vida moderna

Alas de murciélago o brazo de tía: ¿cuál es el mejor método para eliminarlas después de los 40?

El aumento de peso, el paso del tiempo y la gravedad juegan un papel muy importante en este problema estético.


Uno de las cosas que más causa molestias en mujeres y hombres son las famosas o comúnmente llamadas ‘alas de murciélago’.

En concreto, se suele nombrar de esta manera porque es la grasa acumulada en la parte inferior de los brazos, posterior a la axila, haciendo similitud con las alas de estos animales, que al abrirlas descuelgan hacia abajo. Otras formas populares de llamarlos es brazo de tía, específicamente en Colombia, o brazo salsero o brazo colgante en otros lugares.

Si bien, los brazos son una de las zonas del cuerpo que siempre se buscan estilizar para eliminar ese brazo de tía, a veces las personas se descuidan y no le dedican el suficiente tiempo. Este pequeño defecto, que se considera como flacidez en los brazos, es algo con lo que muchos se enfrentan. Sin embargo, el paso del tiempo es uno de los factores que influye.

Además, el aumento de peso, el paso del tiempo y la gravedad juegan un papel muy importante en este problema estético y es que cuanto más pasen los años, más se va perdiendo la capacidad de producir colágeno, debilitando la firmeza de la piel, según el portal DelriomedEstética.

Foto: Getty
Las alas de murciélago pueden aparecer más en las mujeres debido a unos niveles demasiado bajos de testosterona. - Foto: Getty Images/iStockphoto

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos afirma que existen cambios en el tejido conectivo (fibras de colágeno y elastina) que dan flexibilidad y soporte, por lo que reduce su resistencia y elasticidad.

Por su parte, el naturópata inglés Max Tomlinson, autor de Target Your Fat Spots, afirma que la grasa acumulada en los brazos, conocida en el mundo anglosajón también como bingo wings, puede aparecer más en las mujeres debido a unos niveles demasiado bajos de testosterona, la hormona que es típicamente masculina, pero que a su vez puede producirse en pequeñas cantidades en las mujeres.

Una publicación en Journal of Cellular Physiology señala que cuando la testosterona está en niveles desequilibrados, también se altera la composición de la grasa corporal. Por esta razón, se asocia con mayor acumulación de grasa en los bíceps, los brazos y el pecho.

¿Cómo eliminar las alas de murciélago?

Los especialistas en fitness suelen recomendar entrenar los tríceps al menos dos veces por semana: fondos de brazos, flexiones y estiramiento del tríceps.

Flexiones en silla:

  • Apoyar los brazos en el asiento de una silla. Colocar la espalda recta cerca del asiento y, con las piernas estiradas o semiflexionadas, flexionar los codos hasta llegar a 90 grados y volver a extender los codos hasta bloquearlos (es decir, subir y bajar).
  • Realizar 3 series de 10-12 repeticiones. Si se puede, añadir más intensidad colocando algún peso por encima de las piernas a la altura de la cadera.

Tríceps con botella o mancuerna:

Curl de bíceps

  • Pegar los codos al cuerpo sin separarlos y desde ahí flexionar los brazos hasta llevar cerca del pecho y volver a extenderlo hacia abajo por completo.
  • Se recomienda realizar este ejercicio 3 de 10 o 12 repeticiones.

Otros métodos caseros

Además, estos ejercicios contribuyen a desarrollar huesos fuertes, mejorar la apariencia y aumentar el metabolismo. Sin embargo, no solo las pesas entran en este grupo, se puede hacer ejercicios con el propio peso corporal, con elementos caseros y bandas de resistencia, según los especialistas de Mayo Clinic.

Limpiar el piso:

  • Limpiar el piso u otras superficies es algo similar: una o dos veces por semana.
  • Se debe evitar el trapeador y limpiar el suelo a mano.
  • También funciona limpiar los vidrios y espejos.

Aprovechar las compras:

  • Cuando se va al supermercado, se debe colocar una bolsa en cada mano y, con los codos pegados al cuerpo, subir y bajar los brazos, como si quisiera llevar las bolsas a los hombros.
  • Con esto ayudará a trabajar los bíceps.

Día de lavado:

  • Lavar y tender la ropa puede ser un dolor de cabeza para muchos, pero quizá esto cambie si se ve como una forma de estilizar los brazos.
  • El hecho de agacharse, tomar una prenda y estirar los brazos para colocarla en el tendedero, también es una forma de trabajar los brazos.
  • Si, sumado a esto, se lava a mano algunas prendas, el ejercicio estará completo.