Tendencias
Agua de coco
También conocida como agua de coco verde. Getty Images. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Agua de coco para controlar la presión arterial y regular el colesterol: así se puede consumir

Aunque puede ser un líquido beneficioso para la salud, no hay que excederse en su consumo.

La frutas son un de los grupos de alimentos más recomendados por los especialistas. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere incorporar una de estas a la dieta saludable, siempre y cuando la persona no tenga alergias o desarrolle efectos secundarios diversos.

En todo el mundo existen varios tipos de frutas, pero en esta oportunidad el protagonismo lo toma el coco. De acuerdo con datos recopilados del Ministerio de Salud y Deportes de Bolivia, el coco es una fruta exótica y refrescante que se caracteriza por ser rica en el hierro, potasio y sales minerales.

Además, por su constitución, “el coco es una fruta con propiedades de la vitamina E de importante acción antioxidante sobre la piel y es ideal para las personas que se encuentran con debilidad”.

Sumado a esto, el agua que contiene este alimento natural no se deja atrás, pues este líquido suele consumirse como una bebida que tiene acción directa en afecciones como la presión arterial y el colesterol.

Según Medlineplus, el portal web de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el agua de coco también puede ser conocida como el agua de coco verde, por el aspecto que varias de estas frutas tienen al momento de germinar. Su eficacia para la salud es posible para el tratamiento de algunas enfermedades, aunque los expertos dicen que aún se necesita de más estudios para avalar a este líquido por completo.

Por su parte, Túa Saude comparte que el agua de coco puede ser una buena alternativa para realizar actividad física y se le considera diurética al contener pocas calorías.

No obstante, no todo es positivo en esta bebida y los conocedores del tema agregan que “a pesar de ser saludable, la ingesta de agua de coco debe ser máximo de tres vasos al día, ya que el exceso puede causar alteraciones en los latidos cardíacos”.

El agua de coco contribuye a mejorar la capacidad del cuerpo para absorber los nutrientes. Foto: Getty Images.
El agua de coco contribuye a mejorar la capacidad del cuerpo para absorber los nutrientes. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

Agua de coco para la presión arterial y regular el colesterol

Debido a la abundante cantidad de potasio que tiene el agua de coco, los expertos comentan que esta relaja las venas y elimina el sodio que hay en el organismos mediante la orina. En ese sentido, sirve para mejorar la presión arterial porque compensa los electrolitos que pueden faltar en el cuerpo y esta es una de las causas por las que alguien sufre de dicha condición.

La revista de buenos hábitos Mejor con Salud agrega que quienes sufren de presión arterial alta pueden considerar tomar este líquido de la fruta tropical en ayunas, aunque lo más recomendable es asistir a un médico.

Por otro lado, Túa Saude detalla que el consumo de agua de coco puede contribuir a la mitigación de la placa de grasa (colesterol) que se acumula en las arterias. Esto porque el líquido natural “contiene antioxidantes que son compuestos que ayudan a equilibrar niveles de colesterol en la sangre”.

En la misma línea, Nación farma detalla que al ser agua aporta muy poca grasa, aunque advierte que, en la medida de lo posible, las personas deben consumirla de manera ocasional. “El consumo excesivo de esta bebida puede generar niveles elevados de potasio en la sangre, lo que, a su vez, podría ocasionar problemas renales y latidos cardíacos irregulares”, especifican.

Por lo tanto, como se había hecho mención, los conocedores indican que el máximo de consumo de agua de coco al día son tres vasos, pero lo más aconsejable son dos. Además, Mundo Deportivo dice que la mejor hora de consumo es en ayunas, después de despertar, ya que funciona como un energizante natural.

Por último, se recomienda beber el agua de coco natural, sin ningún componente adicional y a temperatura ambiente.