales como la temperatura o la salinidad del agua, así como los niveles de oxígeno o la introducción de enfermedades o contaminantes al agua.

“Yo antes trabajaba a lo largo de esa sección de la playa y en un par de ocasiones encontré grandes cardúmenes de pequeños peces encerrados en una charca, donde un banco de arena les impedía regresar a aguas más profundas”, escribió un usuario en las redes sociales.

Otras hipótesis que se tienen y circulan en redes sociales es que las recientes tormentas llevaron agua contaminada arrastrada por las lluvias, así como otra idea que asegura que fue un ataque de depredadores, de los cuales los peces estaban intentando escapar y quedando atrapados en la marea.

Hace cerca de un mes sucedió algo parecido en la bahía de Biscayne, que es una laguna tropical de 56 km de longitud y 13 km de anchura, en el condado de Miami-Dade al sur de Florida.

Especialistas han advertido sobre un fenómeno que se ha presentado previo a la llegada del huracán Ian que podría convertirse en uno de los más devastadores que haya enfrentado Florida, Estados Unidos.
Otras hipótesis que se tienen y circulan en redes sociales es que las recientes tormentas llevaron agua contaminada arrastrada por las lluvias. - Foto: CycloforumsPR/Twitter/ @CycloforumsPR/captura de video

El hecho fue denunciado por la directora ejecutiva de Miami Waterkeeper, Rachel Silverstein, quien dijo que se produjo un desencadenamiento “en el que estamos viendo casi cero oxígeno. La fauna se está asfixiando literalmente en el lugar”.

Se trata de una situación similar a la que se presentó en 2020, cuando los científicos calcularon que más de 27.000 especies marinas murieron en el mes de agosto.

“Sencillamente, hay demasiada contaminación en la bahía y eso está provocando unas condiciones en las que la hierba marina empieza a morir”, dijo la directiva de esa organización sin ánimo de lucro que aboga por una bahía de Biscayne limpia.

Explicó que la situación estaría relacionada con la desaparición de hasta el 90 % de los pastos marinos en algunas partes de la cuenca norte, lo que limita la producción de poco o ningún oxígeno en el fondo de la bahía.

“Esa pérdida de pastos marinos a causa de la contaminación está creando condiciones que hacen que la bahía sea realmente vulnerable a estas muertes de peces”, explicó Silverstein.

Debido a la situación, científicos de Miami Waterkeeper y de la Universidad de Miami tomaron muestras de agua y recopilaron datos en Pelican Harbor, para identificar el origen del episodio de bajo oxígeno.

La responsable de investigación de la calidad del agua en Miami Waterkeeper, Aliza Karim, señaló que en la zona se registraron aguas anóxicas, que son zonas de agua marina, agua dulce o de aguas subterráneas en las que el oxígeno disuelto está agotado.

“Estamos anóxicos. Anoxia significa que casi no queda oxígeno disuelto en el agua”, explicó.

Por su parte, el biólogo marino de la Universidad de Miami, Chris Langdon, señaló que esa situación sería la principal razón de la tragedia ambiental.

“Va a ser extremadamente estresante para los peces a este nivel. No hay suficiente oxígeno para ellos”, insistió.